Os presentamos a Nikolái Popov, el primer surfista de la URSS

Nikolái Popov en Indian River Inlet, Maryland, en 1972-1974.

Nikolái Popov en Indian River Inlet, Maryland, en 1972-1974.

Archivo personal
Ahora está llegando a los 80 años de edad y sus tablas de surf están en su dacha, pero todavía recuerda la emoción de surcar las aguas por primera vez en su tabla de surf casera, hace más de medio siglo.

Agosto de 1966. Después de tres días de espera, el oleaje frente a la costa del cabo Tarjankut de Crimea fue finalmente lo suficientemente potente. Mientras el sol se elevaba en el cielo, Nikolái Popov y sus amigos agarraron su tabla casera (basada en fotos de revistas americanas) y se fueron directos al agua.

Nikolái en el cabo Tarjankut de Crimea en 1966.

“Oímos el sonido de las olas temprano en la mañana y corrimos a la playa. No eran fuertes como las del océano, sino irregulares y espumosas, era difícil atravesarlas, las olas me daban vueltas y me llevaban de vuelta a la orilla”, recuerda Nikolái. “Finalmente logré llegar al oleaje y sentir la tabla. Al principio no podía levantarme sobre ella, pero la sensación de ser arrastrado por las olas era increíble. Han pasado seis décadas desde entonces, pero todavía recuerdo esa experiencia. Es probable que fuera la primera vez que un soviético intentaba surfear”.

Nikolái Popov en 2015.

Jack London y la junta de bricolaje

Nikolái era capitán del equipo de esquí de montaña de la Universidad Estatal de Moscú Lomonósov (MSU) cuando comenzó a interesarse por el surf. En 1961 le regalaron el libro The Cruise of the Snark, de Jack London, en el que el escritor narra su viaje a Hawái y a las islas de la Polinesia, donde fue testigo por primera vez de la manera en la que los lugareños surcaban las olas sobre una simple tabla.

Nikolái en el cabo Tarjankut en 1966.

“Este libro me causó una impresión indeleble y decidí que encontraría una forma de probar el surf. Estaba claro que para hacerlo probablemente tendría viajar a algunos países lejanos del sur”, recuerda Nikolái. Sin embargo, vivía en la Unión Soviética y era difícil para los rusos visitar lugares como Australia, Nueva Zelanda y EE UU, donde el surf estaba de moda. Por lo general, sólo los diplomáticos y periodistas de la Agencia de Prensa Soviética Novosti (APN) podían viajar al extranjero. Afortunadamente, a Nikolái le ofrecieron un trabajo como editor de una revista llamada Soviet Life, que era propiedad de APN.

“Pregunté a muchos de mis colegas, alrededor de 100 de ellos, si habían intentado surfear cuando viajaban al extranjero. Pero aunque algunos habían oído hablar de este pasatiempo, nadie lo había probado. En aquel entonces, a los soviéticos no se les animaba a probar cosas exóticas durante sus viajes de negocios, así que pronto me di cuenta de que mi misión en la vida era convertirme en el primer surfista soviético”.

Nikolái decidió fabricar una tabla él mismo, inspirándose en las revistas de surf americanas. También interrogó a sus amigos oceanólogos de la universidad sobre lugares de la URSS donde fuese posible practicar surf.

Después de algunas deliberaciones, Nikolái y sus amigos llegaron a la conclusión de que la costa de Eupatoria, en Crimea, y la del Caspio, cerca de Majachkalá, les ofrecían la mejores oportunidades para cabalgar olas. Diseñaron una tabla de espuma plástica y emprendieron un viaje por carretera al cabo Tarjankut de Crimea, cerca de Eupatoria. “Viajamos en coche, alquilamos una casa en la playa y empezamos a construir la tabla”, recuerda Popov. “Durante los tres días siguientes cortamos las piezas que necesitábamos de plástico de espuma, las pegamos con resina epoxi, las enyesamos con fibra de vidrio y le añadimos una quilla, todo según las revistas que teníamos. La tabla no duró mucho, por supuesto, pero hizo lo que se le pedía durante casi un mes antes de ser destrozada en pedazos por una ola muy fuerte”.

De Estados Unidos a la URSS

La siguiente vez que Nikolái fue a surfear fue en 1970, cuando viajó a Estados Unidos para cubrir una exposición de fotografía soviética llamada “La URSS: el país y la gente en la fotografía artística”. Aquello duró un año en el que viajó de una ciudad a otra, incluyendo San Francisco y Los Ángeles. En esta ciudad Nikolái conoció a surfistas locales y durante casi un mes surfeó en lugares famosos como Half Moon Bay y Stinson Beach.

“Allí había olas de verdad”, recuerda Nikolái. “Y eran diferentes, suaves y que rompían a cierta distancia unas de otras, dando la oportunidad de girar, ajustar el rumbo y esperar otra ola adecuada. Fue una experiencia completamente diferente, más interesante y emocionante. De vez en cuando, chocaba con una ola particularmente grande, algo a lo que no estaba acostumbrado. Pero siempre pedía consejos a los locales”.

Cerca de San Francisco, 1970.

El surfista ruso confiesa que, al principio, practicar este deporte consiste en caerse (y volver a levantarse) y que ha tragado más agua salada de la que puede recordar. Nikolái incluso se rompió dos costillas haciendo lo que más le gusta y pasó algunas horas en agua fría sin traje de neopreno.

Al poco tiempo, consiguió un traslado de dos años a la oficina de Soviet Life en Estados Unidos. Finalmente consiguió su propio traje de neopreno por 50 dólares y surfeó tanto como pudo. En 1975 regresó a la URSS y se dedicó a explorar lugares para surfear en la Unión Soviética. Cabalgó las olas en la costa de la península de Sulak cerca de Majachkalá, el estrecho de Riga-Strand en Letonia, Palanga en el oeste de Lituania, y Eupatoria de Crimea.

Indian River Inlet, Maryland, 1972-1974.

Su apuesta por desarrollar este deporte en su patria recibió el apoyo del Club Deportivo de la Academia Soviética de Ciencias y Tecnología Juvenil. Estas instituciones escribieron cartas de recomendación que ayudaron a Nikolái a llevarse bien con las autoridades locales de los lugares que visitó en sus expediciones. “Te instamos a que ayudes al camarada Popov N.P. en todo lo que puedas a apoyar sus esfuerzos”, dice una de las cartas escritas por el redactor jefe Dmitri Zajárchenko y dirigidas al Primer Secretario del Comité Regional del Komsomol de Daguestán.

“No tenía alumnos, pero a veces les dejaba mi tabla a los que querían probar el surf. La gente tenía curiosidad, pero lleva tiempo acostumbrarse, no aprendes de la noche a la mañana. En general, nunca hubo ninguna vibración negativa hacia mi interés por el surf. Todos, incluso las autoridades y el Komsomol, lo trataron con respeto y mostraron su aprobación”, recuerda.

Contribución

A mediados de los años 70, el Club Deportivo de la Academia Soviética de Ciencias y Tecnología Juvenil publicó dos artículos de Nikolái sobre el surf, que recibieron muchos comentarios de todos los rincones de la URSS. La gente, incluyendo habitantes de Sajalín o Kamchatka, compartió sus historias sobre intentos de hacer surf.

Tarjankut, 1966.

Gracias a sus escritos, Nikolái fue contactado por un astillero cerca de Feodosia, en Crimea, que diseñaba tablas de windsurf. “Querían hacer tablas modulares de windsurf, para que una tabla pesada de tres metros pudiera transformarse en una tabla de surf más pequeña. Les aconsejé sobre un diseño adecuado y les ayudé en las pruebas”, cuenta Nikolái. El resultado fue una tabla bastante gruesa y difícil de manejar, pero que marcó un hito como uno de los primeros intentos de diseñar una tabla de surf en la Unión Soviética.

El surf no despegó realmente en Rusia hasta los años 90, cuando los rusos empezaron a tomárselo en serio en lugares como Kamchatka. En 2015 fue incluido en el Registro de Deportes de Rusia y un año más tarde, incluido en el programa olímpico.

Nikolái, que dedicó su carrera al periodismo y la sociología, surfeó por última vez en 1987. Desde entonces sus dos tablas, que compró en Estados Unidos, se han jubilado y están en su dacha. “¿Qué se iría a surfear ahora? Probablemente, pero sólo con olas pequeñas”, sonríe.

¿Sabías que hay gente que hace surf en el Ártico? Pincha aquí para saber más sobre esta práctica deportiva.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies