Más de 120 años. Estas son las personas más mayores de Rusia

Les gusta la mantequilla y el té dulce, han tenido hijos después de los 50, no toman medicinas y tienen vivencias de tres siglos diferentes.

Tanzilya Bisembéieva, 122 años 

El pequeño pueblo de Islamgaza en el interior de la región de Astracán (a unos 1.400 km al sur de Moscú) estuvo en las portadas de todos los periódicos de Rusia hace un par de años. Allí, uno de los habitantes más mayores del país, la kazaja Tanzilya Bisembéiva, celebró su 120ª cumpleaños. Actualmente tiene 122 años.

Tanzilya nació en 1896, en la Rusia zarista. Su primer marido murió en el frente durante la Segunda Guerra Mundial. Su hijo murió en la infancia. Cuando terminó la guerra tenía 49 años. Poco después tuvo una propuesta de matrimonio de un anciano kazajo. Lo aceptó y entonces tuvo tres hijos, que actualmente tienen 53, 54 y 57 años, respectivamente. Dio a luz en casa y, según sus familiares, no fue a ver a los doctores hasta que tuvo 100 años.

“Mamá ha visto mucho a lo largo de su vida. Ha vivido desde la época de Rasputin hasta la de Putin. Ha trabajado toda la vida, bien en el campo o en la bakhcha (un campo de sandías, melones o calabazas)”, comenta su hijo Shintas Bisembéiev.

La diferencia de edad entre Tanzilya y el miembro más joven de su familia es de 119 años. Actualmente tiene 10 nietos, 24 bisnietos y dos tataranietos. Ya no sale más a la calle pero sí se mueve en casa por sí misma. Le encanta seguir las noticias internacionales y solo come comida natural. Según estadísticas oficiales, en la región de Astracán hay otros 71 residentes que superan los 100 años de edad.

Appaz Ilíev, 122 años

Este hombre también nació en 1896 y es residente de Ingushetia. Su pueblo, Guli, se encuentra en lo alto de las montañas y en toda su vida Appaz solo ha bajado de ellas en pocas ocasiones. “Solamente bajó para luchar en la revolución con el Ejército Blanco. Luego fue al frente durante la Gran Guerra Patria, pero de allí fue deportado a Kazajistán”, explica su sobrino Ajmet.

En su larga vida Appaz no ha fumado nunca ni ha probado el alcohol. Las verduras que come procedes solamente de su huerto. También le gustan los productos lácteos, la carne y bebe agua de manantial. Todos sus dientes son reales y no toma ninguna medicina (solamente las inyecciones).

El viejo montañés tiene ocho hijos, 33 nietos y 34 bisnietos. Ha durado más que sus dos mujeres y ha enterrado a tres hijos. Hace cinco años todavía montaba a caballo y arreaba el ganado, apoyándose en una pala como si fuera una muleta. Cuando le preguntan cuál es la lección más importante de su vida, responde: “Una persona se vuelve buena si ves lo bueno que hay en él”.

Nanu Shaova, 127 años

Es la mujer más mayor de Rusia en la actualidad. Sin embargo, en su pasaporte su fecha de nacimiento está escrita como 00.00.1890. En el siglo XIX no había certificados de nacimiento y cuando solicitó su pasaporte nadie recordaba exactamente el día en que había nacido.

El presidente Vladímir Putin la felicitó en su Kabardino-Balkaria natal cuando cumplió 125. En marzo de 2018 se convirtió en la rusa más mayor que votaba en unas elecciones. Antes de introducir su papeleta en la urna dijo: “Todo el mundo debería hacer su elección de manera consciente y responsable y no debería pensar que su voz no vale nada”.

Nanu tiene cinco hijos, 14 nietos y 21 bisnietos. Ha vivido en el pueblo de Záikovo durante todo su vida y trabajó en la granja colectiva local. Su primer marido murió en la guerra y enterró al segundo en 1982. Sus nietos dicen que a Nanu le encantan los dulces, la mantequilla, el té dulce. También bebe airán. Lo único es que no come nada después de las 6 de la tarde. Todavía camina muy bien y tiene buena audición. Solamente tiene algunos achaques en la vista.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.