¿Por qué las rusas gastan tanto dinero en tratamiento de belleza?

Rusia Beyond/Getty Images

Más de 400 dólares en pelo, 100 dólares en cejas y pestañas, y 40 dólares en uñas son solo algunos de los gastos mensuales estándar de las mujeres rusas. Las razones para hacerlo van más allá del cliché de “querer gustar a todo el mundo”.

“Creo que dos países producen todas las bellezas del mundo: Rusia y Brasil”, declaró Jean-Paul Gaultier en una entrevista en la televisión rusa.

Sin embargo, las propias mujeres rusas parecen estar en desacuerdo con el legendario modisto ya que solamente el 13% de ellas están satisfechas con su propia apariencia, según una encuesta de Lady Mail.ru. Para “ocultar sus defectos”, el 61% comienza a usar maquillaje a los 13 años, según revela una infografía publicada por el diario Kommersant. El 37% de las encuestadas gasta entre 50 y 100 dólares al mes en maquillaje, sin incluir los procedimientos cosméticos.

¿Cuánto gastan realmente las mujeres rusas en belleza, y por qué?

Por amor

Ekaterina, una modelo promocional de 24 años, gasta 72.500 rublos (1.148 dólares) cada mes en cuidado personal. Su lista de gastos incluye:

  • Manicura y pedicura: 2.500 rublos (40 dólares)
  • Formación de cejas y extensiones de pestañas: 10.000 rublos (158 dólares)
  • Yoga: 5.000 rublos (79 dólares)
  • Peinado y extensiones: 30.000 rublos (475 dólares)
  • Depilación: 10.000 rublos (158 dólares)
  • Masaje anticelulítico: 15.000 rublos (237 dólares)

Ekaterina no puede prescindir de una sola de estas medidas. Todo es necesario, dice, no solo para el trabajo, sino para preservar el amor y el apoyo financiero de su marido.

“Vale la pena la constante inversión en ti misma, no solo financiera, sino de tiempo y esfuerzo. A menudo oigo a las jóvenes de hoy en día decir que los chicos quieren dividir el coste de la vivienda al 50/50 o que no quieren pagar las entregas de comida a domicilio, los taxis, etc., Sin embargo quieren vivir con chicas bonitas y bien cuidadas. Eso es injusto. Los hombres deberían apreciar y compensar nuestros esfuerzos”.

Anastasia Kovaliova, una profesora de inglés de 20 años, gasta la mayor parte de su “presupuesto de belleza” en champú- cuesta 4.700 rublos (75 dólares)- y masajes (6.300 rublos  o unos 100 dólares. Ella cree que tiene que mantenerse bella exclusivamente para su hombre, de lo contrario podría empezar a mirar a otras. 

Para Lesia Sito, una modelo de 23 años de San Petersburgo, la belleza no se consigue a través de masajes y cosmética sino a través del deporte y de una nutrición adecuada. Por lo tanto, gasta 15.000 rublos (237 dólares) al año en un gimnasio, 4.000 rublos (63 dólares) en higiene dental cada cuatro meses y otros 5.000 (79 dólares) al mes en el peinado y el tinde del pelo.

Dicho esto, no lo hace para atraer a los hombres, sino por trabajo y amor propio.

“Me da placer mirar mis uñas pintadas, tocar mi suave piel y ver un cuerpo hermoso, no gordo o con granos. Me amo a mí misma, así que me encanta cuidar de mi cuerpo. Los hombres me amarían incluso si tuviera sobrepeso”, asegura Lesia.

Amor a una misma a través del maquillaje

La industria de la belleza, incluidos las blogueras y los medios de comunicación, establece ciertas normas que las mujeres deben cumplir, que siempre implican nuevos y costosos servicios, dice el gestor en resolución de conflictos Alexánder Yuranov.

“La mujer moderna se pregunta constantemente: ¿cómo deberían ser mis cejas, pestañas y labios? ¿Cómo debería sentirse la piel de mi cara y mi cuerpo? Ella sucumbe a estas normas y gasta cada vez más dinero en el autocuidado, creyendo que es una necesidad básica”, explica.

Las mujeres siempre se cuidarán a sí mismas debido a su deseo instintivo de encontrar un hombre y procrear con él, cree la psicóloga Irina Rizhkova. Sin embargo, esa no es la razón del gasto excesivo en el cuidado personal. En su opinión a las mujeres rusas se les ha inculcado desde hace mucho tiempo un complejo de inferioridad, que intentan eliminar con la ayuda de los cosméticos.

“Las mujeres soviéticas eran valoradas no por su belleza, sino por su duro trabajo. La modestia fue elevada a virtud. A las chicas se les decía que estudiaran y trabajaran diligentemente y que no fueran bellas. Pocas personas las mimaban con las palabras como ‘eres hermosa, eres una princesa’, aunque eso es muy importante. Todo esto da lugar a la autodefensa”, argumenta Ryzhkova.

Además, en Rusia hay más mujeres que hombres: 1.154 mujeres por cada 1.000 hombres, según informa RT, citando datos de Rosstat. Esta falta de atención masculina las mujeres la compensan (literalmente) a través del cuidado de sí mismas.

“Hoy en día, muchas mujeres rusas usan el maquillaje y otros métodos de belleza para cultivar el amor por sí mismas. Se vuelven mejores y más seguras. Nadie debería culparlas por esto necesitan tiempo y aprobación”, asegura Ryzhkova.

Métodos de belleza caseros

Con la edad las mujeres rusas siguen poniéndose arreglándose: algunas dedican toda su energía al cuidado de la piel, otras usan cosméticos incluso más que antes. Al mismo tiempo, casi todas las mujeres de más de 35 años hacen procedimientos de belleza en casa para evitar los altos precios de los salones de belleza.

Inessa Filatova, una doctora de 35 años de edad hace tiempo que ha cambiado el gimnasio por las carreras al aire libre y los estudios de manicura por el cuidado en casa. Su principal gasto es el maquillaje, hasta 10.000 rublos (158 dólares) al mes, como recomiendan las blogueras de belleza.

Alena Tishchenko, un ama de casa de 45 años y madre de dos hijos, dejó de usar maquillaje hace más de cinco años. Los productos básicos de cuidado personal (champú, acondicionador, gel de ducha, crema para la cara y el cuerpo) no le cuestan más de 1.000 rublos (16 dólares) al mes.

“No necesito más. Estoy segura de mí misma y de mi marido. Con el paso de los años es mejor ahorrar dinero para que tus hijos y nietos lo tengan todo”, dice Tishchenko.

Olga Chernetsova, una calderera de 55 años, prefiere que una amiga le tiña y le corte el pelo por 1.500 rublos (24 dólares) cada pocos meses. Durante más de 15 años ha estado comprando productos de maquillaje de Avon. Su maquillaje diario consiste en una sombra de ojos de color azul brillante, cejas finas como un hilo y lápiz labial rojo.

“Si no lo hago, mi cara desaparece detrás de las arrugas. Y salir sin maquillaje es indecoroso. Quién sabe, podría toparme con mi príncipe azul mientras saco la basura”, razona Chernetsova.

Tres razones por las que las mujeres rusas son las más bellas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies