¿Dónde hay rascacielos estalinistas fuera de Rusia?

Palacio de la Cultura y Ciencia, Varsovia

Palacio de la Cultura y Ciencia, Varsovia

Legion Media
Estos edificios siguen estando todavía entre los más altos y espectaculares de sus países.

Las Siete Hermanas se encuentran entre los edificios más reconocibles de Moscú. Se construyeron en las décadas de 1940 y 1950 a instancias de Stalin. Siguiendo los diseños soviéticos, pronto se construyeron también en el extranjero edificios similares en lo que se conoció como “estilo imperio estalinista”. Entre ellos no solo había edificios residenciales, sino también hoteles, edificios de oficinas e incluso una Academia de Ciencias.

Palacio de la Cultura y Ciencia, Varsovia

Este edificio de 187 metros de altura (270 metros, si se cuenta la aguja) se construyó en el centro de Varsovia como “regalo del pueblo soviético”. Más de 3.000 trabajadores participaron en la construcción del Palacio de la Cultura y Ciencia entre 1952 y 1955. Inicialmente el arquitecto Lev Rudnev (que ya había diseñado el edificio principal de la Universidad Estatal de Moscú) proyectó un edificio mucho más modesto, de solo 120 metros de altura. Sin embargo, al final los dirigentes soviéticos optaron por un edificio de mayor envergadura. El progreso de su construcción recibió una amplia cobertura de los medios de comunicación de la época.

En la actualidad, el edificio de 42 plantas alberga una plataforma de observación, salas de exposiciones, espacios de oficinas, cuatro teatros, cuatro museos, la Academia de Ciencias de Polonia, cines e incluso una piscina. Sigue siendo el edificio más alto de Polonia.

Hotel Internacional de Praga

Actualmente no se considera un rascacielos un edificio de 16 plantas, pero a mediados de la década de 1950 esta mole de piedra destacaba sobre el fondo de edificios bajos de la vieja Praga. Aún hoy es uno de los más altos de la ciudad. Originalmente el edificio debía albergar apartamentos para los militares y algunas instalaciones gubernamentales, pero finalmente se decidió utilizarlo como hotel. El vestíbulo está decorado con mosaicos con motivos populares checos y vistas de Praga.

Por cierto, el edificio sigue teniendo un refugio antiaéreo con capacidad para albergar a unas 600 personas; actualmente se utiliza como almacén de ropa para el personal del hotel.

Palacio de la Prensa Libre, Bucarest

Este rascacielos de los años 50 albergaba la redacción del periódico Skynteya, el medio de comunicación oficial del Partido Comunista Rumano. De 1960 a 1990 la plaza que tiene delante tenía una enorme estatua de Lenin. Hasta 2007 fue el edificio más alto de Rumanía: 92 metros, sin contar una antena de 12 metros. También figuraba en el billete de mayor denominación de Rumanía, 100 lei.

En la actualidad, el edificio alberga las redacciones de varias publicaciones locales, mientras que la estatua de Lenin ha sido sustituida por un monumento que representa las alas y conmemora el movimiento anticomunista.

Academia de Ciencias de Letonia, Riga

Este edificio para científicos fue diseñado por arquitectos letones al estilo de los rascacielos de Moscú. Todavía alberga varios institutos de la Academia de Ciencias de Letonia y centros para el estudio de la lengua y la cultura letonas. También hay una plataforma de observación a 65 metros de altura.

Los interiores del edificio sufrieron un cambio radical en 1991, tras la caída de la URSS. Se eliminaron todos los bajorrelieves "ideológicos" de Lenin y Stalin, así como la estrella de la aguja.

El Largo, Sofía

Los tres edificios de estilo imperio de Stalin se construyeron en el centro de la capital búlgara a mediados de la década de 1950 y estaban destinados a albergar diferentes organismos gubernamentales. El edificio del centro es la antigua Casa del Partido, donde tenía su sede el Partido Comunista Búlgaro (hoy es la sede de la Asamblea Popular de Bulgaria). Uno de los edificios contiguos alberga el Consejo de Ministros y unos grandes almacenes, y el otro, la residencia del Presidente, el Ministerio de Educación y el hotel Balkans.

En 2000, el monumento a Lenin que formaba parte de este conjunto fue desmontado y sustituido por una estatua de Santa Sofía. En lugar de una estrella, el campanario tiene ahora un asta, en la que ondea la bandera nacional.

La Casa de la Aguja, Járkov

Este edificio residencial situado en el centro de la ciudad ucraniana de Járkov se ha convertido en una popular atracción turística. El centro de Járkov sufrió graves daños en la guerra, y en la década de 1950 se construyó este bloque de pisos en el lugar de los edificios destruidos para los empleados de una planta de turbinas local. Curiosamente, un ala del edificio es muy diferente del resto: lo que ocurre es que se terminó de construir ya en los años 60, bajo el mandato de Jrushchov, que no era partidario de los excesos arquitectónicos.

Bonus

Centro de Exposiciones de Shanghái

En 1955 se inauguró en Shanghái la Casa de la Amistad Soviética-China. Fue construida por especialistas soviéticos, mientras que el diseño interior fue obra de arquitectos chinos.

Desde el exterior, el edificio se asemeja al pabellón principal de la VDNJ, lo cual no es sorprendente, ya que el autor del proyecto fue el arquitecto Viktor Andreev, que también diseñó el famoso complejo de exposiciones de Moscú. En la actualidad, este edificio de Shanghái se utiliza como sede de diferentes exposiciones empresariales.

LEE MÁS: ¿Por qué los soviéticos sentían pasión por edificios y pinturas enormes? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies