Desde la modelo más alta del mundo al mayor ravioli, los récords mundiales de Rusia

Además de ser la modelo más alta, Ekaterina Lísina también es oficialmente la que tiene las piernas más largas del mundo, que miden 1,32 metros.

Además de ser la modelo más alta, Ekaterina Lísina también es oficialmente la que tiene las piernas más largas del mundo, que miden 1,32 metros.

Anna Arzamastseva/Barcroft Media via Getty Images
El Libro Guinness de los Récords recoge de todo, desde lo más impresionante hasta lo más raro. Durante años muchos rusos han encontrado la “gloria” en sus páginas. Echamos un vistazo a algunos de los récords más peculiares obtenidos recientemente por rusos.

Si te preguntas dónde vive la modelo de fotos más alta del mundo, no te equivocas, está en Rusia. Ekaterina Lísina solía jugar al baloncesto profesional. Mide 2,05 metros y entró oficialmente en el Libros Guinness de los Récords en septiembre del año pasado.

Además de ser la modelo más alta, Lísina también es oficialmente la que tiene las piernas más largas del mundo, que miden 1,32 metros. Tras acabar su carrera como jugadora de baloncesto, Lísina pasó al mundo de la moda. Según la entrevistas, tiene una vida feliz pero se queja porque le resulta muy difícil encontrar ropa de su talla.

“Cuando buscaba botas de invierno, solamante encontré un par en todo Moscú. Es demasiado poco”, comentó Lísina al canal 5 de Rusia. Por lo demás, parece satisfecha son su altura y su carrera.

Como cualquier otro país, Rusia cuenta con todo tipo de récords, Algunos de ellos son realmente impresionantes, mientras que otros simplemente parecen algo muy raro.

Dar vueltas en el aire, mover autobuses con los dientes

En noviembre de 2017, la comisión de los Guinness confirmó que Leonid Kulesh, un piloto de Chitá (6.200 km al este de Moscú) había establecido un récord en 2014, cuando hizo 100 barrenas (giros sobre su propio eje) en un pequeño avión en las afueras de su ciudad. Las imágenes de Kulesh haciendo estas maniobras dan algo de miedo, con un avión de apariencia frágil dando vueltas en el cielo.

El piloto trabaja como escultor y la aviación es uno de sus pasatiempos favoritos. Le encanta el cielo. “Es fantástico estar ahí. No hay problemas terrenales, solo las leyes de la aerodinámica y la gravedad”, declaro al diario Kommersant.

Otro ruso, Ígor Zarípov, hizo algo todavía más impresionante. En enero de 2015 empujó un autobús de 13,7 kg a lo largo de 5 metros utilizando solamente sus dientes, lo que le permitió establecer un nuevo récord mundial. Por otro lado, Zarípov tiene amplia experiencia en este tipo de actuaciones ya que trabaja como acróbata en el Circo del Sol.

No importa la edad

En ocasiones los rusos pasan por encima de la edad. Por ejemplo, David Barulia fue registrado oficialmente el pasado 27 de febrero como el abogado que más tiempo lleva ejerciendo en la historia: 70 años y 306 días. Pocos meses después de este récord, Barulia falleció, a los 106 años de edad. Aunque nadie puede decir que se perdiera algo en la vida. Nacido antes de la revolución de octubre de 1917, luchó en la Segunda Guerra Mundial, participó en la toma de Berlín y trabajó con éxito como abogado, incluso llegó a ganar un caso con 104 años.

Mientras tanto, Angela Vorobiova, una profesora retirada, lleva una vida activa incluso si la comparamos a la mayoría de la gente joven. En octubre de 2015, cuando tenía 86 años (nació en 1929), subió hasta la cima del Kilimanjaro, la montaña más alta de África, de 5.895 metros. Estableció así un nuevo récord mundial. “Bailamos un tango con nuestro guía a 4.000 metros”, declaró Vorobiova en una entrevista.

¿Cuántos rusos entran en un Toyota?

La respuesta correcta son 41, aunque el récord Guinness oficial dice: “la mayor cantidad de personas metidas en un automóvil”. Lo consiguió un grupo de estudiantes de Krasnoyarsk (a unos 4.100 km al este de Moscú), que entraron en un Toyota RAV4 y consiguieron cerrar las puertas, aunque no por mucho tiempo. Además del orgullo de conseguirlo, los estudiantes obtuvieron 4.000 rublos (unos 70 dólares) por su hazaña.

Cocinando como locos

Si empiezas a pensar que hay gente que está dispuesta a registrar cualquier récord, estás en lo cierto. Por ejemplo, en febrero de 2017, la compañía rusa de pastas JSC MAKF pasó a la historia (al menos por unos años) por cocinar la ración más grande de panqueques. 16 cocineros trabajaron alrededor de 8 horas para hacer 12.716 panqueques. Aunque no te preocupes, los hambrientos moscovitas se comieron todos.

En el caso anterior, está más o menos claro por qué lo hicieron, ya que era Máslenitsa, una fiesta asociada a los panqueques. Sin embargo, en agosto de 2013, sin razón aparente, la gente de Amway Russia preparó el ravioli más grande del mundo. Tenía 28,28 metros de largo y estaba relleno de pollo y cebolla. Jack Brockbank, el representante oficial del Libro Guinness de los Récords, declaró que sigue sorprendido por el tesón que la gente pone para conseguir las victorias más raras. Evidentemente, esto es cierto incluso al hablar de raviolis.

Si quieres saber qué récord ha conseguido el cosmonauta ruso Guennadi Padalka, haz click aquí.

Haz click si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies