Un día como hoy nació Vasili Zaitsev, uno de los mejores francotiradores de la historia

Záitsev (izquierda) durante la batalla de Stalingrado en 1942.

Záitsev (izquierda) durante la batalla de Stalingrado en 1942.

Sputnik
El soviético acabó con 225 nazis en la Segunda Guerra Mundial.

El legendario francotirador de la batalla de Stalingrado, Vasili Zaitsev, nació hace 103 años, el 23 de marzo de 1915 en los Urales, concretamente en la región de Cheliábinsk.

Procedente de una región en la que había mucha caza, desde niño comenzó a disparar. A los 12 años su abuelo le regaló su primera arma de fuego. En 1941, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, tenía ya 26 años, era un buen tirador y estaba alistado en la Marina.

Zaitsev participó en la batalla de Stalingrado, que supuso un punto de inflexión en la guerra, y fue el momento en el que el Ejército Rojo comenzó a vislumbrar la Victoria como una posibilidad más cercana. En aquella batalla murió hubo más de un millón de bajas y alrededor de 700.000 heridos.

“Cada siete segundos muere un soldado alemán en Rusia. Stalingrado es una fosa común”, era el mensaje que Radio Moscú repetía a los miembros del 6º Ejército Alemán comandado por el mariscal Von Paulus.

Zaitsev, junto con otros francotiradores soviéticos, acabaron con gran cantidad de soldados y oficiales del ejército alemán. En sus memorias afirma que en la épica batalla abatió 242 militares alemanes, 11 de ellos francotiradores. Además de su gran puntería, era capaz de  convencer a un francotirador enemigo de que había conseguido abatir a alguien. El soviético esperaba a que el otro fuera a recoger sus cartuchos, tal y como marcaba la tradición alemana, para abatirlo.

Tras sus éxitos Záitsev formó a otros francotiradores, que fueron conocidos como "leverets" (lebratos, crías de liebre). Un juego de palabras con su apellido que se traduce como "liebre".

En 1943 sufrió heridas en los ojos debido a granadas de mortero, pero los médicos fueron capaces de restaurar su visión.

Después de la guerra, Záitsev vivió en Kiev y trabajó como ingeniero y en una fábrica de textiles. Falleció en 1991 y en está enterrado en la colina Mamáyev Kurgán en Volgogrado (nombre actual de Stalingrado).

La batalla de Stalingrado fue un punto de inflexión en la guerra. Lee aquí cómo lo vivieron los participantes. 

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies