Cómo salvar tu relación durante el confinamiento, consejos de un psicólogo ruso

Russia Beyond
Semión Poliakovski, un creativo empresario que se encuentra en las primeras etapas de su carrera como terapeuta Gestalt, trabaja desde hace años en casa. Su esposa también trabaja bajo el mismo techo. Tiene mucho que enseñar a las parejas que tendrán que pasar todo el tiempo juntos ahora que nos toca periodo de aislamiento.

He trabajado sobre todo en casa durante los últimos siete años. Además, no solo yo, sino que mi esposa también. Y lo hemos hecho desde un pequeño estudio en el que no podemos escapar el uno del otro... Por lo tanto, a la luz de los últimos acontecimientos, me gustaría compartir mi experiencia de cómo minimizar el estrés cuando dos personas trabajan desde casa en paralelo y en un espacio restringido.

1. Establecer los límites entre las horas de trabajo y las no laborales

El principal problema surge de la falta de una frontera entre los contextos laboral y doméstico y los papeles que cumplen.

En primer lugar, es el contexto del hogar el que se filtra en el contexto laboral porque la rutina establecida se da cuando ambos están juntos en casa, no están trabajando. Por lo tanto, es fácil empezar a pensar que si tu pareja está cerca todo el tiempo, significa que siempre puede dejar su trabajo a un lado y prestarte atención. Lo más peligroso es que la otra parte empiece a pensar lo mismo.

Dado que psicológicamente las conversaciones con los seres queridos son importantes, surge un conflicto de prioridades de las diferentes esferas de la vida. Al escuchar una petición para hacer algo en casa, querrás hacerlo de inmediato o, al menos, hacer una nota mental para no olvidar hacerlo más tarde. Por ejemplo, cuando escuches la frase “debemos pagar las cuentas…”, mientras estás trabajando, casi seguro que cambiarás tu atención del trabajo para procesar mentalmente esta petición. La mayoría de las veces la gente responde a tal “intrusión” de manera rápida y brusca, con un comentario abrupto tipo: “¡¿No ves que estoy trabajando?!” Una respuesta como esta puede funcionar, pero solo a corto plazo. Si se repite muchas veces, lo más probable es que lleve a un aumento de la tensión en las relaciones.

2. No le des a tu pareja consejos relacionados con el trabajo

La otra cara de la moneda es cuando el contexto de trabajo invade las relaciones personales. Cada uno de nosotros tiene su propia idea de cómo hacer nuestro trabajo y la mayoría rara vez tiene idea del estilo de trabajo de sus seres queridos.

Ahora imagina que has llegado de repente a la oficina de tu pareja y los estás viendo trabajar. Desde su punto de vista, podría parecer que no están haciendo las cosas bien - no con suficiente confianza, demasiado rápido, y demás. Tienes la fuerte tentación de darles consejos y enseñarles cómo hacerlo bien. Lo peor es que quieres darles tu consejo inmediatamente, pararte sobre su hombro y decirles: “Esto puede hacerse de otra manera, déjame mostrarte”. No hace falta decir que un comportamiento como este no sería bienvenido.

Nuestras proyecciones se manifiestan aún más claramente cuando se “posterga”. Puede parecerte que todo lo que tu ser querido hace todo el día es beber té / permanecer pegado a Instagram / o ver Dud [Yuri Dud es un popular entrevistador de YouTube]. Existe el peligro de terminar como un padre que pide a la otra persona que no se distraiga.

La guinda del pastel es el deseo de proteger a la otra persona de colegas tóxicos, el jefe o los contratistas. Esto es particularmente cierto para los hombres, que se esfuerzan por defender a sus “indefensas mujeres”. Bueno, todos conocemos el dicho sobre el camino al infierno y las buenas intenciones...

En esencia, los problemas descritos se derivan de una erosión de los límites entre dos contextos y roles diferentes. Este hecho esencial dicta las pautas generales de una solución, que consiste en tratar de trazar una línea entre ambos contextos en la medida de lo posible.

3. Trata de no interponerse en el camino del otro, establece un programa diario

El método más simple y efectivo es organizar el espacio y el tiempo. Si puedes, trabaja en diferentes habitaciones. Si no puedes, simplemente trata de mantenerte fuera del campo de visión del otro tanto como sea posible. Si normalmente escuchas música mientras trabajas, usa auriculares.

También es importante establecer una rutina, ya que los problemas surgen con mayor frecuencia en los momentos en que se cambia entre el trabajo y las tareas domésticas: al principio y al final de la jornada laboral y también cuando es hora de hacer un descanso para el almuerzo. Esto último es particularmente difícil cuando se almuerza con la pareja y uno de los dos ha dejado de trabajar y comienza a preparar (u ordenar) algo para comer y el otro sigue ocupado. Las guerras más amargas ocurren con el estómago vacío, así que, con cuidado.

Las medidas descritas anteriormente deberían ser suficientes para eliminar la mayoría de las causas de conflicto. Sin embargo, para asegurarse de que las reglas se cumplan, sería bueno que explicar a la pareja por qué todo esto es necesario. Lo más importante es transmitir que el distanciamiento durante las horas de trabajo no significa que haya bajado el amor. Todo lo contrario: quieres preservar esta parte de tu relación que es tan importante para ti.

Para evitar los otras posibles fuentes de conflicto, tienes que mirar más profundamente. La erosión de los límites es un problema en las relaciones en general y la capacidad conjunta de mantenerlos solo puede ser algo bueno para tus relaciones. Así que lo más importante es reconocer que hay otra persona delante de ti, con sus propias necesidades, rasgos distintivos y derechos. No importa lo cerca que estés de ellos, no son tuyos y no puedes imponer tus términos. Todo lo que puedes hacer es transmitir con precisión tus deseos y quejas y contar con su cooperación.

Algunos consejos generales:

En primer lugar, haz saber tus deseos con claridad, sin evasivas ni rodeos. Si quieres que tu pareja haga algo, sé claro. No esperes a que adivinen qué es. Esta es la causa principal de las peleas. Cuanto antes digas lo que quieres y cuanto más explícito seas sobre ello, más rápido se cumplirá tu deseo (o se rechazará, en cuyo caso busca alternativas).

En segundo lugar, si hay alguna manzana de la discordia, trata de no meterla debajo de la alfombra. Es mucho mejor hablarlo, pero solo cuando la situación haya quedado un poco atrás. No tiene sentido avivar la polémica cuando todavía se está en medio de una situación incómoda.

En tercer lugar, si quieres declarar tu posición cuando no estás contento con algo, intenta empezar expresando tus sentimientos sobre el tema. Por ejemplo, digamos: “Me duele mucho decir que no cuando quieres mi atención. Pero justo en este momento estoy…”

“Me enfada” y “me molesta” también son sentimientos, pero detrás de ellos casi siempre hay algún punto delicado o una necesidad insatisfecha, así que - en la medida en que seas consciente de lo que es - trata de buscar más allá de tu molestia. De esta manera, la persona cercana a ti se dará cuenta más rápidamente de que el problema no son solo ellos, sino tus reacciones.

Un pensamiento final: la situación actual es una excelente oportunidad para que os conozcáis mejor como pareja y a vosotros mismos.  Es un buen momento para que tu relación alcance un nivel más profundo. Y quién sabe, tal vez terminéis decidiendo unirse a los demás y crear algo juntos.

Rusia planea utilizar tecnología de datos para hacer un seguimiento de pacientes con coronavirus. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies