8 trucos para identificar a un turista ruso

Artiom Kreminski/Sputnik
Cada año hordas de rusos van a lugares más soleados que su país en busca de rayos de sol y selfies. Si no resulta demasiado difícil reconocer a los ingleses por lo que beben o a los alemanes por el gusto de quedarse al sol, estos son algunos de los hábitos de los rusos.

1. Los hombres suelen llevar joyas ostentosas

Si ves a alguien quitarse la ropa en una piscina pero se le “olvida” quitarse sus cadenas de oro y sus relojes, hay muchas opciones de que sea ruso. ¿Por qué es así? Según alguna gente que creció en la URSS, es una muestra de estatus ir a lugares como Italia y Francia. Así que, ¿por qué no sacar el máximo provecho?

Aunque es probable que estas personas estén envueltas en oro todo el año, pero no lo notan porque van con su atuendo invernal.

2. Son menos ostentosos en lo que respecta al calzado

Es posible ver hombres con sandalias y calcetines en la playa. La cultura de las chancletas todavía no está presente pero tiene sentido. ¿Por qué sufrir andando por las piedras? ¿Por qué pasar mucho tiempo limpiándote la arena de los pies, cuando puedes llevar calcetines? Es un buen ejemplo de la lógica se sobrepone a la estética, si me lo preguntas a mí.

3. Las mujeres siempre van de manera despampanante

Las mujeres rusas cuanto están en el extranjero “visten como si estuvieran listas para casarse en cualquier momento”, declaró el historiador de la moda Alexánder Vasíliev. Aunque eso es así no solo fuera del país sino en cualquier lugar, con tacones de aguja y un vestido que parece recién sacado de la tienda. 

Parece que al salir de Rusia esto se refuerza y es que el 43% de las mujeres rusas dice que cuando se está de vacaciones “es importante vestir a la moda”, lo que las convierte en las mujeres más conscientes de la moda del mundo.

Esto ha llevado a que haya una extraña demanda por planchas en los hoteles, con un empresario que comenta que el 100% de sus turistas rusos preguntan por la plancha.

4. Se toman gran cantidad de selfies

¿Has visto alguna mujer vestida de manera inmaculada posando para hacerse centenares de fotos junto a una fuente? Seguro que sí. No tienes que sorprenderte más. Casi seguro que es rusa.

La cultura del selfie es muy habitual en Rusia y ha hecho que sea el segundo país con el Instagram más activo, solo detrás de EE UU. ¿Qué mejor material para esta red social que los viajes al extranjero, rodeado de palmeras y playas? Me suena a una foto.

5. Son ostentosos y cutres, a la vez

La atención al lujo que los rusos ponen en su apariencia también se muestra en su comportamiento. Suelen gastar mucho dinero cuando están en el extranjero y dejan propinas generosas.

Aunque también son profesionales a la hora de llevarse cosas de los hoteles. Tal y como cuenta un chiste ruso: “Todo lo que no está roto hasta el suelo del hotel es un suvenir”. Un oficial del gobierno anónimo llegó a decir que se llevó una carpeta de cuero de un hotel.

Los turistas rusos también son conocidos por pasarse un poco en los bufets libres. Hay algunos que se han llevado hasta una bolsa de cartón.

Si hay quien afirma que los alemanes se despiertan demasiado temprano para reservar las tumbonas de playa, hay rusos que han dado un paso más y se han llevado la tumbona a la propia habitación.

6. Hacen cosas raras

¿Por qué la gente que se filma con casi todo su cuerpo colgando de la torre Burj Khalifa es siempre rusa? ¿De dónde viene esa locura? ¿Es que cuando se sale fuera tienen ganas de poner su vida en riesgo?

¿Les parece que tomar el sol es demasiado relajante? Todas estas preguntas quedan sin respuesta.

7. Están acostumbrados a la dureza

Lo que puede resultar como una falta de sensibilidad cultural, a menudo en Rusia se considera normal. ¿No te dijeron “perdona” tras un golpecito en la calle? ¿Te hablaron de manera más directa de lo que esperabas? No te lo tomes de manera personal. Tal y como comentó el dueño francés de un hotel: “Hay que tratar a los rusos de manera firme pero diplomática”.

La cuestión ha hecho que el Ministerio de Exteriores redactara, en 2017, una guía de comportamiento para los turistas, incluidos consejos sobre corrección política. Para muchos rusos, el escándalo no merece la pena, lo que en parte explica la popularidad de resorts como el Kremlin Palace en Antalya, Turquía.

8. Les gusta aplaudir cuando aterriza el avión

No es una ironía, sino una muestra de apreciación al piloto. Los rusos pueden ser supersticiosos, así que aunque el piloto no los oiga, les gusta agradecerles por devolverlos a la tierra. Se trata de un bonito gesto.

Aquí contamos otros hábitos de los turistas rusos.

HAZ CLICK AQUÍ SI QUIERES SUSCRIBIRTE A NUESTROS BOLETINES SEMANALES

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies