Un barrendero ruso discapacitado recauda 9.000 dólares gracias a una sesión fotográfica (Fotos)

Román Filippov
Un fotógrafo organizó una sesión de fotos “glamurosa” para su vecino Yura, como si fuera para una revista masculina. Luego contó la historia de Yura en las redes sociales y consiguió recaudar suficiente dinero para pagar las deudas del barrendero.

Unos rusos recaudaron más de 650.000 rublos (unos 9.000 dólares) para que un limpiador de calles llamado Yura, de Ufá (República de Baskortostán, región del Volga), pudiera pagar sus deudas. La recaudación fue organizada por su vecino, el fotógrafo Román Filippov. En su página de la red social VK, Román publicó la historia de Yura y toda una sesión de fotos, incluida una imagen photoshopeada de él en la portada de la revista GQ.

“Creció en un orfanato y pertenece al tercer grupo de discapacidades relacionadas con trastornos del desarrollo mental. No está adaptado a una vida independiente”, escribe Román. 

Se conocieron de niños en un campamento para niños discapacitados, donde trabajaba la madre de Román, por lo que él y su hermano pasaban los veranos allí. Cuando Yura creció, consiguió un trabajo como limpiador y de vez en cuando visitaba a la madre y a la abuela de Román, que más tarde le ayudó a conseguir una habitación que debía ser de propiedad estatal.

Román contó que Yura fue a menudo víctima de fraudes: los estafadores le hicieron dar la habitación a “gente buena” tres veces (consiguieron que se devolviese a través de los tribunales), le mantuvieron como esclavo en un pueblo de las afueras de Ufá durante todo un año, y luego le obligaron a pedir enormes préstamos. La mayor parte de su pensión de invalidez y de su salario se destinaba a pagar esta deuda, hasta que la familia de Román descubrió su historia.

“La mayoría de la gente no le presta atención, para algunos es sólo un bulto sospechoso. Pero él no es culpable de su vida. No todos nacemos en las mismas condiciones y con las mismas oportunidades”, escribió Román.

En un solo día se recaudaron unos 657.000 rublos para saldar la deuda y, posteriormente, la historia de Yura, el barrendero, se convirtió en una de las más comentadas en la Internet rusa.

“Un poco más de suerte tonta y un día podría estar en la auténtica portada de GQ. Después de todo, todo el mundo envidiaría su bondad y su fuerza de espíritu”, escribió Román.

LEE MÁS: Casas de aldea contra leviatanes de hormigón: el último combate

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies