Mirni, la ciudad rusa con un gigantesco agujero en el medio (Fotos)

Serguéi Subbotin/Sputnik
La ciudad de Mirni cuenta con una sola atracción: un increíble agujero que puede verse incluso desde el espacio.

Posiblemente sea el agujero más famoso de Rusia, y hay muchos usuarios de Reddit que lo han comentado de manera disparatada.

Mirni se encuentra en el borde de una alucinante cantera. Está situada en la región más grande del país, Yakutia. Se trata de una enorme masa de tierra que ocupa un quinto del territorio del país, pero está habitada por menos de un millón de personas. Mirni tiene 35.000 habitantes, que están allí principalmente por una razón: los diamantes. De hecho, son la razón por la que se construyó la ciudad. 

La cantera 'Mir' (Paz) cuenta con uno de los depósitos de diamantes más ricos del mundo. A 525 metros de profundidad y con un diámetro de 1,2 km, este hueco artificial es realmente alucinante.

50 años de excavaciones

Dicen que un zorro ayudó a la gente a descubrir los diamantes. La leyenda dice que cavó un agujero bajo un árbol cuyas raíces sobresalían como resultado de un derrumbe. En junio de 1955, los geólogos que buscaban kimberlita (un tipo de diamante) notaron la extraña sombra de la tierra desenterrada por el zorro. Las pruebas revelaron que la en la zona había kimberlita.

El mismo año se construyó un asentamiento, y pocos años después recibió el estatus de ciudad. El equipo llegó tras recorrer 3.000 km de terreno inhóspito. En los primeros 10-12 años, la población de Mirni se multiplicó por cuatro.

Llevó más de 50 años excavar una cantera de tales proporciones. Desde 1957 hasta finales de los años 90, se estima que se encontraron aquí unos 17.000 millones de dólares en diamantes. La espiral que lleva a un camión desde el fondo de la cantera hasta la cima dura la friolera de 8 km.

La cantera pertenece a la compañía minera Alrosa (en 2018 era responsable de alrededor del 26% de la extracción mundial de diamantes). Mirni es una clásica “monociudad”, es decir, la mayoría de los habitantes están de alguna manera ligados a la minería de diamantes. Aunque lo cierto es que la capital del diamante de Rusia no parece una ciudad floreciente en absoluto. Vivir allí, según los locales, es un verdadero desafío. Especialmente después de que cerrara la mina.

En 2017 se cerró la mina tras una tragedia. El agua que se había estado acumulando en el fondo de la mina durante algún tiempo acabó por inundarla. Había 151 personas dentro de la mina en el momento del incidente. La mayoría fueron rescatadas pero fallecieron ocho personas, que nunca fueron encontradas.

La vida junto al agujero

Lo primero que te llama la atención en Mirni es lo cerca que la ciudad está de la cantera. En ciertas fotos, parece que las casas están justo en el borde. Aunque nadie piensa en un posible derrumbe. “La vida cerca de la cantera no es tan difícil, es solo que la foto hace que sea particularmente llamativo desde este ángulo”, explica un local.

En Internet corren rumores en los que se afirma que la mina se traga helicópteros. “Me atrevo a decir que eso no es cierto”, dice Anna, una residente de 20 años. Los helicópteros y los aviones sí que atraviesan el espacio aéreo por encima del gigantesco pozo; sin embargo, nunca se han producido accidentes de este tipo. El aeropuerto se encuentra justo al lado de una carretera sin pavimentar. “A la derecha, verás la cantera”, anuncia siempre el piloto, sabiendo que es la mayor y única atracción de la ciudad. Moscú, San Petersburgo y algunas otras grandes ciudades tienen vuelos regulares directos a Mirni, aunque es muy poco probable ver algún turista en la ciudad.

La gente venía a Mirni para trabajar por turnos, como es costumbre en el Lejano Norte, donde las temperaturas pueden bajar a -55ºC o -60ºCs. La mayoría de las casas están colocadas sobre montones de tierra. La construcción regular, con cimientos, no era viable debido al permafrost que hay debajo, es decir, a la capa de hielo permanente. Como en otras ciudades del norte, está de moda pintarlas de colores brillantes, lo que al parecer ayuda a reducir la depresión provocada por los largos inviernos.

“En verano, Mirni presume de auténticas noches blancas. Pero en invierno oscurece muy temprano, a las cuatro de la tarde. Por la mañana, el sol no sale hasta las 11. Esto es algo desconcertante”, dice Alexandra, residente local.

La gente se adapta bien a los largos y fríos inviernos. Por ejemplo, se las ha arreglado para que las escaleras sean antideslizantes en todas partes. En cada instalación pública, ya sea una iglesia, un hospital o un hotel, las escaleras siempre están cubiertas con alfombras hechas por los yakutios. “¿Por qué? Porque todas las escaleras están hechas con azulejos resbaladizos, normalmente usados para la decoración de interiores. Tenemos que alfombrarlas para evitar que la gente se lastime”, escribió el blogger Ilyá Varlamov después de una visita a Mirni.

En realidad, el problema de los azulejos resbaladizos en invierno no es exclusivo de Mirni; los rusos suelen echarles arena, sal y/o productos químicos especiales. En Mirni, sin embargo, hay alfombras por todos lados.

La ciudad cuenta con dos salas de cine, un estadio, un teatro, un jardín botánico, varios restaurantes, un bar de narguile y un hotel, propiedad de la cadena Azimut. Una habitación cuesta entre 8.000 y 10.000 rublos (unos 105-130 dólares) por noche, lo que es más o menos el mismo precio que un cómodo hotel de Moscú. Las calles están llenas de Land Rovers y Land Cruisers.

“La comida cuesta el doble que en el continente [la gente del Lejano Norte usa esa palabra para lugares al sur de los Urales]. Esto se explica por la ubicación de Mirni en una zona de difícil acceso, con productos que se entregan desde Novosibirsk, Krasnoyarsk, Irkutsk, a través de Ust-Kut y, en verano, a través de Yakutsk. Todos usan un camino sin pavimentar”, señaló un local en un foro en línea.

Los lugareños encuentran consuelo en el hecho de que, en general, la ciudad es bastante “verde y limpia”, y los salarios pagados por Alrosa son suficientes para vivir. La ciudad es muy segura y apenas hay crímenes. La única incomodidad que a veces experimentan los lugareños es el olor a huevos podridos, que es el resultado del sulfuro de hidrógeno.

¿Qué pasará con la cantera?

Después del cierre de la mina, durante mucho tiempo no había planes sobre qué hacer con el agujero. En la Red se habló sobre un posible proyecto de eco-ciudad, con una cúpula y su propia biosfera para 100.000 personas, que vivirían en la zanja, por supuesto. La idea fue presentada por la firma de arquitectura rusa Ab Elis.

Sin embargo, los yakutios no prestaron mucha atención a este anuncio que se parecía más a una operación de relaciones públicas. El futuro de Mirni seguramente sea más prosaico.

En enero de 2020 se habló de la opción de que la mina fuera utilizada por Alrosa para proyectos de exploración geológica. La inversión asciende a 2.000 millones de rublos (unos 26 millones de dólares) y tratará de esclarecer si es factible financieramente volver a poner en marcha la mina. 

“Si la investigación muestra la viabilidad económica y la seguridad de continuar la extracción en Mirni, la reconstrucción de la mina comenzaría en 2024 y duraría de seis a ocho años”, informa el periódico Védomosti.

LEE MÁS: Megafábricas rusas: el mayor lugar del mundo para la extracción de diamantes

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies