6 pistas para acertar a la hora de regalar flores a una mujer rusa

Getty Images
Cada 8 de marzo, todas las mujeres en Rusia esperan recibir flores, pero hay una serie de reglas estrictas a la hora de comprar.

1. Dale un número impar de flores

Esto es muy importante. Normalmente, cuantas más flores des, mejor, ya que se supone que muestra el tamaño de tu corazón, pero solo se aplica a los números impares. Según una vieja superstición, en Rusia solo hay que entregar una cantidad de flores pares en los funerales, así que si te equivocas puede ser un mal augurio. Cualquier número impar es bueno, y te agradecerán más una rosa que 20. Si es su 32º cumpleaños, dale 33 flores para asegurarte.

2. Haz un esfuerzo el 8 de marzo

En Rusia, el Día de la Mujer es mucho más importante que el Día de San Valentín. Así ha sido desde que la mujer obtuvo el derecho al voto en 1917. Esto significa que los hombres solteros también tienen que comprar flores a sus amigas, a su madre, a sus hermanas y a las abuelas. Las mejores flores para regalar son los tulipanes de colores vivos y las mimosas, ya que simbolizan el inicio de la primavera. Esto ilumina el día de cualquiera.

¿Parece que son muchas flores, no? Por eso los hombres en Rusia suelen pedirlas un par de días antes. Es demasiado arriesgado esperar que quede algo en la floristería.

3. Ten en cuenta el color

No hay dos mujeres iguales, así que escoger el color adecuado del ramo puede ser algo laborioso.

Si tienes algún tipo de interés romántico, la rosa roja es un gesto romántico y una apuesta segura. Si es el principio de la relación, una rosa blanca es un clásico. Las rosas de color rosa son también inofensivas, más adecuadas para chicas más jóvenes. Asegúrate de evitar el amarillo, querrá decir que eres infiel o que la relación no durará mucho. Eres un rompecorazones...

Si la mujer es una amiga o de la familia, los mejores colores son el rosa, el naranja o el azul. Se trata de los colores más neutrales, aunque sigan siendo claros y alegres.

Pero no importa quién sea, no decepciones a la mujer con claveles rojos, ya que en la época soviética estaba reservados a los funerales de Estado y a las celebraciones oficiales, como el Día de la Victoria (9 de mayo).

4. Pregúntale qué prefiere

Las flores no tienen por qué ser una sorpresa para las mujeres rusas. Te aseguramos que no será la primera vez en la vida que las recibe. De hecho, es posible que no sirva para casi nada, ya que hay mujeres que consideran las rosas rojas un aburrido cliché. Así que será mejor preguntar qué prefiere, ya que eso demostrará que eres una persona atenta. Si resulta que tiene un gusto poco habitual en lo que a las flores se refiere, seguro que te alegras de haber preguntado.

5. Actúa de manera más conservadora cuando hagas una visita a su casa

Cuando lleves flores a la casa de una mujer rusa es muy posible que tengas que llevarlas para toda la familia. No es momento de ir de Casanova, así que quizá haya que llevar unas violetas o unos narcisos. Ten en cuenta que este ramo posiblemente acabe en la mesa de la cocina. Si llevas una planta con tiesto, asegúrate de que es bonita y de que necesita poco mantenimiento.

6. Esfuérzate

Rusia es un lugar particularmente adecuado para las entusiastas de las flores, así que necesitarás un ramo majestuoso para causar impresión. Di que sí a los lazos y a cualquier adorno que te proponga el vendedor, para no aparecer con algo decepcionante. Esto es especialmente cierto con las generaciones más mayores, ya que debido a su larga experiencia responderán solo ante los ramos mejor elaborados.

¿Sabías que en Rusia es conveniente contar con una floristería cerca y que muchas están abiertas 24 horas? Te lo contamos aquí

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más