Así se fabrican en Rusia carruajes y otros vehículos de época (Fotos)

Mijaíl Japaridze/TASS
Se necesitan varios años para hacer un trineo de perros adecuado, mientras que algunos carromatos pueden costar hasta 20 millones de rublos (324.000 dólares).

Uno de los talleres más famosos de Rusia dedicado a producir carruajes y medios de transporte clásicos, Carruajes y trineos de Mijaíl Kazenkin, tiene su sede en la región de Moscú, en el pueblo de Griaz, que en ruso significa “suciedad”.

“Todas las carretas están hechas a mano por un equipo de cuatro personas. El caucho para las ruedas, las telas y el acero para el carruaje, se compran por separado y a granel”, nos cuenta Elena Diátlova, la propietaria, mientras nos abre las puertas de un pequeño taller.

Un trabajador está dando forma a la estructura, la base que mantendrá el carro unido. Después, este se forra con el material que el cliente elija: madera, metal o plástico.

Después de eso, se sueldan los rigidizadores. Los rigidizadores son las “alas” a los lados del carruaje, y su función es asegurar que este mantenga su equilibrio cuando está en movimiento.

A continuación se sueldan el círculo de giro y los ejes, que son el mecanismo sobre el que se fijan las ruedas, permitiendo que éstas den vueltas. La foto muestra las ruedas de un carromato utilizado en la filmación del drama histórico, Borís Godunov (2018).

Este montón de abedules talados son futuros fustes, o barras, que sirven para enjaezar a los caballos. Para su producción se necesitan varios años, explica Diátlova. El hecho es que los abedules deben secarse durante al menos cuatro años antes de que puedan ser lijados y cortados en barras de la forma y longitud requeridas.

Después de que todos los componentes de un carro, incluyendo los asientos, se ajusten al tamaño deseado, el carromato se monta y se envía a una cámara especial de pintura en polvo. Allí, es pintado en cualquier color. Lo más común es que los clientes pidan que su carro sea pintado en el color de la madera, con el fin de que parezca antiguo.

Luego, los asientos del carruaje se cubren con cuero o polipiel, y las capotas se hacen de manera que los pasajeros puedan protegerse de la lluvia o la nieve. Si el cliente lo desea, el carruaje puede ser decorado con patrones y estuco.

Recientemente, ha aumentado la demanda de trineos bajos y anchos, conocidos como rozvalni, dice Diátlova. Sin embargo, hacer un trineo es aún más difícil que hacer un carruaje. Para hacer un trineo, los artesanos de la compañía compran roble, lo secan durante dos años, y sólo entonces vaporizan la madera y la doblan en una máquina especial hasta que la madera toma la forma deseada.

Se encargan carruajes y trineos para bodas, casas de vacaciones y para filmar películas históricas. Un carruaje de los normales cuesta a partir de 70.000 rublos (1.134 dólares), mientras que el precio de los trineos es de 20.000 rublos (324 dólares) para arriba. La empresa vende más de 60 trineos y carruajes al año.

Los vehículos clásicos modernos se hacen más anchos que los modelos históricos originales, porque la gente se ha hecho más alta, explica Diátlova.

“Hoy en día, hay suficiente espacio en un viejo carruaje sólo para un cochero y una persona en la parte de atrás. Tal vez recuerdes que en el pasado los carruajes acomodaban cómodamente a las damas con sus faldas completas y miriñaques, y los cocheros solían llevar enormes abrigos de piel de oveja. La gente se ha vuelto más alta y más grande, por lo que estamos ajustando nuestros carruajes a los parámetros modernos”, explica.

Hoy en día, los carruajes y trineos son comprados principalmente por los ricos propietarios de mansiones y fincas, dice Diátlova. La mayoría de estos clientes viven en Rubliovka, una zona cerca de Griaz que se considera el barrio más rico de Rusia.

“Conducir esos vehículos es una forma de deporte. Hay un cierto lujo en esto de llevar las riendas y conducir los caballos uno mismo; es casi una forma de arte”. Además, un buen carruaje puede costar hasta 20 millones de rublos si está decorado con tapicería cara y molduras de estuco dorado. Hemos recibido un pedido así. Es como conducir un Bentley, sólo que más interesante”, añade.

¿Quieres conocer algunos secretos y trucos para conducir una troika rusa? Pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies