¿Quieres un pedazo de meteorito? Se cumplen cinco años del bólido de Cheliábinsk

En el mercado negro se pueden comprar fragmentos del meteorito desde 40 dólares hasta 40.000.

El 15 de febrero de 2013 comenzó como un día normal, pero poco después la ciudad de Cheliábinsk se vio sacudida de arriba abajo.

 

Un resplandor en el cielo y la consiguiente explosión dejó gran cantidad de cristales rotos y más de mil personas heridas. Sin embargo, algunos residentes emprendedores se apresuraron para obtener beneficios del inesperado objeto espacial.

“La gente empezó a hacer dinero con el meteorito el mismo día que cayó en las afueras de la ciudad. El alcalde de Cheliábinsk ordenó que todas las ventanas rotas fueran reemplazadas de manera gratuita. Los que tenían los marcos viejos y muy usados se apresuraron a romperlas con sus propias manos y culparon al meteorito de los daños”, comenta un guía en el Museo Estatal de Historia del Sur de los Urales.

Una expedición creada especialmente ha descubierto cientos de fragmentos del meteorito, tanto pequeños como grandes. El pedazo más grande se encuentra actualmente expuesto en el Museo Estatal de Historia del Sur de los Urales.

Quemada y llena de agujeros, esta enorme roca no está a la venta.

Cinco años después del suceso hay demanda de fragmentos más pequeños. Estas piezas de tamaños diferentes se venden en el propio museo. Cada una de ellas tiene un certificado que verifica su origen.

También se venden fragmentos en el aeropuerto local y en varias tiendas de la ciudad. Los precios varían, desde los 675 rublos (12 dólares) por una pieza diminuta de 0,06 gr hasta los 82.500 rublos (1.140 dólares) de un fragmento de 91 gr.

Aunque los pedazos más impactantes se venden de manera ilegal. Internet está lleno de anuncios que ofrecen pedazos del meteorito de Cheliábinsk. En el mercado negro el precio va desde unos cuantos miles de rublos (40-50 dólares) hasta fragmentos de hasta 2,1 millones (37.000 dólares) por una pieza de 3,4 kg. Aunque la autenticidad de estas rocas es muy dudosa.

Konstantín es de Cheliábinsk y vende esta roca por 100.000 rublos (unos 1.750 dólares). Aunque admite que para que sea considerada real requiere una ser autentificada por científicos, algo que se puede realizar antes de cerrar el trato.

Temeroso de poder ser detenido, dejó la roca en una tienda cercana y solamente la llevó después de examinar cuidadosamente la identificación de prensa del corresponsal.

Además de vender las partes, lo locales no consiguieron sacar rentabilidad comercial de la caída del meteorito. Los famosos dulces Meteorito desparecieron de las estanterías rápidamente y resulta difícil encontrarlos. No hay ni cerveza con el nombre del meteorito ni suvenirs dedicados al día en el que el cielo de esta ciudad de los Urales fue iluminado por una bola de fuego que cayó sobre el suelo.

Si el tema del meteorito de Cheliábinsk te interesa, aquí te damos más información.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha aquí y reciba cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más