Locuras que solo podrás hacer en Rusia

Es el mayor país del mundo y cuenta con 147 millones de habitantes, la Plaza Roja, Lenin, el lago Baikal, el primer hombre en el espacio, gran cantidad de petróleo y gas, Putin... Rusia es conocida en todo el mundo por esto y mucho más, pero si decides visitar el país podrás descubrir cosas increíbles.

1. Beber zumo de un árbol

Así es y lo hacen desde hace mucho tiempo. La savia de abedul es una popular bebida tradicional así que los rusos saben realmente a lo que sabe este árbol. Antiguamente la savia de abedul y el kvas (una bebida hecha a base de pan fermentado y malta), se utilizó como base para elaborar una especie de vino.

Para hacer esta bebida hay que ir al bosque entre marzo  -cuando la nieve se derrite- y finales de abril y hacer un pequeño agujero de unos dos centímetros de profundidad en el tronco de abedul, colocar un tubito de plástico y una jarra debajo. Un árbol produce entre dos y tres litros al día.

¿No es raro beber zumo de un árbol? Quizá, aunque no daña al árbol (si luego se cierra el agujero) y es muy saludable. La savia de abedul tiene fantásticas propiedades y es beneficiosa para el corazón y los vasos sanguíneos, reduce el edema, fortalece los dientes, entre otros beneficios.

2. Vivir hasta seis meses en la oscuridad

¿Puedes imaginar una noche que dure seis semanas, o incluso seis meses? Decenas de miles de personas viven así en Rusia, en las ciudades situadas más allá del Círculo Polar Ártico. En Norilsk, una de las ciudades más frías del mundo, cerca de 178.000 personas viven con temperaturas bajo cero durante 280 días al año. Aquí no existe el verano tal y como lo conocemos, los precios de la comida son altos (el transporte desde la Rusia central es largo y costoso) y los productos suelen tener largas fechas de caducidad, por lo que suelen tener poco sabor. 

Estas condiciones pueden parecer inhumanas pero en Rusia no se puede tener miedo a las bajas temperaturas. A mucha gente le gusta los largos inviernos y las temperaturas de -30ºC porque creen que es más divertido. Practican deportes de invierno, admiran las auroras boreales e incluso... ¡hacen fiestas en la playa!

4. No trabajar durante 118 días al año

A pesar del largo invierno, los rusos no se deprimen tanto y no toman litros de vodka cada día. Les gusta pasárselo bien y se enorgullecen de ello. ¿Sabes cuántos días no laborales tienen oficialmente al año? Un total de 118. No hay otro lugar del mundo con tantas vacaciones... y eso sin contar los días de vacaciones propios.

Se nos hace difícil explicar por qué hay nueve días de vacaciones en Año Nuevo y por qué lo celebran dos veces. Primero el 31 de diciembre, según el calendario gregoriano y después, el 13 de enero, según el calendario juliano y lo llaman Viejo Año Nuevo. O por qué hay algunos que ven 11 veces la llegada de año, según los husos horarios del país. Simplemente es algo divertido. En Uliánovsk, el gobernador se ha sacado de la manga el Día de la Concepción (el 12 de septiembre) y los nacimientos en junio se han triplicado.

5. Se felicitan por salir de la ducha o la sauna

¿No esperabas que alguien te felicitara por salir de la ducha o del baño, verdad? Bueno, esto sí es posible en Rusia. “Espero que hayas disfrutado del vapor”, dicen los rusos.

Es lo que decían los abuelos en los viejos tiempos, cuando se tenían que lavar en baños públicos. Antiguamente alguien podía envenenarse por el dióxido de carbono en un baño público, así que se la congratulación tenía sentido. Actualmente se dice por costumbre.

6. Creen que el tamaño importa

“Más grande es mejor”. A los rusos les encantan las cosas gigantes. Si estás en el país encontrarás el edificio más alto de Europa, el mayor centro comercial, el submarino más grande del mundo, la línea férrea más larga, la mayor tienda para niños del Viejo Continente y hasta hace poco, el mayor puente de cables del mundo.

Incluso construyeron el mayor fidget spinner del mundo… y lo pusieron a dar vueltas. Cuando visites a amigos rusos prepárate para una mesa llena de comida y bebida... y si es una barbacoa para un interminable periodo comiendo shashlik y ser asaltado por los mosquitos.

Lea más