7 chales rusos tradicionales, originarios de diferentes regiones

Alana Khugati; Lorado/Getty Images;
En ningún otro lugar del mundo los pañuelos son tan populares como en Rusia. Ofrecen protección contra el frío y el sol, y se siguen llevando como hermosos accesorios y para diversas ocasiones.

Hasta hace poco los pañuelos de seda turcos y los chales de encaje europeos eran regalos deseables para las mujeres rusas. Pero en el país también se producía una gran variedad de pañuelos. He aquí los más famosos.

1. Chal de pelo de cabra de Oremburgo

Los chales de pelo de cabra tejidos en Oremburgo se consideran uno de los símbolos de Rusia, junto con la matrioshka y la balalaika. Estos chales no pesan prácticamente nada, pero mantienen el calor incluso en las heladas siberianas. Todo se debe a la raza local de cabras. Su pelo es el más fino del mundo y muy resistente. Las cabras de Oremburgo son autóctonas de esta región y hoy en día se producen chales con su lana en dos fábricas. Además, se tejen a mano, como hace 300 años, o parcialmente a mano con ciertos diseños ejecutados en una máquina de tejer.

La cabra de Oremburgo

Cuanto más fino sea el hilo utilizado por el artesano y más intrincado el dibujo, más caro será el artículo. Por supuesto, los chales más bonitos son los que se hacen a mano con seda añadida. El tejido a máquina hace que la bufanda sea menos refinada.

2. Chal de Pávlovski Posad

El chal más popular de Rusia se fabrica en la ciudad de Pávlovski Posad, a las afueras de Moscú. La fábrica se levantó a finales del siglo XVIII. Los chales de Pávlovski Posad tienen motivos muy brillantes y son fácilmente reconocibles: enormes rosas y dalias sobre un fondo rojo, negro o blanco que florecen en las esquinas de un tejido de lana. Los motivos son simétricos y de forma regular. Los chales de Pávlovsky Posad no son caros (entre 1.500 y 4.000 rublos, entre 20 y 40 dólares), ofrecen una buena protección contra el frío y siempre están de moda. Duran muchos años. Hoy en día, además de la lana, los artesanos también fabrican chales de seda, así como de algodón, para el verano.

3. Chal Kubachi

Las mujeres del pueblo daguestaní de Kubachi siguen llevando chales blancos bordados con hilo de oro. Las solteras llevan chales con pequeños dibujos (de flores o plumas) y flecos cortos, mientras que las casadas llevan grandes dibujos y largos flecos en sus chales. Las novias suelen añadir un pañuelo de boda tradicional a un vestido de novia moderno: se llama lumkitab-kaz y tiene un fleco diferente. Mientras que un pañuelo kaz ordinario tiene un fleco cosido en un extremo, el pañuelo de boda tiene flecos en ambos extremos. También debe tener una cinta de ribete. Es costumbre que las mujeres de Kubachi hereden los pañuelos y que vuelvan a coser flecos a los nuevos chales varias veces.

4. Bufandas gulmendo de Daguestán

En diferentes regiones de Daguestán, este pañuelo recibe diferentes nombres: gumeldi, gulmendo, gormendo, kalgai (nombre antiguo de un tipo de seda) y kelagai. Básicamente, son pañuelos de seda con dibujos impresos. Llegaron a Daguestán desde Irán y Azerbaiyán, y ahora se reconocen como parte del patrimonio cultural de esta república montañosa. En turco, el nombre del pañuelo significa “mi flor”. Los diseños principales cuentan con motivos florales y símbolos vegetales, pero a menudo los pañuelos presentan peces y pájaros. El precio de este tipo de pañuelo es a partir de 20.000 rublos (270 dólares).

5. Bufandas de encaje de Vólogda

Vologda es famosa por su encaje de bolillos. Las hábiles encajeras parecen ser capaces de hacer cualquier diseño con hilo fino, desde flores tradicionales hasta personajes de cuentos de hadas. En tiempos de la Unión Soviética, la fábrica local de encaje fabricaba manteles y envoltorios con la imagen del mausoleo de Lenin y la hoz y el martillo. Hoy en día, los chales y bufandas de encaje de Vólogda son accesorios ligeros para una tarde fresca de verano. El encaje, que se parece a los dibujos hechos por los cristales de escarcha en una ventana, tiene un aspecto muy elegante e inusual.

6. Bordados de oro de Torzhok

Esta pequeña ciudad histórica de la región de Tver es famosa por el antiguo arte del bordado en oro. Los costosos bordados de estos hábiles artesanos adornan los trajes nacionales, los uniformes de las ceremonias militares y las vestimentas eclesiásticas desde el siglo XVIII. Las bufandas y los chales bordados en Torzhok siempre han sido regalos muy deseados. Los diseños se basaban normalmente en una rosa con capullos y flores, combinados con intrincadas florituras.

Las bufandas de lana ricamente decoradas y bordadas a mano cuestan hoy más de 50.000 rublos (700 dólares).

7. Bufanda de Osetia

El pañuelo de seda calado que llevan las mujeres osetias se llama tsyllaye kayelmayerzayen. Está tejido con seda fina, a veces con la adición de diseños folclóricos. Este tipo de tejido surgió en Osetia a finales del siglo XIX y se mantiene hasta hoy. La bufanda osetia es ligera en color y peso (sólo 100-200 gramos), y ofrece una excelente protección contra el sol. El proceso de confección de una bufanda de este tipo requiere mucha mano de obra, por lo que sigue siendo muy cara hoy en día: cuesta entre 20 y 50.000 rublos (entre 270 y 700 dólares).

LEE MÁS: Los chales siguen de moda entre las mujeres rusas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies