Cuando los rusos ajusticiaban… ¡campanas!

adoc-photos/Getty Images; Legion Media
En Rusia, las campanas de las iglesias eran tratadas como personas: tenían oídos, idiomas... y nombres. Y, aunque no tenían voluntad propia, las campanas podían ser... ejecutadas y desterradas por sonar en el momento equivocado o para la persona errónea.

En 1592, en Uglich, Rusia, tuvo lugar un extraño acontecimiento. Una campana de 320 kilos fue arrastrada a la plaza de la ciudad. Se llamó a un herrero para que le arrancara la “lengua” (el badajo) y le cortara las “orejas” (las asas de las que se cuelga la campana). Después, la campana fue azotada 12 veces con fuertes látigos y enviada al exilio. Alrededor de 60 familias de Uglich, que se exiliaron a Tobolsk (Siberia), arrastraron la campana con ellos durante aproximadamente un año.

La campana de Uglich fue “castigada” por dar la alarma el 15 de mayo de 1591, tras el asesinato del zarevich Dmitri, el último hijo de Iván el Terrible. La campana fue castigada por hacer sonar esta alarma, ya que provocó un motín, en el que varias personas, incluidos militares de Moscú, murieron a manos de la multitud. Pero, ¿por qué ejecutar una campana?

La campana de Uglich

La Osa, La Soberana, La del Zumbido, La Sobresaliente…los rusos creían, en efecto, que las campanas tenían alma y, por tanto, debían tener nombre. La campana de la iglesia era un “ciudadano” destacado de cualquier pueblo ruso. El sonido de una campana no sólo era fuerte, sino también sustancial, y podía oírse desde muy lejos. Las campanas llamaban a la iglesia, marcaban los días festivos, indicaban el camino a los que se perdían en una tormenta de nieve, avisaban de los ataques del enemigo, de los incendios, del mal tiempo e incluso de las invasiones de alimañas. Las campanas sonaban cuando una persona nacía o era enterrada.

Fabricar una campana era una tarea costosa y complicada y una campana tenía una larga vida; podía cambiar de “vocación” (ser una campana de pueblo, de iglesia o de alarma de incendios y cambiar también de ubicación) al igual que una persona. Y, en consecuencia, algunas partes del cuerpo de la campana recibieron nombres de partes humanas: una campana rusa también tiene cabeza, cintura, labios, lengua y orejas.

La campana Uglich no fue la única campana ejecutada en la historia de Rusia. He aquí otros ejemplos.

La campana de Tver

En 1327, los habitantes de Tver iniciaron un levantamiento contra los recaudadores de impuestos mongoles-tártaros. Muchos mongoles-tártaros mataron a la infantería y a los comerciantes. El levantamiento fue reprimido violentamente por las fuerzas mongoles-tártaras dirigidas por Iván Danilovich Kalita (1288-1340), un príncipe moscovita que utilizó a los mongoles para derrotar a los príncipes de Tver.

Tver y los pueblos vecinos fueron incendiados y la revuelta reprimida. Después, Iván Kalita derribó la campana del campanario de la Catedral de la Transfiguración de Tver, la misma que había convocado al pueblo de Tver al levantamiento. Como castigo, la campana fue transportada a Moscú y fundida.

La campana veche de Nóvgorod

En la República de Nóvgorod (1136-1478), la máxima autoridad legislativa y judicial pertenecía a la veche, una asamblea de ciudadanos. En la república independiente, esta asamblea era más importante que un príncipe. La veche tenía su propia campana, que no estaba colocada en un campanario, sino en una zvonnitsa, un campanario de madera que podía manejarse desde el suelo.

En 1478, el Gran Príncipe Iván III de Moscú conquistó Nóvgorod y destruyó la república. Ordenó derribar la campana veche, que fue atada con cuerdas (como prisionera) y llevada a Moscú.

Hay varias versiones sobre la historia posterior de la campana. Algunas fuentes dicen que sirvió como campana de alarma en la Torre Spaskaia del Kremlin de Moscú. Sin embargo, existe una leyenda que afirma que al llegar a la frontera de las tierras de Nóvgorod, de camino a Moscú, la campana rodó colina abajo y “se suicidó”, partiéndose contra las rocas.

La campana de Pskov

La misma suerte corrió la veche de Pskov y su campana en 1510, cuando el Gran Príncipe Vasili III de Moscú (padre de Iván el Terrible) hizo que los habitantes de Pskov juraran lealtad a Moscú. Unas 300 familias más importantes de Pskov fueron entonces trasladadas a esta ciudad.

En la mañana del 13 de enero de 1510, la campana de veche fue derribada y ajusticiada: le cortaron las orejas y le arrancaron la lengua.

La campana que despertó al zar Fiódor

Cuenta la leyenda que una campana del Kremlin de Moscú fue castigada en su día por despertar al zar. En 1681, el zar Fiódor, que por aquel entonces gozaba de mala salud, se despertó a medianoche por culpa de la campana del Kremlin de Moscú. El zar se enfureció y la campana fue desterrada al monasterio de Nikolo-Korelski, en la región de Arcángel, según el rumor.

Sin embargo, la leyenda no menciona ningún castigo para el campanero. En el monasterio de Nikolo-Korelski hay, en efecto, una campana que se utilizaba como campana de alarma en la torre Spaskaia del Kremlin de Moscú. Fue desmontada durante el reinado de Alexéi Mijaílovich (1629-1676), porque al zar no le gustaba su tono. Bajo el mandato de Fiódor, en 1681, la campana de 2,5 toneladas fue enviada al monasterio Nikolo-Korelski como donación. La campana lleva una inscripción que dice que fue traída el 1 de marzo de 1681, “por la prolongada salud del zar y por el recuerdo eterno de sus venerados padres”.

La campana del motín de la peste

Un ejemplo de cómo se fabricaban las campanas en Rusia: la campana creada por Ivan Motorin, 1714.

En 1771 se produjo en Moscú el motín de la peste: El arzobispo Ambrosio (1708-1771) fue asesinado y el Kremlin saqueado. Después de que el motín fuera estrictamente reprimido por el ejército, Catalina la Grande, enfurecida por el hecho de la desobediencia de los ciudadanos moscovitas y el caos general, utilizó el antiguo acto simbólico ruso de ejecutar una campana: se arrancó el badajo de la campana de alarma de la Torre Spaskaia. Sin esta pieza, esta campana colgó en la Torre del Zar hasta 1803, cuando fue enviada al Arsenal del Kremlin.

¿Qué pasó con la campana de Uglich?

La campana Uglich. Obsérvese el borde inferior dañado

A su llegada a Tobolsk en 1593, las autoridades locales la encerraron en una celda e hicieron una inscripción en ella: “El primer exiliado inanimado de Uglich”. Años más tarde, la campana llegó al campanario de la catedral de Santa Sofía, donde, por su tono agudo y fuerte, se utilizó para marcar la hora y como alarma de incendios.

La campana permaneció en Tobolsk y, en 1869, fue estudiada y descrita. Se descubrió que pesaba 319,41 kilogramos, que sus paredes tenían un grosor de 5,6 centímetros y que su “labio” (bordes inferiores) parecía estar roído, lo que indica que fue subido y bajado repetidamente de campanarios y transportado, siendo manipulado con no demasiado cuidado.

En 1892, a instancias del emperador Alejandro III y con motivo del tricentenario del exilio de la campana, ésta fue “indultada”. Una delegación de habitantes de Uglich llevó la campana de vuelta a su ciudad, donde se conserva desde entonces.

LEE MÁS: Cómo unos artesanos rusos fabricaron la campana más grande del mundo para el Zar de Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies