10 cosas raras que los rusos guardan, por si acaso, en su balcón

Gregori Avoián
Los rusos siempre están listos para el Apocalipsis, basta con echar un vistazo a sus balcones para darse cuenta de ello.  Russia Beyond ofrece una lista de las cosas más extrañas que la gente acumula para un día negro.

1. Esquís de madera

Algunas personas guardan solo un esquí de madera. Si le pregunta a su amigo ruso por qué lo hace, apuesto a que diga: "¡Por si acaso!". Tal vez puede ser utilizado para la leña o para matar a un vampiro.

La mayoría de los rusos que guarda un esquí de madera lo hace, más bien, por nostalgia. Les recuerda su juventud (dependiendo de su edad, por supuesto). Pero si alguien pudo permitirse el lujo de tener unos esquís en la época soviética, en realidad era muy afortunado.

2. Kettlebells o pesas rusas

En la URSS kettlebells (o las pesas rusas, como se conocen en español) de 32 kilos eran muy populares. La mayoría de los hombres soviéticos tenía una o dos en casa y las usaban para ganar músculo. Ahora mismo las pesas rusas están llenas de polvo en los balcones, pero antes la gente creía que los comunistas escondían sus reservas de oro y platino dentro de estos objetos. Tal vez por eso algunos no las tiran: tienen la ilusión de poseer una pequeña fortuna.

3. Jarros de tres litros para la salmuera

Los rusos llevan en su ADN la necesidad de conservar las verduras en tarros de cristal para aprovecharlas durante los largos inviernos. Incluso si algunos no tienen una dacha para cultivar las legumbres, ni tiempo para hacerlo, de todas formas tienen un montón de viejos tarros de cristal en su balcón.

4. Una nevera vieja

Es difícil encontrar balcones en Rusia en los que no haya una nevera. Desenchúfela, saque los estantes y se convierte en un magnifico armario para los calcetines y medias. Sin embargo, antes de usarlo conviene limpiarlo un poco.

5. Radiosy televisores

Un viejo proverbio ruso dice algo así como: “Nunca tire un viejo televisor o una radio”. Fuera de bromas, parece que la mayoría de los rusos respetan esa regla, simplemente por diversión.

6. Pinturas y pinceles

¿Hay algo más útil que un viejo pincel lleno de pintura seca y dura? Es probable que Rusia sea la única nación en este planeta que mete los pinceles en white spirit después de usarlos. Precisamente esa es la razón por la que tanta gente en el país eslavo almacena pinceles en su balcón. La pintura seca también puede ser resucitada gracias a un disolvente.

7. Un hacha

Y si no, ¿cómo piensa convertir su único esquí en leña?

8. Jabón de lavandería

Casi nadie usa el jabón en vez del detergente en polvo. Pero muchas personas siguen guardando grandes cajas de jabón en casa. ¿Por qué? No tienen fecha de caducidad, lo cual resulta genial cuando de repente te quedas sin detergente y necesitas desesperadamente lavar tu ropa sucia.

9. Neumáticos desgastados

Russia Beyond le ofrece escribir sobre algo que puede ser aun más inútil que un neumático desgastado (lo puede hacer en la sección de comentarios más abajo). Nos faltan palabras.

10. Cerillas, sal, azúcar y alforfón

En Rusia existe la frase: "reserva de emergencia" (neprikosnovenni zapas o NZ, en ruso). Cada ruso sabe lo que esto significa. Y cada uno almacena algunos ingredientes vitales para casos de emergencia. Esto podría ser una continuación del miedo al ataque nuclear que realmente existía en la época soviética.

Estén atentos a la publicación del siguiente artículo sobre las cosas inútiles que los rusos guardan en sus dachas. Si este artículo le ha sorprendido, que sepa que todavía no ha visto cosas realmente sorprendentes.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más