Jamzat Chimaev, la nueva estrella emergente de la UFC

Jamzat Chimaev posa para un retrato después de su victoria en una pelea en Abu Dhabi, celebrada el pasado 26 de julio

Jamzat Chimaev posa para un retrato después de su victoria en una pelea en Abu Dhabi, celebrada el pasado 26 de julio

Getty Images

En poco más de una semana, el luchador ruso logró ganarse el respeto de la UFC y convertirse en uno de los nombres más reconocidos entre los fans de la MMA en todo el mundo. Muchos dicen ahora que podría ser “el nuevo Jabib”.

El luchador Jamzat Chimaev logró establecer un nuevo récord de UFC tras ganar dos peleas en distintas categorías de peso  (77 y 84 kg respectivamente) con tan solo diez días de diferencia. En ese tiempo, pasó de ser un desconocido y se convirtió en el nombre más comentado de este deporte. Ya han empezado las conversaciones para un gran combate.

Ni un solo luchador en la historia de la UFC podría decir lo mismo de sí mismo.

Estilo único

Jamzat Chimaev (con guantes rojos) golpea a Rhys McKee (guantes azules) de Irlanda del Norte en su pelea de peso welter.

El mundo de la MMA rápidamente comenzó a comparar a Chimaev, que vive en Suecia, con el campeón ruso de peso ligero, Jabib Nurmagomédov. Hay una buena razón para ellos y es que ambos se parecen. Provienen de la región del Cáucaso (uno es checheno y el otro, daguestaní); ambos son luchadores y han pasado su infancia haciendo lanzamientos y bloqueos en colchonetas de gimnasio en la región montañosa que vive y respira la lucha; ambos tienen un don para sacar a sus oponentes de sus pies como un carnero, y luego ir por el suelo y golpearlos, o presionarlos contra la jaula sin darles ni siquiera un segundo para recuperar el aliento o levantarse de debajo del inmenso peso que ponen sobre ellos.

Al igual que Khabib, Chimaev prefiere lanzar un puñetazo a la cabeza del rival antes de derribarbo y llevar la lucha al suelo, una posición que le permite un control total.

Jamzat se ganó el aprecio de los aficionados con la agresividad de su estilo y -al igual que Jabib- su increíble resistencia: es ligero de pies y da vueltas incansablemente alrededor de su presa como un depredador, atacando, al parecer, de la nada -de frente, de espaldas o de lado- con devastadores golpes en la cabeza y el cuerpo.

Los oponentes de los rusos se pierden. Jamzat combina un aluvión de golpes con la presión de un yunque, que se clava en el suelo como una bestia.

Los luchadores rusos procedentes del Cáucaso son conocidos en casa y en el mundo entero por su enfoque único de la lucha. El estilo de Chimaev - como el de Jabib - es considerado uno de los más eficientes hoy en día. Ningún gimnasio ha logrado producir una defensa adecuada hasta ahora (Jamzat tiene un récord profesional de 8/0, mientras que el de Khabib está en la friolera de 28/0).

Hasta ahora, la única estrategia ha sido intentar hacer un rápido k.o. del ruso con un golpe de rodilla rápido y preciso en la cabeza.(vimos un ejemplo de esa técnica durante el ya legendario combate entre Jorge Masvidal y Ben Askren, que terminó en cuatro segundos) o simplemente durar más tiempo que ellos en el stand up, tal y como intentaron hacer con Jalib McGregor y Dustin Poirier. Hasta ahora, él único que ha tenido éxito con esa técnica ha sido Masvidal, cuando Askren calculó mal y recibió un rodillazo devastador que lo dejó inconsciente.

Ruso con pasaporte sueco

Chimaev ha estado viviendo y entrenando en Suecia durante los últimos diez años, luchando con gente que él como Alexander Gustafsson. Toda su familia se mudó allí cuando su hermano requirió una delicada cirugía. Terminaron quedándose.

Hasta hace poco, Cihmaev tenía una variedad de trabajos, desde guardaespaldas hasta portero. El dinero era realmente escaso, confesó en una entrevista.

Jamzat Chimaev golpea al galés John Phillips de Gales en su pelea de peso medio en isla Yas, Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el pasado 16 de julio.

Finalmente experimentó su primer gran avance hace varios años, cuando firmó con el gerente de Jabib Nurmagomédov, Ali Abdelaziz.

Chimaev es un hombre de pocas palabras cuando se trata de describir su nuevo trabajo favorito: “Aplastar a alguien, conseguir dinero. Es fácil para mí”. Planea seguir luchando por alcanzar nuevas alturas y tiene en el punto de mira conseguir el cinturón de campeón en los próximos dos años, al menos ese es el tiempo que le toma a la UFC promover a un talentoso a ese nivel.

Según uno de los más destacados periodistas de la MMA de hoy en día, Ariel Helwani, Chimaev es la principal estrella en ascenso en este deporte, alguien que prácticamente no tiene competencia natural, con 192 golpes significativos sobre su último oponente.

“Es una bendición y una maldición para la UFC, porque es tan bueno que les va a resultar difícil encontrarle un oponente”, dijo en una conversación con el peso pesado Daniel Cormier durante su reciente podcast en ESPN.

La próxima pelea de Chimaev está programada para el 24 de octubre. El oponente y el lugar de la pelea aún no se han determinado, y probablemente se conocerán en algún momento de septiembre.

LEE MÁS: 7 hechos sorprendentes de Jabib Nurmagomédov, el campeón de artes marciales mixtas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies