Nunca pensaste que los alcohólicos soviéticos pudiesen beber esto

Un hombre mirando a través de la botella. 1986. Torzhok, en la región de Tver.

Un hombre mirando a través de la botella. 1986. Torzhok, en la región de Tver.

Alexander Schemliáiev/Global Look Press
¿Has tratado alguna vez de extraer alcohol del pegamento, aguardiente de la colonia o del betún para zapatos? Esperemos que la respuesta sea un no. Pero lo hizo la gente que estaba desesperada por emborracharse, cuando no podían comprar cerveza, vino o vodka durante la época soviética. Advertencia: No intentes hacer nada de lo siguiente en casa.

El autor ruso Venedikt Yeroféiev describió una vez una bebida en su hilarante poema en prosa Moscú hasta el final de la línea (1970): "Os presento el cóctel 'Cerveza de las zorras', una bebida que ensombrece a todas los demás...". Contenía 100 gr de cerveza y algunos curiosos ingredientes: champú, tratamiento anticaspa, pegamento "BF" e insecticida.

“Después de tomarse dos copas de este cóctel, una persona se inspiraba tanto que era posible acercarse y, durante media hora y a un metro y medio de distancia, escupirle en su cara rechoncha sin que dijese nada", escribió Yeroféiev.

Tomando en consideración el estilo irónico del poema, no está claro si el autor probó tal ejercicio alguna vez, pero la receta del brebaje no está tan lejos de la realidad como suena. Al menos, sus ingredientes eran bien conocidos por los alcohólicos soviéticos.

Raíz y razón

Un hombre que vive en un pueblo. Noviembre de 1990.

Normalmente, los soviéticos no bebían nada parecido a la fórmula anteriormente descrita. Preferían cerveza, vinos caucásicos y de Crimea y, por supuesto, el vodka. Los que preferían el pegamento o la colonia eran generalmente parias sin medios para permitirse el alcohol normal.

La situación general respecto el alcoholismo, sin embargo, era nefasta: en 1984, el consumo de alcohol alcanzó, según el doctor Alexánder Nemtsov (un experto en mortalidad alcohólica) 14 litros de alcohol puro per cápita al año. "Considerando que la mayoría de los bebedores eran hombres, significa que un hombre bebía unas 180 botellas de vodka al año o una botella cada dos días."

Las autoridades hicieron sonar la alarma a medida que aumentaba la tasa de mortalidad del país. En 1985, Mijaíl Gorbachov (lideró la URSS de 1985 a 1991) lanzó su campaña contra el alcohol. El estado redujo la producción y subió los precios, abogando por la sobriedad en todas partes. En gran medida funcionó: el nivel de mortalidad disminuyó. Pero los alcohólicos siempre encuentran una forma para conseguir alcohol.

Todo tipo de veneno

Objetos del Museo del vodka.

Los internautas rusos siguen compartiendo historias de indescriptibles sustancias que los alcohólicos solían consumir. “Bebían licores metilados, aguardiente hecho con perfume y diferentes lociones. Como si esto no fuera suficiente, todo el mundo se convirtió en maestro de la química y, de alguna manera, se las arreglaron para crear bebidas hechas a base del líquido de los frenos de sus coches, pegamento, pulimento, polvo dental, etc.", escribió Vladímir Bukovski, un disidente que huyó de la URSS a los EE UU., en sus memorias Para construir un castillo.

Técnicamente, el trabajo de obtener alcohol de tales sustancias era difícil. Por ejemplo, los que intentaban extraerlo del líquido de frenos utilizaban la técnica del “congelamiento”. En invierno, cogían un poste de metal hueco, lo dejaban en el frío durante una noche, y luego vertían líquido de frenos a través de él, creyendo que todos los aditivos se congelarían en el riel, dejando solo su ansiada bebida a un lado. Este truco, claro, distaba de ser una ciencia exacta.

Si lo intentaban con el pegamento "BF", estos "maestros de la química" tenían que separar el aguardiente de la sustancia adhesiva (resina), por lo que vertían el "BF" (conocido como "Borís Fiódorovich") en un tazón, y luego ponían un taladro con un palo de madera en él, haciendo girar el mecanismo lentamente. La idea principal detrás de todo esto era que la resina (más densa) se quedaría en el palo, dejando el ansiado néctar en el tazón. ¡Mmmmmm...!

Consecuencias inevitables

Objetos del Museo de Miniaturas Zurdo de San Petersburgo.

No es de extrañar que estos investigadores alcohólicos dañasen gravemente su salud. La ceguera parcial o total causada por beber alcohol industrial no era infrecuente, sin mencionar enfermedades como la pancreatitis. Siempre recuerda, el secreto está en la moderación. Especialmente en la bebida.

Si quieres saber dónde tomar el mejor alcohol de Rusia, pincha aquí para acceder a nuestra guía sobre los mejores lugares de Moscú para los amantes del buen vino.

Haz click si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies