¿Por qué Lenin decidió no pagar la deuda zarista que todavía hoy reclama alguna gente?

Global Look Press
Hace un siglo el Gobierno soviético se negó a pagas las deudas constraídas por los zares y por el Gobierno Provisional. La Rusia postsoviética cerró el asunto pero todavía hay miles de personas que reclaman fortunas.

En febrero de 1918 los bolcheviques declararon que no reconocían la deuda de los Romanov, lo que “causó una gran impresión en el mundo de las finanzas internacionales y provocó una condena unánime de los gobiernos de las grandes potencias”. Se rechazó el pago de 60.000 millones de rublos, 16.000 de ellos eran créditos extranjeros.

La decisión de Lenin simbolizaba una ruptura con la Rusia imperial y, a nivel práctico, significaba que hubiera menos gastos en el pago de la deuda, una carga para el nuevo gobierno en una situación que se aceraba a una guerra civil. Un año y medio antes Lenin había dicho que Moscú podía pensar en devolver la deuda en caso de que los países de la Entente dejaran de apoyar a las fuerzas antibolcheviques y si paraban la intervención militar directa en Rusia.

El apoyo y la intervención pararon pero no porque Lenin lo había pedido. Los bolcheviques fueron ganando terreno en la guerra civil y la cuestión de las deudas para los principales acreedores (Francia y el Reino Unido) siguió acechando décadas después.

Francia

Entre 1880 y 1917, Francia adquirió un total de 30 millones de bonos rusos y sus dueños actuales creen que actualmente su valor ha aumentado hasta los 30.000 millones de euros. Sin embargo, ni París ni Moscú comparten esta visión y la cuestión de la deuda imperial nunca se ha tratado a nivel oficial.

Tal y como señaló un medio de comunicación, quizá sea por el hecho de que tras la Revolución de 1917 París confiscó las acciones que pertenecían al Gobierno imperial. También recibió oro ruso desde Berlín, unos 120 millones de rublos de oro (1 rublo imperial de oro equivalía a unos 20 dólares). Berlín recibió el oro por parte del gobierno de Lenin en 1918, ya que Moscú cumplía con las condiciones del acuerdo de Brest-Litovsk, que establecía la paz con Alemania. Este oro nunca volvió a Rusia. Tras hacerse con estos fondos, París no pagó a los poseedores de los bonos rusos.

Aunque el Gobierno ruso sí que lo hizo, aunque no estuviera obligado a ello. Significaba un gesto de buena voluntad que aseguraba la entrada de Rusia en el Club de París.

A mediados de los años 90 Moscú firmó un acuerdo con Francia sobre las deudas de los Romanov. Se comprometió a pagar 330 millones de euros para el año 2000. Rusia consiguió reducir esta cantidad a más de la mitad e hizo responsable al Gobierno francés del pago a los propietarios de los bonos imperiales franceses.

Desde entonces Moscú ha repetido que el tema estaba zanjado y que no había motivos para discutir nuevos pagos. Sin embargo, en Francia todavía hay unas 400.000 personas que tratan de conseguir millones de euros de Rusia, sin posibilidad alguna.

Reino Unido

Solamente durante la Primera Guerra Mundial, el Reino Unido entregó créditos a Rusia por 5.500 millones de rublos de oro. Las deudas totales eran todavía mayores. Como garantía del pago de las deudas Petrogrado envió a Londres 600 millones de rublos en oro. Aunque Londres retuviera el oro, perdió más con la decisión de Lenin.

A pesar de esta discrepancia, en 1986 Moscú fue capaz de establecer una variante cero en los pagos. Gorbachov y Thatcher acordaron que no habría reclamaciones mutuas. Se mandó que los fondos rusos que estaban en los bancos británicos desde la revolución tuvieran una compensación del 10% de su valor nominal en bonos imperiales rusos.

Mijaíl Gorbachov y Margaret Thatcher en London en 1984.

Suecia

Estocolmo también fue uno de los acreedores de Rusia. Poco antes de la revolución Suecia entregó un crédito de 30 millones de coronas (unos 10 millones de rublos de oro). Como un aval del crédito, Rusia envió oro por 5 millones de rublos.

A principios de los años 30, Suecia devolvió casi un tercio de esta suma. Tras esto, el asunto quedó cerrado por ambas partes.

Si te interesa la revolución rusa, seguro que disfrutas viendo estas fotos inéditas de Lenin.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más