Chica de provincias consigue millones de visitas en Instagram riéndose de la vida de la ciudad

BiZkettE1/Freepik, PolyaizDerevk
Polina ha dejado la ajetreada vida de ciudad y hace divertidos videos sobre las tendencias urbanas rodeada de ovejas.

En el Instagram de Rusia ha surgido una nueva estrella: Polyaiz Derevki (Polia de pueblo). La cuenta pertenece a una chica llamada Polina de 27 años, que vive en una aldea a cinco horas en tren de Moscú desde hace más de dos años. Sus padres y amigos a menudo van a visitarla, pero Polina vive sola, así que por razones de seguridad no revela su paradero exacto.

Polina publica vídeos muy divertidos sobre su vida cotidiana en el campo, en los que se burla de las comodidades de la vida urbana. Por ejemplo, muestra un spa de pueblo, o sea, un lavabo y un abrevadero; y presenta una casa de baños de pueblo como si fuera una suite de lujo.

Empezó a programar para sus amigos

Polina comenzó su blog en Instagram en mayo de 2017. Al principio, solo subía vídeos para que sus amigos se hicieran una idea de lo que es su vida en el campo. Les gustaron tanto que la convencieron para que siguiera publicando. Fue consiguiendo suscriptores poco a poco y después de llegar a los 5.000 tuvo un fuerte aumento. “Llegué al millón de suscriptores en mi cumpleaños y pensé: 'Hakuna Matata”, dice Polina a Russia Beyond.

En sus vídeos Polina afirma que quiere seguir el ritmo de vida que hay en la ciudad. “Tengo numerosas formas de entretenimiento: puedo deslizarme en un banco mojado, cortar leña, recoger toda clase de basura en un montón, esperar a que me muerda una hormiga. Hay todo tipo de pasatiempos disponibles: un spa, una barbacoa, una pila de abono, la mitad de ustedes probablemente no tienen idea de lo que es una pila de abono”.

Polina publica videos de sí misma cavando.

Cortando troncos. 

Posando con cabras. 

Cantando. 

Comiendo manzanas, con una vuelta de tuerca. 

Lo que atrae a miles de personas a sus videos es la habilidad de Polina para burlarse de las personas que están obsesionadas con determinadas cosas, ya sea la moda, el ejercicio físico, un estilo de vida saludable o el aspecto.

“Quiero estar al día con las últimas tendencias de Moscú. Ya sabes, culos tonificados, zancadas, sentadillas. Chicas, ¿cuáles son los términos de moda? Hay que levantar pesas”, dice Polina en un vídeo que muestra chatarra oxidada. “Y no te olvides de la nutrición sana: todas esas bayas de goji-fiji-viuji”, continúa, sacando un poco de hierba de la tierra y colocándola encima de una seta venenosa.

También se burla del popular eslogan de motivación de Instagram: “Sal de tu zona de confort”.

“No planeado”

Su biografía en Instagram se basa en una cita de una popular canción de Banderos, sobre una chica de provincias que sueña con mezclarse con famosos: “Le gustaría vivir en Manhattan y compartir secretos con Demi Moore”. La versión de Polina dice: “No me gustaría vivir en Manhattan y solo comparto mis secretos con las cabras”.

Polina ha vivido en diferentes ciudades: Vladímir, Moscú, Nizhni Nóvgorod. Ha estudiado y ha tenido algunos trabajos temporales. Cuando pasó unas vacaciones en una casa de pueblo, se dio cuenta de que esa era la vida que le gustaba. “Para mí no fue una decisión difícil ni una necesidad. Solo vine, me gustó y me quedé”.

Además de los beneficios obvios - aire fresco, vida lenta, librarse de los atascos o las multitudes - la principal atracción de la vida en el campo para Polina fue el paisaje.

Vida y popularidad en el pueblo

Polina no se parece a la típica pueblerina y prefiere la moda callejera a los pantalones anchos y holgados. Dicho esto, señala, los lugareños no se preocupan por lo que está “de moda” y lo que no está, y no prestan mucha atención a lo que llevan puesto.

“Para ellos solo soy una buena vecina. Nos visitamos, hablamos, todos se conocen por su nombre y vivimos en paz”.

Durante mucho tiempo Polina solo salía en Instagram. Recientemente ha tenido su primera aparición en un popular programa de blogueros de YouTube.

“Solo quería hablar un poco de mí misma, para que la gente me mirara desde un ángulo diferente, para que me conociera”, explica.

Polina recibe un montón de ofertas publicitarias. “Ya he puesto anuncios y no respondo a todas las ofertas. Pero me gusta hacer mis propios anuncios y los trato como un proceso creativo”, dice.

Con el dinero de la publicidad, está terminando de construir su casa. Polina dice que no abandonará el pueblo, aunque empiece a ganar dos o tres millones de rublos al mes.

“Para los lectores extranjeros, diré una cosa: los pueblos rusos son lo mejor que hay”.

Rusia es un país con gran diversidad cultural, te lo mostramos aquí

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies