Rusia llora a las víctimas del incendio en un centro comercial en Kémerovo

Gente deposita flores en memoria de las víctimas del incendio en el centro comercial en Kémerovo.

Gente deposita flores en memoria de las víctimas del incendio en el centro comercial en Kémerovo.

AP
Al menos 64 personas, incluidos niños, han fallecido en un incendio que tuvo lugar en un centro comercial en la ciudad siberiana de Kémerovo el pasado 25 de marzo. Todavía no se han esclarecido las causas de la tragedia aunque lo que está claro es que la administración no reaccinó de manera adecuada.

Un terrible incendio asoló el centro comercial “Zímniaia Víshnia” (“Cereza de invierno”) situado en Kémerovo, un centro regional siberiano, 3.600 km al este de Moscú. Al parecer el fuego comenzó en una zona infantil, cerca de los cines situados en el cuarto piso. Tal y como señalaron los testigos, la alarma de incendios no funcionó, de modo que mucha gente se quedó atrapada en el edificio en llamas.

A las 14:00 de Moscú del día de hoy, el centro comercial sigue ardiendo, mientras 230 bomberos tratan de apagar las llamas, más de 24 horas después. El Ministerio de Emergencias de Rusia ha reconocido oficialmente la muerte de 64 personas, entre las que se encuentran varios niños. El domingo, grupos de estudiantes acudieron al centro comercial para celebrar las vacaciones de primavera. Además, también fallecieron alrededor de 200 animales que vivían en un zoológico en el tercer piso.

Según últimos informes oficiales hay 64 víctimas mortales, entre ellos 41 niños. Hay además 68 personas hospitalizadas. El presidente Putin ha declarado el 28 de marzo, día de luto nacional. 

Incendio en el centro comercial “Zímniaia Víshnia” en Kémerovo, el 25 de marzo de 2018.

¿Qué provocó la tragedia?

Todavía no está claro. Una de las hipótesis sugiere que uno de los niños pudo empezar un fuego mientras jugaba o que hubo un cortocircuito. En cualquier caso, los testigos informan de que nadie ayudó a la gente una vez que comenzó el fuego. “No funcionó la alarma de incendios. Nada. Incluso las puertas de emergencia del primer piso estaban cerradas. Todavía no entiendo cómo pudimos escapar de esa trampa”, afirmó Dmitri Joroshávtsev, que estaba dentro del edificio al diario KP.

Antón Gorelkin, parlamentario de la región de Kémerovo, escribió en Facebook: “Los sistemas de alarma y de extinción de incendios fallaron completamente. Cuando comenzó el fuego no había cerca ni un extintor. Si hubiera habido un extintor en el lugar que le correspondía, se podría haber prevenido todo esto”. Gorelkin apunta a que el centro comercial tenía serios problemas en los sistemas de seguridad y el hecho de que los mandatarios locales firmaran todos los documentos que permitieron su funcionamiento, apunta hacia un posible caso de corrupción.

Grupo de bomberos cerca del centro comercial “Zímniaia Víshnia” en Kémerovo, el 26 de marzo de 2018.

“Tenemos varios centros comerciales en Kémerovo construidos de la misma manera: plástico barato, laberintos de pasillos y dudosos documentos de propiedad. Todos deberán ser revisados y si hay una pequeña violación de las normas, cerrados a cal y canto. No hay dinero corrupto que merezca la vida de unos niños”, continuó Gorelkin. Por su parte, el vicegobernador de la región, Vladímir Chernov, afirmó que las autoridades tienen muchas preguntas que hacer a los dueños del centro comercial.

El Comité de Investigación de Rusia ha afirmado hoy que la alarma de incendios fue apagada por uno de los guardas que trabajaba en el centro comercial, cuando el fuego ya había empezado. “Se está decidiendo la cuestión de su detención”, afirman los oficiales. 

“Terrible lección”

La administración de la región de Kémerovo ha declarado tres días de luto, aunque ya antes de la declaración oficial, ciudadanos rusos como de todo el mundo han mostrado su pena y han dado sus condolencias. “Domingo en una gran ciudad, niños jugando en un centro comercial, todo es demasiado reconocible, demasiado cercano... Estoy llorando y abrazando a mis hijos”, escribió en Facebook la crítico de literatura, Galina Yuzéfovich.

El tono de otros mensajes es similar. “Mis condolencias. Las llamadas de los niños que están atrapados en el fuego y se despiden de sus seres querido y de la gente que está más cerca, te rompen el corazón”, escribió María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia. “Deberá encontrarse y poner nombre a los responsables de todo esto, de la seguridad antiincendios y de la seguridad de los niños. Es una dura lección para todos”.

Hombre junto al centro comercial “Zímniaia Víshnia” en Kémerovo, el 25 de marzo de 2018.

Además de los lamentos, ha habido una reacción de indignación y se reclama justicia. “Los que tengan algo que ver con el bloqueo de las salidas de emergencia deberían ser castigados... Es una lección terrible”, escribe en Twitter el periodista Vasili Kónov.

Muchos critican a las autoridades locales por incompetencia y por la falta de reacción. El gobernador Amán Tuléiev, no fue al lugar de la tragedia, oficialmente para permitir que los bomberos hicieran su trabajo. Tuléiev afirmó que también perdió un familiar cercano en el fuego, una niña de 11 años, y se refirió a la situación como “una tristeza común”.

Flores, velas y juguetes delante del centro comercial “Zímniaia Víshnia” en Kémerovo.

En Moscú hay personas que han llevado flores y juguetes infantiles hasta la oficina de la región de Kémerovo. En la ciudad siberiana se formaron largas colas en las estaciones de transfusión de sangre. La mañana del 26 de marzo, tan solo dos horas después de que se abrieran, los doctores afirmaron que ya se había recogido toda la sangre necesaria.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies