5 increíbles proyectos de arquitectos rusos que podrían ver la luz por todo el mundo (Fotos)

Meganom
Algunos ya en fase de ejecución, otros todavía en la mesa de dibujo, desde lo contextual a lo ‘kitsch’, nos fijamos en proyectos arquitectónicos rusos alrededor del mundo, desde Nueva York hasta Nepal.

1. ‘El corazón de Malta’, de Svetozar Andréiev

Una violenta tormenta desatada el 8 de marzo de 2017 destruyó completamente la famosa Ventana Azul (en maltés: it-Tieqa Żerqa), un arco de piedra caliza en la isla de Gozo en Malta. El arquitecto Svetozar Andréiev (en colaboración con la diseñadora de interiores Elena Britaníshskaia) se propuso recrear el lugar con materiales modernos, creando así un nuevo símbolo de Malta y un punto focal turístico.

Según su idea, el arco tragado por el mar se recreará mediante un espacio expositivo de cinco pisos en forma de espiral, con unos 5.000 metros cuadrados de superficie. Toda la estructura debe estar equipada con paneles de acero espejados, de modo que el sol y el agua se reflejen permanentemente en las caras afiladas del edificio, enfatizando así su gravedad, encanto y ambición.

2. Edificio en el 262 de la Quinta Avenida de Nueva York, de Meganom Bureau

Este rascacielos residencial de la Quinta Avenida, en el corazón de Nueva York, ya está en construcción. El edificio terminado tendrá más de 300 metros de altura. El equipo liderado por Yuri Grigorián, propuso una estructura estrecha, con sólo un apartamento por piso, con un núcleo rígido y todas las líneas de servicios públicos situadas en el lado oeste. El resultado será un espacio residencial flexible, con vistas que dejaran boquiabiertos a cualquiera

Además, los arquitectos han conseguido una alta eficiencia energética: la fachada sur, ciega del núcleo de suministro de energía, estará totalmente revestida con paneles solares, y uno de los niveles técnicos estará ocupado por un contenedor de hielo como parte del sistema de acondicionamiento.

3. Museo de Dibujo Arquitectónico de Berlín, de Speech Bureau

Finalizado con éxito en 2013, este proyecto fue uno de los más importantes en la historia de la arquitectura moderna rusa. El edificio, con una superficie de poco menos de 500 metros cuadrados, está diseñado para albergar una colección de dibujos arquitectónicos organizada por uno de los fundadores del Speech Bureau, el arquitecto Serguéi Chobán.

Su primera adquisición fue un dibujo del escenógrafo teatral del siglo XVIII de Pietro di Gottardo Gonzaga, que fue utilizado en el concepto artístico para el diseño de la fachada. Los muros de hormigón del edificio, casi sin ventanas, actúan como una especie de termo, dotándolo de una alta eficiencia energética y ayudando a mantener la temperatura y humedad interior necesarias para el almacenamiento de las obras gráficas.

4. Refugio para escaladores en las montañas de Nepal, de GAFA Architects

Este original proyecto fue ideado para un concurso internacional de la Unesco. Los arquitectos concibieron un pequeño centro recreativo (sólo 150 metros cuadrados) en el Himalaya, a una altitud de 4.600 metros, como una simbiosis de varias imágenes: tienda de campaña, pagoda, montaña y su análogo “arquitectónico” –una torre del templo shijara–, el gesto de saludo nepalés, e incluso la Luna. Esto habría puesto de relieve la identidad única del edificio, mezclada con la del duro entorno natural, a la vez que habría ofrecido a los montañeros el descanso psicológico que tanto necesitan. Pero después de un devastador terremoto en Nepal, el proyecto fue revisado y ahora se está implementando como base de comunicaciones por satélite.

5. Rascacielos ‘Cobra’ en Shanghái, de Vasili Kliukin

Vasili Kliukin, exbanquero ruso y ahora residente en Mónaco, tiene en marcha muchas iniciativas creativas. La de arquitecto autodidacta es sólo una de sus varias facetas. Sus proyectos abiertamente kitsch se ofrecen a ciudades de todo el mundo. Este rascacielos, en forma de cobra erguida, fue ideado en un contexto de cultura asiática en la que las serpientes y los dragones son venerados como guardianes de tesoros y como símbolos de inmortalidad y sabiduría. Pero las visualizaciones del proyecto muestran una silueta chillona, no sólo frente a un telón de fondo de Shanghái, sino también junto a rascacielos de Londres y Nueva York, como si con esto se demostrara su versatilidad. En el interior podría haber oficinas y apartamentos, mientras que las mandíbulas abiertas están concebidas para albergar una terraza de restaurante o un club nocturno. La iluminación brillante y dinámica es de rigor, ya que las serpientes cambian a menudo de piel.

Pincha aquí para descubrir una serie de faraónicos proyectos arquitectónicos de la URSS que no pasaron de la mesa de diseño.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies