Estas fotos de peluquerías soviéticas te llenarán de nostalgia (Fotos)

Viktor Gorkin/MAMM/MDF

Uno puede reírse cuando viaja atrás en el tiempo para maravillarse con aquellos enormes secadores de pelo, ¡por no mencionar el “servicio de cinco estrellas”! pero los recuerdos también nos provocan sentimientos de una aguda nostalgia aguda.

No es que el pueblo soviético no tuviera nada mejor que hacer que preocuparse por su cabello. Tenían que encargarse del mantenimiento de su casa, el cuidado de la familia, o los planes quinquenales en el trabajo. El pelo estaba en un segundo plano, a menudo oculto bajo todo tipo de tocados, o  con un modesto pañuelo. No muchos tenían el dinero para los tratamientos de salón de belleza. Pero había una solución. ¡Las permanentes! Duraban largos períodos, a menudo gracias a rizadores de pelo.

Sin embargo, en raras ocasiones especiales, cuando la situación lo requería, los "trabajadores y koljozniks" de la época hacían un esfuerzo y ritualmente se lanzaban a buscar un nuevo peinado en una peluquería adecuada. Los fotógrafos a veces se encontraban cerca y documentaban todo el proceso. Gracias a su trabajo, podemos maravilláranos décadas más tarde.

En la peluquería, 1956
En la barbería, 1956
Un barbero de Moscú, 1960
En la peluquería, 1965
La maestra “Manos de Oro” Tatiana Konstantinova en un concurso, 1962
En la peluquería, atendiendo a niños. 1966
En la peluquería, 1968
Una peluquería de Tallin, en los años 70
Concurso de peluquería, 1978

En el barbero, 1981
Zona de mujeres de una peluquería, 1981
Peluquería de mujeres, 1981

Pincha aquí para ver 12 imágenes retro de mujeres soviéticas que harán que te enamores. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies