¿Quién es la candidata de Rusia para el aplazado concurso de Miss Universo 2020 (2021)?

Denis Grishkin/Agencia Moskva; Vyacheslav Prokofyev/TASS
Artista, arquitecta de formación y gran aficionada a cenar cangrejos del río Don: estos son algunos de los datos de Alina Sanko, que podría convertirse en la próxima Miss Universo.

Alina Sanko, Miss Rusia 2019 y candidata al concurso de Miss Universo [el concurso aplazado en 2020 está previsto para mayo de 2021], nació el 31 de diciembre de 1998 en la pequeña ciudad de Azov, en el sur de Rusia (a 1.100 km de Moscú).

“Vivir en lugares tan hermosos contribuyó a desarrollar mi principal afición: el dibujo”, dijo Alina en una entrevista con el periódico Komsomolskaia Pravda en 2019.

En la escuela, según Alina, a menudo quedaba en primer lugar en las olimpiadas de arte, y también estuvo entre los ganadores de premios en la Olimpiada de Arquitectura y Arte de toda Rusia.

Después de la escuela, Alina ingresó en la facultad de arquitectura de la Universidad Estatal de Ordenación del Territorio de Moscú.

A principios de 2019, Alina decidió probar suerte en el mundo del modelaje y encontró trabajo en la agencia de modelos rusa A.B.A. Group international talent & production. Pronto participó en sesiones de catálogos de ropa y luego decidió presentarse al concurso de Miss Rusia 2019.

“Anteriormente había participado en el concurso Miss Moda Rusia 2017. Algunas chicas se presentan a concursos de belleza para reforzar su autoestima. Para algunas, como yo, es un sueño y una meta que [quieren] alcanzar. <...> Me encanta mi ciudad, pero estudio en Moscú, y quiero traer a mi querida y amada madre a Moscú”, dijo Sanko en una entrevista antes del concurso.

En el concurso, Alina se hizo con el primer puesto. Dice que no se dio cuenta de que había ganado hasta varios días después de la final.

“Cuando recibí mi premio, la sensación fue indescriptible: parecía estar en un sueño fantástico”, admitió Alina. “No podía creerlo: ‘¿Qué, yo?’ No podía entenderlo... Hasta que no llegué a casa no me di cuenta de que todo era cierto, y entonces se me saltaron las lágrimas”, ha recordado.

Entre 2019 y 2020 participó en varios espectáculos, y también ingresó en la facultad de la Escuela Superior de Estudios de Televisión de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú (MGU).

En su tiempo libre, Alina sigue dibujando, y también le gusta viajar, la lectura y el cine. Entre sus libros favoritos están El paraíso de las damas, de Zola, y Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, y entre las películas que le gusta ver están Titanic, Romeo y Julieta, El truco final y Whiplash.

También ha admitido en más de una ocasión que su plato favorito es el cangrejo del río Don. Al mismo tiempo, nunca se ha puesto a dieta.

“La genética, por supuesto, ha jugado su papel en esto. Para mí, un ejemplo de belleza y de ideal en todo representa mi madre. Para mantenerme en forma y de buen humor, necesito mis paseos al aire libre y, en la medida de lo posible, en lugares pintorescos para poder hacer ejercicio y tener una oportunidad para la contemplación. Y no tengo ningún hábito insalubre”, es lo que nos cuenta Sanko sobre los secretos de su esbelta figura.

En abril de 2021 Sanko estuvo en el centro de una polémica después de que publicara en Instagram Stories una serie de vídeos en los que, junto al maquillador Serdar Kambarov, aparecía riéndose del aspecto de otras concursantes de Miss Universo 2020. En el vídeo el maquillador llamaba travestis a algunas concursantes, y también criticaba su maquillaje y su pelo, mientras Alina se reía fuera de cámara. Sanko publicó más tarde una respuesta para disculparse.

“Debo pedir disculpas a todos los que se han sentido ofendidos por la situación en la que me he encontrado. El 13 de abril se convirtió en una pesadilla para mí. Perdí la cabeza y no reaccioné inmediatamente de manera correcta. Lamento no haber podido contener a este hombre para que no dijera cosas groseras sobre las concursantes. Me duele en nombre de las que se vieron perjudicadas por el vídeo. Pido disculpas a todos y lamento no haber alzado la voz en defensa de las concursantes a tiempo. <...> Ahora estoy convencida de que la capacidad de usar su voz es indispensable para toda mujer”, dijo Sanko.

En uno de sus posts posteriores, Alina admitió que había empezado a temer a la gente por los comentarios de los haters. No obstante, ha seguido participando en concursos de belleza y espera llegar a ser Miss Universo.

LEE MÁS: Miss KGB: Así fue el concurso de belleza más secreto de 1990

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies