¿Por qué las mujeres rusas no juegan al fútbol?

Legion Media
El fútbol femenino en Rusia tiene un largo camino por recorrer para mejorar su posición. Una de las tareas más difíciles que enfrenta es superar el enorme escepticismo de la sociedad hacia ese deporte.

A pesar de que el fútbol femenino profesional en Rusia existe desde hace más de 30 años, sigue estando muy por detrás de la situación de la que goza en Alemania, Estados Unidos e Inglaterra. La selección nacional rusa, que ocupa el puesto 26 en el ranking mundial, sólo ha obtenido dos primeros resultados, alcanzando los cuartos de final de la Copa del Mundo en 1999 y 2003.

Aunque el Estado ruso está intentando mejorar la situación actual, sigue habiendo factores importantes que impiden el crecimiento y el desarrollo del fútbol femenino. 

Selección nacional de Rusia durante el torneo clasificatorio para la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2019.

No es un “deporte femenino”

El principal problema que impide que el fútbol femenino en Rusia mejore su lugar es el predominio de la tradicional actitud escéptica en la sociedad hacia las mujeres que juegan al fútbol. “El fútbol no es trabajo para las mujeres” es una frase popular, que las futbolistas escuchan a menudo. Eso no significa que a nadie le guste ver a las mujeres practicar este deporte.

“Algunos se sorprenden al enterarse de que existe el fútbol femenino”, dijo a Russia Beyond Anna Kózhnikova, defensa de la selección nacional rusa y del FC Lokomotiv. “Pero también hay mucho rechazo. La gente incluso puede decirte que te vuelvas a la cocina, como si eso fuera todo para lo que sirves”, agregó.

 Anna Kózhnikova (a la derecha) durate el torneo clasificatorio la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2019.

“Cuando era más joven, todo el mundo se sorprendía: ¡una chica y el fútbol! Muchos encuentran estas cosas incompatibles. Muchos dicen que no es un deporte femenino”, dice Karina Blínskaia, jugadora del CSKA.

La actitud escéptica hacia el fútbol femenino no sólo es expresada por la gente normal, sino también por deportistas profesionales. Por ejemplo, uno de los principales comentaristas futbolísticos rusos, Vasili Utkin, expresó recientemente su opinión durante su programa de radio Club de Futbol: “Las propias mujeres son mucho más interesantes que el fútbol femenino... El fútbol femenino sólo es interesante para aquellos que no tienen acceso al fútbol masculino. Por ejemplo, los americanos. Las chicas de allí juegan al fútbol a montones”.

“El fútbol nunca ha sido considerado un deporte femenino en Rusia. Los padres nunca piensan que sus hijas puedan jugar un día al fútbol. Pueden dibujar, jugar al voleibol o incluso al balonmano, pero definitivamente no al fútbol”, dice Alla Fílina, cofundadora y entrenadora de la academia privada de fútbol #TagSport.

Muy pocas jugadoras

La actitud escéptica perjudica la inversión en el fútbol femenino, lo que a su vez da lugar a una información pobre sobre este deporte y escasas posibilidades para que las niñas entrenen y jueguen al fútbol.

“Cuando me interesé por primera vez por el fútbol, no tenía ni idea de que existían equipos y torneos femeninos. Yo empecé a jugar al fútbol de niña, a pesar de que no había otras chicas que lo hicesen”, recuerda Anna Kózhnikova.

Tal como están las cosas, hay muy pocas academias de fútbol especializadas para mujeres. “La decisión del FC Krasnodar de poner en marcha una escuela de fútbol para niñas de 7 años fue estupenda. Espero que otros clubes profesionales rusos apoyen esta iniciativa”, dice Anna. “Necesitamos un enfoque serio y profesional para obtener buenos resultados”, añade.

Alrededor de 30.000 mujeres juegan al fútbol en Rusia, de las cuales más de 11.000 son aficionadas y sólo 200 juegan profesionalmente en los ocho equipos de la primera división de Rusia.

“¡Sólo ocho equipos para un país tan grande!”, comenta Anna Kózhnikova. “Durante el campeonato jugamos 14 partidos y también varios partidos para la Copa. Eso no es nada si nos fijamos en Europa”. En comparación, hay 12 equipos en las mejores ligas de Alemania y Suecia, 16 en la Premier League escocesa y 20 en las dos divisiones de la Superliga Femenina de la Asociación Inglesa de Fútbol.

El Estado ruso está tratando de revertir esta situación. Un nuevo programa de desarrollo tiene como objetivo cuadruplicar el número de jugadoras profesionales de fútbol femenino para 2020.

Muy pocos aficionados

La baja popularidad de este deporte conduce a una baja asistencia a los partidos. Si en Europa y Estados Unidos miles de personas asisten a estos, en Rusia sólo hay cientos, si no docenas.

Según Anna Kózhnikova, la situación de los aficionados es mejor en los clubes femeninos fundados sobre la base de equipos masculinos: el CSKA, el Yeniséi y el Lokomotiv. Allí, las mujeres reciben “fans y un apoyo inesperadamente agradable” de los seguidores de los equipos masculinos.

En cuanto a la selección nacional, la situación aún no ha mejorado. “Tenemos nuestros seguidores. Les agradezco su apoyo. Lo notamos, pero desafortunadamente son muy pocos”, dice Anna. 

¿Cómo hacerla popular?

Alla lina piensa que no la falta de inversión, sino la mentalidad patriarcal es el principal problema que impide el desarrollo del fútbol femenino en Rusia.

Ella cree que ese estereotipo sólo puede romperse cambiando todo el sistema: rechazando los toscos métodos soviéticos que todavía existen en las escuelas deportivas, creando un ambiente más propicio y popularizando el fútbol femenino en la televisión. Eso no sucederá con la transmisión de partidos, admite lina, ya que no serán vistos, sino por la frecuente aparición de hermosas futbolistas femeninas en diferentes programas de televisión.

La misma opinión es compartida por la jugadora de la selección nacional y el CSP Izmáilovo, Nelli Koróvkina: “Debería haber más publicidad del fútbol femenino; se debería invitar a las jugadoras a participar en programas de televisión y radio. Eso ayudará a que este deporte crezca”.

Nelli Koróvkina (a la izquierda) durante el torneo de clasificación para la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2015.

Las grandes victorias también mejoran significativamente el perfil del fútbol femenino en Rusia. Por ejemplo, hubo un resurgimiento del interés sobre este después de la “histórica victoria” sobre Italia en la Euro-2017.

Aquí te contamos por qué las mujeres rusas suelen rechazar el feminismo occidental.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más