4 medios de comunicación que cambiaron la historia de Rusia

Alexánder Makárov/Sputnik
Los diarios y las revistas han jugado un papel crucial en la vida de Rusia. Presentamos cuatro medios que han influido de manera clave en el país.

1. ‘Védomosti’

Védomosti significaba “noticias” y fue el primer periódico ruso lanzado por el reformista Pedro I. La necesidad de contar con un periódico estaba relacionada con la Gran Guerra del Norte (1700-21) que Pedro I libró contra Suecia para conseguir acceso al mar Báltico. La guerra no comenzó bien, por lo que el zar quiso explicar a la nación por qué era esencial seguir adelante. Además, también pretendía justificar algunas medidas extremas que tomó, como por ejemplo, derretir las campanas de las iglesias para hacer cañones.

El propio Pedro prestó mucha atención al periódico, actuando en ocasiones como redactor jefe, corrigiendo materiales y sugiriendo temas. Con el objetivo de aumentar el número de lectores, el zar ordenó distribuir el periódico gratuitamente en los bares.

Dicen que cuando se publicó el primer número de Védomosti se lo mostró con entusiasmo a sus cortesanos. Era pequeño y no resultaba especialmente llamativo, por lo que uno de los nobles dijo que en Alemania había visto uno mucho mejor. Pedro se enfadó y le dijo que apreciara las cosas pequeñas y que luego ya llegarían las grandes.

2. ‘Sovreménnik’

Probablemente ninguna otra revista en Rusia influyó tanto en la vida literaria y social del país como el Sovreménnik (Contemporáneo). La fundó Alexánder Pushkin en 1836 y fue aquí donde autores como Iván Turguéniev y Fiódor Dostoievski publicaron sus primeros trabajos. Fue esta revista la que descubrió a Lev Tolstói. El escritor de 24 años escribió una nota adjunta en su novela Infancia: “Espero su juicio con impaciencia. Me animará a seguir con mi actividad favorita o me obligará a quemar todo lo que ya he hecho”. La novela fue publicada...

A finales de la década de 1850, Turguéniev y Tolstói abandonaron la revista ya que se había convertido en un altavoz para ideas sociales y políticas radicales. Era el momento de las reformas de Alejandro II, que empujaron a Rusia hacia una rápida modernización que impulsó la vida social y política hasta un grado sin precedentes.

La revista publicó entonces artículos que podrían considerarse como un llamado a la revolución. La novela de Nikolái Chernishevski ¿Qué hacer?, un manifiesto de la juventud revolucionaria rusa se publicó por primera vez en el Sovreménnik en 1863. Los censores permitieron la publicación por error y la siguiente edición en Rusia no volvió a ser hasta 40 años después. Poco después a las autoridades se les agotó la paciencia con la revista y acabó cerrando por orden del propio zar.

3. ‘Kólokol’

A finales de la década de 1850, el pensador y escritor ruso Alexánder Herzen, de tendencia revolucionaria, creó Kólokol (Campana), tras tener que emigrar del país. El periódico se publicó en Londres y se distribuía ilegalmente en el país. Se hizo muy popular rápidamente, ya que trataba los temas más candentes de la época. Su alcance era similar al de las publicaciones legales.

Kólokol consiguió información confidencial de funcionarios rusos, que hizo pública. Así fue con las  cifras clasificadas del presupuesto estatal en los años 1859 y 1860. El periódico criticaba duramente a los funcionarios corruptos y revelaba sus corruptelas. El propio zar Alejandro II era lector del Kólokol. Dicen que durante algunas reuniones ministeriales le llegó a decir a un funcionario, que estaba entregando un informe, que ya había leído sobre ese tema en el periódico.

Sin embargo, cuando en 1863 el periódico apoyó el levantamiento polaco (los territorios polacos formaban parte del Estado ruso después de las particiones del país a finales del siglo XVIII, entre Rusia, Prusia y Austria) una gran parte del público liberal ruso se alejó del periódico. Acabó desapareciendo poco después.

4. ‘Pravda’

El Pravda (Verdad) fue el principal periódico soviético durante 75 años. Se creó en 1912 como el periódico legal de los bolcheviques. En los primeros años de existencia, el principal colaborador fue Vladímir Lenin, que en aquella época publicó casi 300 artículos.

Obtuvo su posición dominante entre otros medios impresos poco después de la Revolución de octubre de 1917, cuando se cerró toda la prensa “reaccionaria” y solo se podían conseguir los medios de comunicación que aprobase el partido bolchevique.

En el período estalinista, los artículos de Pravda eran prácticamente iguales a las decisiones que tomaba el Gobierno. Hubo campañas estatales que se iniciaron después de las publicaciones en el principal periódico soviético. Hay una historia que ilustra el peso que tenía el Pravda en la URSS. Cuando se escribió en el periódico acerca del historial del minero Stajánov, cuyo nombre dio lugar al movimiento estajanovista para aumentar la producción, se cometió un error al llamar Alexéi al minero, en lugar de Andréi. Cuando informaron a Stalin de lo ocurrido, este dijo: “El Pravda no puede cometer errores”, y el minero recibió un pasaporte con un nombre nuevo al día siguiente. En la actualidad el Pravda se sigue publicando como periódico del Partido Comunista de Rusia.

Aquí te contamos la terrible historia de la niña que se hizo una foto con Stalin.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies