Casas nómadas con piel de reno, ¿cuánto cuestan las casas de los pastores del Ártico?

Getty Images
A primera vista uno puede pensar que la vivienda de un pastor de renos nómada es fácil y sencilla de construir. En realidad, los chums, como los llaman los indígenas, son un asunto costoso que requiere invertir los ahorros de toda una vida.

¿Te imaginas vivir en una casa que hay que construir de nuevo cada mes? Pues esto es exactamente lo que hacen los pueblos indígenas del Extremo Norte ruso. Al igual que hace cientos de años, muchos de ellos son pastores de renos y viajan de un lugar a otro junto con sus casas. ¿Cómo son las tiendas de los pastores de renos y cuánto dinero tiene que ahorrar una familia para comprar una?

Un chum en Yamal.

Casa que se construye en una hora

El chum es una casa móvil para nómadas. En el Extremo Norte, los inviernos son muy fríos y largos, sobre todo en la tundra, donde hay pocos árboles, por lo que un chum no sólo debe ser fácil de montar y trasladar, sino que también debe ser resistente al viento y muy cálido. En teoría, su diseño es bastante sencillo: el armazón está formado por palos de abeto, colocados en un cono y cubiertos con pieles de reno en invierno y lona en verano.

Consulta aquí cómo montar un chum:

Se tarda aproximadamente una hora en montarlo. Por lo general, esta tarea recae en una mujer (en 2018, se registró oficialmente un trabajador de chum como título de trabajo), pero en estos días esta tradición apenas se sigue, ya que hacerlo juntos hace las cosas mucho más rápidas.

Un ayudante del cuidador de un chum prepara el desayuno en el pueblo de Gornoknyazevsk, Yamal, 2018.

El lugar central dentro del chum lo ocupa el fuego, o su equivalente actual, una estufa de metal que calienta el lugar y se utiliza para cocinar. El humo sale por un agujero en el “techo”. Alrededor de la estufa se coloca un suelo formado por tablas de madera cubiertas con pieles de reno. Si es necesario, el chum puede dividirse en “habitaciones”. Cuanto más grande es una familia, más grande es su chum, con más postes y pieles de reno utilizados para construirlo. Un solo campamento nómada puede tener varios chums, ya que hoy en día los pastores de renos trabajan en equipo.

Trineos llamados narty

Cuando llega el momento de la mudanza, el día anterior a la partida se empaquetan todas las cosas y se colocan sobre trineos (aquí se llaman narty), y por la mañana se desmonta el chum. Un pastor de renos experimentado tarda aproximadamente media hora en desmontarlo.

Ver aquí cómo desmontar un chum: 

Los nómadas se desplazan con mucha frecuencia para que sus rebaños de ciervos no se coman la poca vegetación que hay en la tundra: en invierno, una vez cada tres o cuatro semanas, y en verano, una o dos semanas. Las rutas son más o menos las mismas durante todo el año, por lo que los lugareños pueden orientarse fácilmente en la tundra incluso sin navegadores, aunque también utilizan artilugios modernos.

Un chum de janty en la región de Tiumén

Los pastores de renos tienen motos de nieve, generadores eléctricos para cargar sus teléfonos y ordenadores portátiles, y walkie-talkies para llamar a los helicópteros ambulancia o a los rescatadores en caso de emergencia.

¿Cómo se compra un chum?

A pesar de su aparente sencillez, el chum tiene sus dificultades y es bastante caro. En primer lugar, hay que buscar árboles en la tundra para fabricar los palos. Por lo general, un chum requiere de 25 a 40 postes (dependiendo de su tamaño). Además, estos postes no duran para siempre, después de un tiempo empiezan a pudrirse y hay que sustituirlos (lo que es bastante costoso) o cortarlos. Cuanto más baja es, más viejos son los postes que la componen.

Un chum en la región de Irkutsk.

En segundo lugar, se necesitan pieles de reno. Cuantas más pieles haya, más cálida será la casa. Dado que las temperaturas en Yamal y Chukotka pueden descender hasta los -50ºC, las familias de los pastores de renos consideran que las pieles de reno son una inversión esencial y ahorran durante varios años para obtenerlas. Luego se las heredan a sus hijos. A falta de pieles de reno, se puede cubrir el chum con una lona “de verano” (antes de que se inventara la lona), hecha a base de corteza de abedul.

Un chum cubierto de corteza de abedul, 1936. Yamal.

Por término medio, un chum requiere entre 60 y 80 pieles de reno, cada una de las cuales cuesta al menos 10.000 rublos (135 dólares). Ningún criador de renos puede permitirse tantas pieles a la vez, porque entonces sencillamente no le quedaría ningún reno, mientras que las pieles también son necesarias para fabricar ropa y botas.

El día del pastor de renos, distrito autónomo de Janti-Mansi.

Si antes los nómadas siempre fabricaban ellos mismos sus chums, hoy en día una familia joven de criadores de renos puede comprar todo lo que necesita para levantarla en el continente. Por término medio, un chum cuesta 1 millón de rublos (13.500 dólares): esto incluye tanto los materiales de construcción como una estufa.

Por la misma cantidad de dinero es posible comprar un apartamento o construir una casa en esta parte del país. De hecho, muchos nómadas también tienen apartamentos, donde pasan sus vacaciones o viven tras la jubilación. Consiguen estos apartamentos gracias a las prestaciones y subsidios del Estado. Sin embargo, para trabajar en la tundra, es imprescindible tener una casa móvil, por lo que la prioridad de una familia es ahorrar para comprar una vivienda, que utilizarán durante la mayor parte del año. En 2020, las autoridades regionales de Yamal, que es la principal región de cría de renos de Rusia, comenzaron a expedir certificados de chums a las familias jóvenes.

LEE MÁS: 'El país más bello del mundo', visto por fotógrafos aficionados

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies