10 maneras curiosas de mejorar tu dacha (Fotos)

Si piensas que una dacha no era más que una casa de madera con una huerta, tendrás razón. Si en cambio, te viene a la cabeza una especie de castillo de Disney… también tendrías razón. Bienvenido al maravilloso mundo de las dachas.

Para los rusos, pasar tiempo fuera de la ciudad es un pasatiempo sagrado. De mayo a septiembre todos los habitantes de la ciudad reúnen a sus hijos, abuelos y gatos y se dirigen a la dacha (en propiedad o alquilada). La mayoría están construidas por las propias familias, según su propio gusto, y por eso se pueden encontrar ejemplos variopintos. Aquí puedes ver algunos...

1. El arquitecto de Vologda, Leonid Ragutski, siempre había soñado con vivir en el Kremlin. Para ahorrarse el viaje hasta la capital, reconstruyó el Kremlin en su propia dacha. Su terreno está rodeado por una muralla del Kremlin de madera y con una torre Spásskaia. En el terreno plantó abetos azules, como en la Plaza Roja.

2. Este es el sueño de cualquier submarinista propietario de una dacha. Este invernadero para pepinos en forma de submarino apareció en una dacha en Yegorevsk, en las afueras de Moscú. Fue construido por encargo para el propietario.

3. ¿Qué ruso no sueña con una piscina en la dacha? El problema es que el clima no siempre es el más propicio... Ahí es donde entra en juego el ingenio, ya que puedes poner la piscina en el invernadero. Difícil de creer, pero muchas empresas están ofreciendo convertir los invernaderos en piscinas.

4. ¿Un ingenioso ejemplo de bricolaje o un tipo enamorado del deporte? Parece las dos cosas, la verdad. ¿Quién más podría haber encontrado una valla tan sensacional hecha de viejos esquís? Después de todo, no podría guardarlos todos en el balcón.

5. En un pueblo situado a 45 km al sur de Moscú, todas las dachas están hechas con antiguos autobuses Ikarus. A principios de la década de 1990, los propietarios de las dachas en el asentamiento de Beriozka-6 fabricaban invernaderos, saunas, cobertizos y casas de verano a partir de autobuses desguazados. El resultado es muy sorprendente.

6. Muchas dachas tienen un baño exterior. Este manitas de Severodvinsk construyó uno con sus propias manos para que pareciera.... un carruaje de los tiempos de Catalina la Grande. Solo nos queda ponernos de pie - bueno, sentarmos - y aplaudir.

7. Una barril recolector de agua de lluvia que parece un bote de leche condensada. Pero asegúrate de que no explota por el calor, como le ocurre a las de verdad.

8. Y esta dacha construida para que parezca un castillo no es propiedad de un oligarca, como se podría suponer. La montó un dentista de Tiumén (Siberia).

9. Una cabaña de madera es algo especial. Pero, ¿qué te parece esta piscina de troncos?

10. Solo un verdadero entusiasta podría haber construido un ferrocarril como este en su dacha.

Bonus:

Cerca de Tver, los propietarios de una dacha colocaron una alfombra en la parada del autobús, para hacer que la espera fuera agradable y cómoda.

Diez razones por las que merece la pena ir a una dacha en verano. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies