¿Cómo es una típica vivienda rusa?

Tatiana Manáieva
Las diferentes formas de propiedad, fronteras entre espacios comunes y privados, los balcones como lujo, vecinos ruidosos detrás de paredes demasiado delgadas… estas son sólo algunas de las peculiaridades de la vida residencial rusa.

Si piensas que un apartamento de 27 metros cuadrados no es apto ni siquiera para un estudiante universitario, entonces te sorprenderá saber que muchas familias rusas a menudo crían niños en propiedades así de pequeñas. Echemos un vistazo a cómo los rusos crean su hogar en estos pequeños espacios.

La primera característica distintiva de la vivienda rusa es la cuestión de la propiedad: desde 2016, más del 87% de las familias son propietarias de su lugar de residencia (como resultado de la privatización llevada a cabo en los años 90 y 2000). Pero muchas de estas casas y pisos rusos fueron construidas antes de 1970. La familia rusa media, compuesta por tres o cuatro personas, vive en un apartamento de dos habitaciones de aproximadamente 50 metros cuadrados.

De hecho, el 64% de las familias rusas viven en apartamentos de menos de 60 metros cuadrados. ¿Cómo lo hacen? Hagamos un breve recorrido por un apartamento típico ruso.

Entrada

La mayoría de los rusos viven en bloques de apartamentos. El hueco de la escalera se considera un espacio público y es limpiado por los servicios comunitarios. Por lo tanto, la mayoría de los rusos no se molestan en mantenerlo ordenado. No es sorprendente que uno no pueda guardar sus pertenencias en el hueco de la escalera, ya que constituye una violación de las normas de seguridad contra incendios. Sin embargo, debido al pequeño tamaño de los apartamentos, artículos como bicicletas y cochecitos de bebé a veces se dejan allí aparcados.

Vestíbulo

En edificios que datan de los años 80 y posteriores, muchas entradas tienen pequeños pasillos con una puerta adicional de hierro. Esto se debe a que durante la década de 1990 los índices de criminalidad se dispararon, y la gente usaba este espacio para encadenar sus bicicletas, cochecitos, guardar a veces piezas de mobiliario, montones de ropa de invierno y todo lo demás.

Las puertas originales de los apartamentos de la era soviética eran delgadas e inútiles, por lo que mucha gente se esforzaba por conseguir dinero para instalar una puerta más gruesa, razón por la cual muchos apartamentos ahora tienen puertas dobles. Los vestíbulos suelen ser muy pequeños, suficientes para albergar un armario, un espejo, un zapatero y algo de espacio para poder quitarse el abrigo. Los huéspedes deben quitarse los zapatos y ponerse zapatillas. “El suelo está limpio, a pesar de todo”, solía ser una invitación habitual para quitarse el calzado.

El vestíbulo también tiene un entresol (palabra francesa conocida por todos los rusos, que en español hace referencia a un piso intermedio entre dos plantas principales de un edificio). Suelen ofrecer grandes espacios de almacenamiento que no son tan evidentes a primera vista. ¿Por qué son tan importantes y se pueden encontrar en casi todos los apartamentos? Porque a los rusos les encanta guardar cosas.

Cocina

Las cocinas más pequeñas en Rusia tienen unos 4,5 metros cuadrados de tamaño. Sorprendentemente, uno puede meter en este espacio una nevera, un hornillo de gas (o eléctrico), una mesa para tres personas, varios armarios y un fregadero. Como en la mayoría de los países, la cocina es un lugar para preparar y comer, pero en Rusia también es un lugar para tener discusiones nocturnas acompañado de una botella de cualquier cosa o de interminables tazas de té.

Si no eres una persona cercana al propietario de inmueble (por ejemplo, eres un trabajador social, un médico o un vendedor), te invitarán a la sala de estar, pero si eres un amigo de la familia, entonces vete directamente a la cocina, donde te ofrecerán lo que haya en la nevera (prepárate para una comida abundante, una nevera rusa nunca está vacía).

Además, no te sorprendas de que un padre eche a su esposa e hijos de la cocina si sus amigos aparecen a tomarse una copa. Del mismo modo, el padre será expulsado cuando las amigas de la esposa se reúnan para cocinar o charlar.

Habitaciones

En Rusia, el concepto “comedor” es un manejado sólo por los ricos. Hoy en día, al igual que en la época imperial, sólo los más adinerados pueden permitirse una habitación separada para acomodar a los huéspedes para una cena o una fiesta. Lo que se llama un “comedor” o un “cuarto de huéspedes”, suele ser simplemente la habitación más grande del apartamento.

En la mayoría de los casos, el sofá grande es en realidad un sofá cama y, por la noche, el “comedor” se convierte en el “dormitorio principal” de los cabezas de familia; mientras que la “habitación pequeña” o “habitación de los niños” es donde los hijos duermen, juegan y hacen sus deberes, donde además se permite que los huéspedes borrachos se descansen sobre el suelo, sobre una manta.

Cuando los niños crecen y abandonan el hogar familiar, esta habitación de invitados puede convertirse en el “comedor”, algo que suele marcar el comienzo de la edad de jubilación de los propietarios.

Otra parte importante de la vida residencial es el balcón, que a menudo también sirve como espacio de almacenamiento, pequeño salón, lugar para colgar y secar la ropa, un lugar para fumar si tu familia está en contra de usar tabaco en el interior. En resumen, disponer de un balcón es una característica muy buscada en los apartamentos rusos.

Si siempre pensaste que un cuarto separado conforma un espacio privado, entonces piensa de nuevo. En la mayoría de los edificios de apartamentos rusos, las paredes son delgadas (para ahorrar espacio y recursos), por lo que tú y tus vecinos podréis escucharos  muy bien, algo que afectó enormemente la vida privada y vida sexual del pueblo soviético.

Cuarto de baño/baño

Los baños y aseos suelen estar en una misma habitación, pero muchas personas prefieren que estén separados porque por la mañana, cuando los niños se preparan para ir a la escuela y los padres para ir el trabajo, es mejor tener el baño y el aseo en espacios separados. Sin embargo, no todos los apartamentos disfrutan de este “privilegio”.

Por otro lado, la combinación de tener cerca el inodoro y la bañera ahorra mucho espacio, así como energía. Ambos espacios están iluminados con una bombilla (¿no has reparado en la pequeña ventana que da del baño al inodoro?). Los baños, incluso los que combinan ambos elementos, suelen ser muy pequeños: unos 4 metros cuadrados. Casi nunca hay posibilidad de instalar un jacuzzi.

Pincha aquí para leer sobre las kommunalkas (pisos compartidos soviéticos) de San Petersburgo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies