5 juegos rusos al aire libre para disfrutar el invierno con los niños

Bart/Flickr, Victoria Borodinova/Pixabay
Cuando hay nieve durante la mitad del año, hay que aprender a disfrutarla.

Los rusos están acostumbrados a la nieve, después de todo, hay mucha en el país. Te proponemos algunas maneras de aprovechar al máximo el clima frío.

1. Construir una fortaleza de nieve

La construcción de una fortaleza de hielo puede durar varios días. En primer lugar, trata de encontrar un lugar tranquilo lejos de las carreteras, de los caminos ruidosos y que no le dé la luz del sol directamente. Suponemos que no quieres que tu castillo se derrita.

Todo lo que necesitas es un par de cubos (los rectangulares son mejores) y nieve. Rellena el cubo con la nieve, dale la vuelta y ¡ahí lo tienes! Un ladrillo para tu propio kremlin, que en ruso significa fortaleza. Colócalos uno encima del otro para crear una pared. El tamaño y el estilo de tu fortaleza dependen de los límites de tu imaginación.

2. Rey de la montaña

Encuentra una colina, cuanto más alta mejor, para que tus hijos la “ataquen”. Se trata de un típico entretenimiento eslavo de invierno: una persona, el zar (generalmente el jugador más experimentado), se queda en la cima de la colina mientras los otros jugadores intentan empujarlo hacia abajo. El ganador se convierte en el nuevo “rey de la montaña”. Es un juego bueno, limpio y lleno de diversión.

3. Bolas de nieve

Este simple y popular juego ha existido desde siempre, pero ¿crees que no hay reglas? Bueno, en Rusia las hay. Encuentra un lugar para la pelea en la nieve y divide a la gente en equipos. El objetivo es atacar al otro equipo hasta que huyan del lugar. Para ser honesto, en Rusia este juego dura hasta que todo el mundo está demasiado cansado o demasiado mojado para continuar.

Otra idea: escoger un objetivo (o dibujarlo en la pared) y ver quién lanza con más precisión. El ganador recibe un premio.

4. Construir un muñeco de nieve

Hay que esperar a que la nieve sea la adecuada: debe estar lo suficientemente húmeda pero también ser densa. Para probar la calidad, haz una pequeña bola de nieve primero. Trata de evitar hacer el muñeco de nieve sobre un camino asfalto o cerca de uno. El calor puede hacer que se empiece a derretir por abajo.

A la hora de hacer el cuerpo y la cabeza tienes que hacer tres bolas: cada una más grande que la siguiente. La más pequeña debe ser la cabeza, mientras que la más grande corresponde a la base o “las piernas”. Use una zanahoria para la nariz, ramitas para los brazos y trozos de carbón para los ojos y los botones. En Rusia los muñecos de nieve suelen llevar un cubo como sombrero, ¿por qué no?

5. Deslizarse por las colinas sobre un pedazo de plástico o ‘ledianka’

A los niños les gustan las colinas llenas de hielo y están listos para pasar todo el día subiéndolas y bajándolas. En Rusia la mayoría de los niños e, incluso los adultos, tienen una ledianka (alfombra de plástico para deslizarse por el hielo). Están a la venta en cualquier tienda y son muy baratas. Algunas empresas incluso producen versiones más a la moda, en forma de coches de carreras o como accesorios de superhéroes. Si no tienes una ledianka usa un trozo de plástico. Por cierto, en la época soviética, los niños se tiraban colina abajo en sus mochilas.

Si quieres divertirte en invierno, echa un vistazo a estos consejos de la Rusia soviética.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies