¿Epifanía ortodoxa? ¡Todos a hacer cola para una zambullida helada! (Fotos)

Reuters
En el día que conmemora el bautismo de Jesús, los rusos celebraron una de las tradiciones ortodoxas más evocadoras: zambullirse en las heladas aguas de ríos y lagos. Más de dos millones de fieles participaron en la ceremonia. Entre ellos, Vladímir Putin.

Vladímir Putin también participó en las gélidas inmersiones con motivo de la Epifanía ortodoxa. En la noche del 18 al 19 de enero, el presidente ruso se unió a los fieles que rindieron homenaje al bautismo de Cristo con el espectacular rito de la inmersión. Estas zambullidas tienen lugar, como de costumbre, en un agujero en forma de cruz, llamado Jordán, excavado en el hielo de lagos y ríos. Después de la bendición de un sacerdote, los fieles se sumergen tres veces en el agua helada. La ceremonia, que tiene lugar cada año con temperaturas polares, recuerda el bautismo de Jesús en las aguas del río Jordán.

La representante oficial del Ministerio del Interior ruso, Irina Volk, informó que se celebraron alrededor de 9,5 millones de conmemoraciones religiosas por todo el país, con la participación de 2,4 millones de creyentes. Para velar por este solemne rito, fueron desplegados más de 41.000 agentes del orden.

Según una encuesta realizada en vísperas de las celebraciones por el proyecto Bátiushka online, el 26% de los rusos aseguraron que tenían la intención de participar en el rito.

Según los fieles, zambullirse en agua helada no es algo tan aterrador como pudiera parecer: cuando la temperatura del aire es de -20°C y la del agua de +2°C, la sensación es como si te estuvieras sumergiendo en “leche recién ordeñada”. Lo más importante es, una vez se sale del agua, envolverse inmediatamente en una toalla.

Sin embargo, las recomendaciones de los médicos son estrictas: no al alcohol y sí a los alimentos grasos, como el tocino de cerdo. Los buceadores primerizos no deben pasar más de diez segundos en el agua y, una vez fuera, deben secarse y vestirse inmediatamente. Obviamente este es un ritual no recomendado para aquellos con problemas cardíacos, diabetes o trastornos del sistema nervioso.

Pincha aquí para ver a unas bellas rusas que seguramente derritieron el hielo durante su inmersión.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies