¿Por qué los rusos necesitan tener cerca una floristería las veinticuatro horas del día?

Ilustraciones de Natalia Nósova
Cuatro escenarios hipotéticos lo dejan claro como el agua: hay momentos en la vida en que una floristería 24 horas te puede sacar de un aprieto

Las floristerías que funcionan las veinticuatro horas del día son tan fáciles de encontrar en la Madre Patria que uno llega a preguntarse por qué los rusos necesitan tal cantidad de tiendas de flores. ¿Quiénes son sus locos clientes y qué impulsos pueden empujarlos hacia una boutique de flores a las 4 de la mañana?

Escenario "factor sorpresa"

Como regla general, a los rusos les encanta sorprender a sus amantes, pero a veces estas mismas amantes pueden poner las cosas un poco difíciles. En estos momentos es cuando las florerías non stop son muy útiles.

Stanislav Kaláshnikov, de 28 años, recuerda una vez que acudió a una boutique de flores 24/7 en Moscú: "El Día de San Valentín se aproximaba y planeé agradar a mi novia con un regalo. Pero antes de la fecha, comenzó a preguntar cuáles eran mis planes y su continua atención amenazaba con arruinarlo todo. Tuve que hacer cola justo antes del Día de San Valentín para esquivar sus explosiones de creciente curiosidad. La medianoche siguiente agarré su regalo, pasé por una floristería local, de las que no cierra nunca durante la semana, compré un buen ramo y fui directamente a su casa. Lágrimas, besos y completa absolución. Al final la conseguí sorprender de verdad".

Escenario 'marido culpable'

Todos cometemos errores alguna vez. Los hombres rusos son particularmente expertos en esto. Imagínate encontrarse con un viejo amigo mientras te diriges a tu hogar después de largas horas de trabajo. Él te invita a tomar una copa y luego a otra: muchos no regresan a casa con sus esposas cuando deberían. Estas esposas a su vez son infelices y es poco probable que un ramo de flores en tus temblorosas manos te ayude a mejorar la situación, pero mejor morir intentándolo que aceptando tu destino.

Venieamín Tujésov, de 42 años, contó a Russia Beyond esta historia, que podría hacer a cualquiera cuestionarse la sensatez de su protagonista: "Cuando éramos estudiantes, un amigo mío ganó una suma inesperadamente grande de dinero y nos invitó a todos a celebrarlo. Al final de la noche, estábamos bastante preocupados por su capacidad para llegar a casa y por la posible reacción de su esposa. Todos acompañamos al hombre a su casa y nos detuvimos en el camino en una floristería 24 horas. Luego vio gente a caballo, convenció a uno de los jinetes para que le alquilara su montura. Llegó a casa totalmente borracho, a caballo y con un ramo de flores. Su esposa estaba furiosa, pero le dejó entrar".

No podemos garantizar que las flores siempre funcionen, pero siempre es mejor estar en el lado seguro de la carretera.

Escenario 'marido responsable'

Hay muchos días festivos en Rusia. Al menos tres cuartas partes de ellos están dedicados a las mujeres. Naturalmente, se espera que un hombre ruso común reconozca la importancia de su segunda mitad con un ramo de flores. Pero esta misión mundana se vuelve increíblemente difícil cuando has estado compartiendo apartamento durante años: tu esposa conoce cada rincón del hogar y sabrá de inmediato cuando tratas de esconder en un cajón. ¡Regalo arruinado!

Arkadi Bistrov, un joven de 33 años de Moscú, le contó a Russia Beyond la siguiente anécdota: "Mi padre siempre regala a mi madre flores en sus cumpleaños. Alrededor de las 5 de la mañana, mientras todos duermen, se levanta y va a una floristería. Para cuando mi madre se despierta, las flores ya la están esperando. Esta costumbre hubiese sido imposible sin las floristerías que trabajan las veinticuatro horas del día.

Escenario 'Casanova empobrecido'

Imagine llegar a una ciudad distante, en medio de la noche y sin un solo peso. Bueno, casi. Digamos que sin poder pagar ni un albergue (parece poco probable, pero todo es posible en Rusia). Agarras tu teléfono y buscas en tus contactos para localizar a algún conocido en la ciudad. ¡Voila! La has encontrado: una chica que conociste en una fiesta escolar de pregrado, hace 30 años. Una oportunidad de alojamiento improbable, pero la otra opción es dormir en un banco, así que decides actuar con arrojo.

Una llamada, un SMS, un iMessage, y te diriges hacia allí tras intercambiar los últimos 300 rublos que tenías en la cartera por tres rosas de una florería convenientemente ubicada. ¡La aventura más romántica de tu vida!

Existen muchos relatos similares, pero la mayoría son imposibles de verificar. Eleonora Kalúguina, de 30 años, rechazó la más mínima posibilidad de este escenario. Pero, después de todo, estamos en Rusia… ¡Imagínate si funciona!

Y ya que estamos… ¿sabías que alrededor de las flores existen en Rusia toda una serie de símbolos y supersticiones?

Haz click si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies