Llega el curioso videojuego que recrea el aburrimiento y la desesperación del invierno ruso

Iliá Mazo/YouTube
‘Es invierno’ te deja atrapado en la ‘noche de marmota’ de una ciudad de provincias rusa. Se trata de un convincente simulador de la vida de un ruso medio, tan poco optimizada y tonta como la propia realidad.

Es de noche y de repente te despiertas en una habitación de un apartamento de una ciudad rusa. Eres pobre y ni siquiera tienes una computadora, tan solo hay una radio en la cocina. Vamos a ver si hay algo de comer en la nevera: hay tomates, algunos huevos y poco más. El microondas funciona, pero el calentador de agua no, así que te quedas sin té. En la sala de estar hay dos tristes flores en el alféizar de una ventana. De la pared cuelga una alfombra. Fuera nieva sin parar...

El juego It's Winter (Es invierno) forma parte del proyecto ZIMA, obra del poeta moscovita Iliá Mazo, y es perfecto para los amantes del arte ruso oscuro. El autor lo denomina “ópera digital” e incluye un libro de poemas, un cortometraje, un álbum musical y una representación teatral que aún no se ha presentado.

Una realidad que no funciona bien

Lo que más ha atraído la atención del público ha sido el juego, en lugar de los poemas y la obra de teatro. Está disponible en Steam desde principios de marzo y parece una simulación perfecta de la vida rusa. Bueno, es una simulación de la peor versión de la vida rusa. ¿Es algo hecho a propósito?

Creado por Alexánder sad3d Ignátov, Es invierno es un simulador de caminar. Al igual que en Dear Esther de The Chinese Room, el jugador solo puede andar e interactuar con objetos seleccionados. Es posible abrir y cerrar la nevera, encender y apagar la luz, pero no sentarse ni acostarse. Al encender la radio lo que se retransmite es estático y un poema leído con la voz de una niña. ¿Quizás haya algo que hacer más allá del apartamento?

Solo se puede recoger la basura esparcida por el pasillo. Las puertas de otros pisos no se abren, por mucho que se golpeen. En el patio se ven unos columpios vacíos, las ventanas iluminadas de otras casas (no se puede entrar) o tiendas cerradas. Al tratar de salir de ahí, en el mejor de los casos se ve un  tractor solitario. Al tratar de caminar por el bosque el juego comienza a ralentizarse hasta quedarse atascado en las texturas. Al parecer es un fallo técnico en el Matrix ruso. Hora de recargar.

Lo que ha atraído a la mayoría de los jugadores es la sensación de estar atrapado. De hecho, una de las características de la vida en las afueras de una ciudad rusa es que todos los días son iguales, especialmente en invierno. De hecho, el paisaje está elaborado con meticulosidad, y han prestado gran atención a los detalles. Deseas que el juego esté más desarrollado.

‘Lo primero que hice fue tirar los poemas por el inodoro’

Me encuentro en el pasillo,

Masticando un trozo de pastel.

Salí de la cocina,

Pero no había necesidad de entrar en la habitación.

Este es uno de los más de cien poemas breves incluidos en el libro de poesía creado para el proyecto. Todos son muy minimalistas y apenas tienen significado o imágenes. En el cortometraje, los poemas del libro son leídos o cantados por unos oscuros músicos rusos.

Sin embargo, los usuarios de Steam no prestan mucha atención a los poemas, aunque Iliá Mazo, el creador del proyecto, dice que son “el eje” del proyecto. “Lo primero que hice fue tirar los poemas por el inodoro”, escribió un usuario en la página del juego en Steam. Los rusos solo quieren jugar a este simulador de la desesperación, y quieren que sea exacto.

“Hay colillas de cigarrillos por todas partes, pero no se puede fumar. No hay ‘desesperación rusa’ sin nicotina”, afirma otro jugador. “Me gustaría que la ciudad fuera más real, quiero que haya ruido en los pisos vecinos, gritos de borrachos por las ventanas”.

A los jugadores rusos les encanta la desesperación, pero no pierden el sentido del humor.

“Crea una versión multijugador, quiero competir con mi amigo bebiendo vodka”.

“¿Por qué sólo puedo hacer huevos revueltos? ¿No puedo hacer una sopa? Estuve dando golpes a las patatas y a la col con un cuchillo durante mucho tiempo, ¡pero no puedo cortarlas! ¡¿POR QUÉ?!”

Algunos jugadores de habla inglesa también apreciaron el proyecto: “Si sientes que tu vida está llena de cosas, compra el juego, es demasiado relajante para dejarlo pasar. Mi mejor consejo sería encender la bañera y el lavabo y esperar que los sonidos del agua corriente te lleven a tu propio mundo dentro del juego. Crea bien el ambiente, es un poco repulsivo pero muy relajante. Vaya humor más sombrío”.

Sin embargo, hubo usuarios que fueron mucho más escépticos. Tal y como señaló un crítico, el programa es demasiado exigente para un juego indie basado en motor Unity. “Es demasiado, vender un lugar que puede ser compilado en Unity de la noche a la mañana por 200 rublos (unos 3 dólares)”, dice un usuario. “No merece la pena pagar por el juego”, dicen muchos otros. Una de las reacciones más populares de los usuarios es: “Es una buena idea pero queremos más interacciones, más contenido”.

Los desarrolladores respondieron a una de las demandas. “Somos completamente independientes y solo somos dos, por eso el juego no está optimizado en cuanto a hardware: habría sido tan difícil como crear otro juego... Bajar la calidad de los gráficos, debería resolver el problema. Hicimos todo lo posible para crear el juego, no nos culpes porque tu PC no funcione correctamente, ya que si no, no tendrás juegos sobre el invierno ruso, sino varios Far Cries con millones de presupuesto”.

Y tienen razón.

Lo que queda claro es que los rusos no tienen suficiente dolor ni desesperación. “Estoy jugando a un simulador de vida en una casa de hormigón, mientras estoy sentado en una casa de hormigón. Esperando a que salga la versión de RV, para escapar de la realidad a la realidad!”.

No podría haberlo dicho mejor.

Rusia 2077. Así es el increíble futuro del país en una ‘realidad paralelaʼ (Imágenes)

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies