Estos fueron los usurpadores del trono más infames de la historia de Rusia

El falso Dmitry I. Del Thesaurus Picturarum, 1564-1606. Encontrado en la colección de la Universitaets und Landesbibliothek Darmstadt.

El falso Dmitry I. Del Thesaurus Picturarum, 1564-1606. Encontrado en la colección de la Universitaets und Landesbibliothek Darmstadt.

Heritage Images/Getty Images
Estas personas intentaron llegar al trono ruso haciéndose pasar por los hijos asesinados del zar, que se salvaron milagrosamente. Uno de ellos incluso logró convertirse en Zar - pero sólo por poco tiempo.

El falso Dimitri I

Este hombre fue la primera persona en la historia de Rusia que ascendió al trono con la ayuda de un levantamiento popular ¡y con una identidad falsa! Esta persona, cuya verdadera identidad sigue siendo muy discutida, afirmó durante el Periodo Tumultuoso ser el zarevich Dimitri Ivánovich (1582-1591), el hijo menor de Iván el Terrible y María Nagaia, su última esposa. Se suponía que escapó a un intento de asesinato en 1591, cuando sólo tenía nueve años.

Dimitri reveló su identidad durante su estancia en Polonia y fue reconocido por el rey Segismundo III Vasa como hijo de Iván el Terrible. Quizá el rey polaco en realidad no lo creía, pero quiso utilizar al impostor para atacar las tierras rusas. Reuniendo varios miles de tropas, Dimitri invadió la Rusia asolada por los disturbios, donde de repente encontró muchos partidarios que creían en él como hijo del zar.

El zar Borís Godunov murió repentinamente en Moscú. Prometiendo tanto a los nobles como a los campesinos grandes cambios, Dimitri entró en el Kremlin de Moscú en junio de 1605, y fue ungido como zar de Rusia en julio de 1605. Trajo de vuelta a muchos boyardos del exilio, canceló los impuestos de algunas tierras rusas (pero los aumentó en otras) y confiscó tierras de la Iglesia rusa.

Muy pronto, los rusos empezaron a sospechar que Dimitri era un impostor, debido a que el zar no observaba los ayunos eclesiásticos y violaba las costumbres rusas en cuanto a vestimenta y vida cotidiana. Uno de sus comportamientos escandalosos que destacaba es que consumía jamón, que estaba estrictamente prohibido según las costumbres rusas. Se vestía con ropa europea, pasaba tiempo con extranjeros y se casó con Marina Mniszech, una noble católica polaca. Dmitri rompió con casi todas las costumbres ortodoxas rusas que un zar debería haber observado.

Al final, el falso Dimitri fue asesinado violentamente por una turba de nobles enfurecidos apenas una semana después de su boda, el 17 de mayo de 1606. La turba estaba dirigida por Vasili Shuiski (1552-1612), que se convertiría en el siguiente zar. El cuerpo de Dimitri fue arrojado a de las plazas de Moscú para ser ensuciado y profanado por la multitud, y se le colocó una máscara de bufón en su vientre destrozado.

El falso Dimitri II

Sorprendentemente, hubo más falsos Dimitri en la historia de Rusia: ¡cuatro en total! Pero sólo a los dos primeros se les denominó zares: si el Falso Dimitri I fue realmente ungido para el zarismo, el Falso Dimitri II sólo fue tratado como zar en su propia especie de zarismo, que existió durante un breve tiempo en el territorio ruso.

La identidad del falso Dimitri II es desconocida hasta el día de hoy. Debido a que el cuerpo del falso Dimitri I fue muy destrozado durante su asesinato, la gente acabó afirmando que había sobrevivido, y que seguía siendo el último hijo de Iván IV. En 1607, Mijaíl Molchanov (m. 1611), un noble y estafador ruso, que participó en el asesinato del hijo y la esposa de Borís Godunov, encontró a una persona bielorrusa que se parecía al falso Dimitri I y, empleando una mezcla de amenazas y promesas, le hizo “declarar” que era el zar milagrosamente superviviente.

En realidad, no se sabe nada de esta persona, salvo que conocía las costumbres ortodoxas rusas y dominaba el polaco. Muy pronto, la guarnición de la ciudad de Starodub (ahora, en la región rusa de Briansk), donde apareció el falso Dimitri II, le tomó juramento como zar, y su ejército comenzó a crecer. En el invierno de 1608, tomó la ciudad de Oriol.

En 1608, el ejército de Dimitri, de unos 30.000 hombres, aplastó al ejército del zar Vasili Shuiski, pero no consiguió tomar Moscú, y estableció un campamento militar en Tushinó, al noroeste de la capital (ahora un distrito de Moscú), algo que también le valió a Dimitri II el apodo de “El ladrón de Tushinó”. Allí, Dimitri actuó como zar, aceptando los juramentos de diferentes ciudades rusas. En algún momento, la mayor parte del zarato ruso estuvo bajo su control, a excepción de las ciudades más grandes de Nóvgorod, Kazán, Smolensk y Nizhni Nóvgorod, que se mantuvieron fieles a Vasili. Hubo dos zares, dos dumas de boyardos, así como dos patriarcas y dos administraciones. Además, el gobierno del falso Dimitri II también acuñó sus propias monedas.

Al mismo tiempo, Rusia fue invadida por el ejército polaco, dirigido por Segismundo III. Dimitri y su ejército se trasladaron a Kaluga, y luego intentaron atacar de nuevo Moscú, pero en 1610, Vasili Shuiski fue depuesto, y el gobierno provisional, llamado “Los Siete Boyardos”, rindió el control de Moscú a la guarnición polaca.

Sin embargo, no fueron los agentes polacos quienes asesinaron al falso Dmitri II en diciembre de 1610, sino el príncipe tártaro Piotr Urusov, su propio jefe de seguridad. Esto ocurrió en la región de Kaluga, donde Dmitri fue enterrado, como un hombre sencillo, no como Zar. Se desconoce la ubicación de su tumba.

El falso Alexis I

Aunque también existieron el tercer y el cuarto falso Dimitri (¡así es!), no tuvieron tanto éxito como los dos primeros. Los rusos simplemente dejaron de creer en la posibilidad de que el hijo de Iván sobreviviera. Durante mucho tiempo, no hubo ningún posible miembro de la familia del zar que pudiera ser “suplantado”, hasta que murieron Simeón Alexéievich (1665-1669) y Alexéi Alexeievich (1654-1670), hijos del zar Alexéi Mijáilovich (1629-1676). Se rumoreaba que ambos hijos del zar habían sido envenenados por los boyardos que intentaban hacerse con el poder en Rusia. Además, la gente creía que Alexéi, de 15 años, el heredero al trono, escapó milagrosamente y huyó a la región del Volga. 

Estos rumores fueron utilizados por el comandante cosaco Stepan Razin (1630-1671), líder de la revuelta campesina que se estaba produciendo en la región del Volga. El falso Alexis I, que probablemente era un campesino desconocido, apareció en el campamento de Razin en agosto de 1670, cuando el ejército campesino de Razin estaba estacionado en la región de Samara. Al principio, Razin se mostró hostil e incluso abusivo con el impostor. Entre otras cosas, al parecer llegó a “golpearlo y arrastrarlo por el pelo”, pero más tarde cambió de opinión y lo presentó al público como el heredero milagrosamente superviviente. Razin decía a los suyos que tenía la misión de devolver al verdadero heredero a su padre, el zar Alexéi Mijáilovich, en Moscú. El falso Alexis fue transportado en un barco, convenientemente decorado con terciopelo rojo “real”, y recibió el juramento de fidelidad del pueblo ruso.

Sin embargo, no se sabe mucho más sobre el falso Alexis I, salvo que probablemente fue capturado pronto, en octubre de 1670, después de que el ejército de Razin fuera aplastado cerca de Simbirsk (actualmente, Ulianovsk, Rusia). Alexis fue ejecutado en Moscú en junio de 1671, poco después de la ejecución del propio Razin.

LEE MÁS: Cuando Polonia casi conquistó Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies