Una dulce receta rusa para celebrar San Valentín

Una buena manera de decir “Te quiero” es preparar un postre romántico. Este año, la Charlotte Russe es una buena opción. El final perfecto para una comida afrodisíaca y extravagante: es ligero pero muy sabroso, tiene una apariencia espectacular y lleva fresas. Y, ¿quién puede imaginar San Valentín sin fresas?

La tarta Charlotte Russe forma parte de la familia de platos del beef Stroganoff, la ternera Orloff o la ensalada Olivier: cocina francesa que se ha convertido en la quintaesencia de la cocina rusa.

Ingredientes

25 bizcochos de soletilla, y algo más por si hacen falta para encajarlos todos en el interior del molde

2 cucharadas soperas de gelatina sin sabor

2 tazas de leche entera

6 huevos con la clara y la yema separadas

½-cucharadita de sal 

2 tazas de crema de leche

2 cucharadas soperas de azúcar glas

2 cucharaditas de vainilla divididas en dos partes iguales

1 tarro de mermelada de frambuesa de la mejor calidad

3 cucharadas soperas de ron

4 tazas de fresas lavadas y cortadas en trozos de 1/8 cada uno

Esta tarta, que debe su nombre a la reina Charlotte, esposa del rey británico Jorge III, era una versión popular de un bizcocho europeo del siglo XVIII que consistía en un puré de frutas horneado en un molde especial sobre pan con mantequilla. 

En Rusia, el chef del zar Alejandro I, Marie-Antoine Carême la convirtió en un postre helado, inspirado sin duda por los largos inviernos rusos.

La Charlotte Russe es esa rara oportunidad a la hora de hornear que da al cocinero un poco de margen para ser creativo. No existe ninguna norma demasiado estricta respecto al sabor o el color, así que podéis hacer todos los experimentos que queráis. Podéis mojar el bizcocho en algún licor o sirope, como licor de frambuesa o Grand Marnier. Podéis también decorar la tarta con frutas o dulces.

Como es San Valentín, yo he escogido el rosa y el rojo y, por supuesto, utilizaré fresas para decorar el postre.

La Charlotte Russe es muy fácil de preparar, no dejéis que os engañen las apariencias. Pero es muy importante tener en cuenta que debe estar completamente fría antes de servir. Para estar seguros, os aconsejo que la mantengáis en el frigorífico durante toda la noche. 

Preparación:

1.Se mezcla la mermelada y el ron en una cacerola pequeña y se hierve a fuego lento. Se reduce hasta que la mezcla se espese. Retirar.

2.Se corta papel de horno para que encaje en el fondo del molde desmontable. Se añade papel de horno a los lados para que rodee la Charlotte, midiendo la circunferencia del molde y añadiendo 5 centímetros adicionales para ajustarla. Puede utilizarse una pinza de tender o un clip de papel para sujetarlo.

3.Se colocan los bizcochos de soletilla a lo largo del perímetro del molde. Se rellena el fondo del molde con más bizcochos cortándolos para que encajen mejor.

4.Cuando la mermelada reducida está fría, se cubre la capa inferior de bizcochos con ayuda de un pincel de pastelería utilizando aproximadamente un tercio de la mermelada.

5.Para hacer la crema: se mezcla la gelatina y la mitad del azúcar en una cacerola pequeña y se añade lentamente la leche. Remover hasta que se mezclen y apartar.

6.Se baten las yemas de huevo con una batidora mezcladora a velocidad media hasta que el color se vuelva más claro y se espesen ligeramente. Se añade el azúcar restante y se sigue batiendo hasta que se mezcle. Se añade la mezcla de las yemas a la leche y se hierve a fuego lento evitando que la mezcla llegue a hervir. Remover constantemente durante 3-5 minutos hasta que la mezcla se espese y pegue a la cuchara de madera. Se retira del fuego y se añade la vainilla. Enfriar unos minutos en el frigorífico hasta que la mezcla comience a espesarse y pegarse al bol.

7.Mientras tanto, se mezclan las claras de los huevos y la sal y se bate hasta que formen una especie de picos duros.

8.Se incorporan cuidadosamente las claras de huevo en la mezcla de crema.

9.Se mezcla la crema de leche, el azúcar glas y la vainilla restante y se baten hasta que la mezcla quede rígida.

10.Se incorpora la crema de leche a la crema y la mezcla de clara de huevo.

11.Se añade la mitad de la mezcla en la parte superior de los bizcochos y luego se añaden más bizcochos y mermelada. Se añade la mezcla restante y se cubre con el resto de bizcochos y mermelada. Enfriar como mínimo 2 horas.

12.Antes de servir decorar la tarta con fruta fresca cortada.

Priyátnogo Appetita! 

Jennifer Ereméieva es una escritora estadounidense que reside en Moscú. Creadora del premiado blog de humor Russia Lite, y de The Moscovore, sobre comida en Moscú, su primera novela, 'Lenin vive en la puerta de al lado', se publicará en 2014.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.