“Una moneda común de los BRICS ayudaría a terminar con la hegemonía financiera de Occidente”

Fuente: AP

Fuente: AP

Oleg Sienko, director general de la corporación de investigación y producción UralVagonZavod, nos habla de cómo puede Rusia colaborar con sus socios de los BRICS para solventar problemas estructurales y de cómo las sanciones occidentales han colocado la economía rusa en una situación difícil.

A finales de septiembre, el Banco Mundial publicó tres posibles derivas de la economía rusa a medio plazo. La mejor de ellas predice un bajo crecimiento del PIB en los próximos años. Entre otras cosas, los expertos del Banco señalan que no será posible más desarrollo económico solo por mantener la actual política de estímulos fiscales. ¿Está de acuerdo con estas predicciones?

No es sencillo, ni mucho menos. Ya es obvio que las sancioneshan causado problemas graves. Es difícil llevar la contraria a los expertos del Banco Mundial: no habrá mucho crecimiento, especialmente en los sectores económicos tradicionales.

BRICS es un término que alude a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Fue creado en 2001 por el economista Jim O´Neil de Goldman Sachs, en base a su previsión de que estas cuatro economías (Brasil, Rusia, India y China) serían las dominantes en el año 2050. En 2011 se añadió el país africano. Tienen en común una gran población, un enorme territorio e importancia geoestratégica. La sexto cumbre del grupo se celebró en Fortaleza, Brasil, en julio del 2014.

Sin embargo, también es obvio que el país necesitará dar pasos hoy para estimular la economía, a pesar de las limitaciones presupuestarias. Otros países han logrado salir de crisis similares simplemente inyectando dinero en la economía.

En mi opinión, hay otro aspecto importante en este caso. Si queremos salir rápidamente de la crisis, el Gobierno debe ser mucho más dinámico que hasta ahora. La lentitud en las decisiones significa que habrá que hacer el doble de esfuerzo para combatir la crisis. 

¿En qué se manifiesta esta lentitud del Gobierno?

Hay sectores económicos clave que necesitan apoyo inmediato. Nosotros mismos hemos creado algunos de esos problemas: hemos estado adoptando leyes a diestro y siniestro y ahora tratamos denodadamente de superarlas.

Por alguna razón, nadie parece preocuparse por esta incoherencia política, aunque se trata de un grave problema. Pero esto no acaba aquí. La ayuda del Gobierno no debería limitarse simplemente a inyectar dinero a la economía, también debería enfocarse a proteger y preservar el mercado doméstico. Hasta ahora ha sido justo lo contrario. Cuando Rusia se unió a la OMC en 2012,  se le garantizó acceso al mercado ruso casi al mundo entero. 

¿Recomendaría restringir el acceso a estos mercados?

Tomemos el ejemplo de India. El país ha sido miembro de la OMC desde 1995, pero te desafío a que trates de importar desde allí productos derivados del algodón: terminarás pagando unas tasas de aduana de entre el 50 % y el 100 % del producto.

Trata de importar un coche a Chipre, un miembro de la Unión Europea: tendrás que pagar unos aranceles del 100 %. Hay innumerables ejemplos de este tipo.

Esto no incluye las famosas sanciones en contra de Rusia, que contravienen todas las reglas del comercio global, y nuestra pertenencia a la OMC no tiene ninguna influencia sobre ellas. Esto simplemente muestra que estas organizaciones se implementaron con un objetivo: abrir nuestros mercados. 

Ha sido el adalid de una aproximación entre los países BRICS, incluyendo la creación de una moneda común. ¿Por qué es tan trascendente? Y, más importante, ¿es posible?

Es perfectamente posible. Los BRICS engloban a la mitad de la población mundial y ya han dado un importante paso hacia la creación de un mecanismo financiero independiente propio. Me refiero al reciente acuerdo para crear un Banco del Desarrollo y un fondo monetario para contrarrestar instituciones como el FMI.

El siguiente paso lógico consistiría en crear una moneda común para los países BRICS. En mi opinión, este paso nos permitiría acabar con la dependencia de los centros financieros occidentales y del dólar estadounidense como la principal moneda para transacciones internacionales y reservas. Sería el paso más realista, que podría preconizar una mejora económica en todos los países BRICS, incluida Rusia.

En su opinión ¿qué mecanismos serían necesarios para la creación de esa moneda?

Habría que seleccionar una “moneda BRICS” para todas las transacciones entre estos países, equipararla al euro para hacer más sencilla la conversión y después crear centros de transacción monetaria y un sistema de pagos propio.

Estoy seguro de que muchos países en América Latina, el Sudeste Asiático y África harían inmediatamente la transición a esta moneda, ya que cada vez están más cansados de la hegemonía del dólar y del euro, las dos únicas monedas en las que se compran mercancías y se realizan las inversiones.

Atención, mucha gente es consciente de que estas inversiones se hacen sobre el papel y son no el producto de una economía real. Si esto sucede en los próximos tres años, este nuevo sistema global de pagos incluiría por lo menos un 70 % de los países, en términos de población mundial, lo que nos alejaría del dólar de una vez por todas. 

¿Qué diferencias habría entre la moneda común de los BRICS y el dólar o el euro?

La diferencia sería que la moneda de los BRICS estaría respaldada por fondos y recursos reales, incluyendo recursos humanos, naturales y materias primas, que abundan en nuestros países. Con total probabilidad, una vez que se introduzcan estas medidas, el mundo se dividirá en dos sectores: un sector 'progresista', que incluiría a los países BRICS y los mercados emergentes que se alineen con ellos y los 'pesimistas', que incluirían a los EE UU, Europa y los países que se asocien con ellos.

Este es el motivo por el cual crear nuestra propia moneda es un paso crucial. Cuanto antes se haga, mayores serán los progresos en nuestro desarrollo económico y nuestras oportunidades de construir una alianza poderosa e independiente para contrarrestar a los EE UU.

Versión resumida de la entrevista publicada por BRICS Business Magazine. 

BRICS, una asociación que a medio plazo será capaz de romper con el monopolio de Estados Unidos en la economía y la política mundial. Lea más aquí>>>