¿Qué consecuencias tiene para Rusia el último informe sobre dopaje?

¿Qué consecuencias tiene para Rusia el último informe sobre dopaje?

¿Qué consecuencias tiene para Rusia el último informe sobre dopaje?

Alex McNaughton/RIA Novosti
La publicación de la segunda parte del informe de McLaren sobre dopaje ha provocado la reacción prevista: los políticos rusos han declarado que la investigación es parcial. Las consecuencias a las que se enfrenta Rusia todavía no se conocen porque dependen del Comité Olímpico Internacional.

La segunda parte del informe de Richard McLaren sobre los problemas del dopaje en el deporte ruso especifica los puntos del primer informe, que fue presentado en julio.

McLaren ha vuelto a declarar que entre 2011 y 2015 en Rusia existió un sistema de dopaje de Estado que ocultaba el consumo de sustancias prohibidas por parte de sus deportistas. Según McLaren, en este sistema participaba el Ministerio de Deporte y el FSB se encargaba de cubrir estas operaciones.

Según el informe de la WADA, más de mil deportistas rusos se habrían dopado, entre ellos algunos participantes de las Olimpiadas de Londres (2012) y Sochi (2014). En particular, en el informe se indica que en las pruebas de dos campeones rusos ganadores de cuatro medallas de oro superaban niveles permitidos. También se han detectado irregularidades entre los deportistas paralímpicos.

“Es imposible hacer todo lo que nos atribuyen”

El anterior ministro de Deportes y actual vice primer ministro, Vitali Mutkó, declaró tras la publicación del artículo que Rusia no pudo influir en los resultados de las Olimpiadas celebradas en Rusia. Mutkó subrayaba que habría sido imposible alterar las pruebas de dopaje en Sochi: “Los Juegos se celebraron a cargo de organizaciones deportivas internacionales, todo estaba bajo control”.

Mutkó no descarta la posibilidad de que hubiera casos aislados de dopaje, pero niega categóricamente la existencia en Rusia de una red estatal que diera cobertura a estos delitos. “No necesitamos hacer trampas para ganar”, declaraba Mutkó en un artículo para TASS.

El director de la Comisión Pública Antidopaje Independiente (creada en Rusia en julio, tras la publicación de la primera parte del informe de McLaren), Vitali Smirnov, también ha desmentido la información sobre la existencia de un sistema de apoyo al dopaje. Smirnov señala que las acusaciones se basan en gran medida en las declaraciones de Grigori Rodchenkov, antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú. Rodchenkov reconoció que había participado en la falsificación de las pruebas de dopaje y posteriormente emigró a EE UU. Smirnov opina que estas declaraciones no son ciertas.

Perspectivas turbias para Rusia

Por ahora se desconoce cuál será el desenlace de esta saga de casos de dopaje. Tras la publicación de la primera parte del informe, se estudió seriamente la posibilidad de descalificar a toda la delegación de Rusia de los Juegos Olímpicos de Río. Finalmente, el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió descalificar únicamente a los deportistas que ya habían sido sancionados por dopaje y a toda la delegación de atletismo por estar implicada en su totalidad en el escándalo.

Ahora la historia se repite, y es poco probable que Rusia salga bien parada: la selección no solo podría perder las medallas obtenidas en Sochi que le dieron la superioridad en el medallero, sino que también podría quedarse sin ir a los Juegos Olímpicos de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur. Alexéi Karpenko, abogado y especialista en derecho deportivo, declaraba a Kommersant que Rusia se enfrenta a la cancelación de las competiciones internacionales en su territorio y a la descalificación de varias de sus selecciones.

Sin embargo, esta cuestión sigue todavía en el aire. Andréi Smolenski, director del instituto de investigación de medicina deportiva de la Universidad Estatal Rusa de Educación Física, Deporte y Turismo, opina que McLaren ha rebajado relativamente el tono en comparación con sus declaraciones del verano pasado: el experto de la WADA ha señalado que Rusia “ha tomado muchas medidas positivas” en la lucha contra el dopaje últimamente.

“No creo que el COI acabe privando a Rusia de las competiciones deportivas o de las Olimpiadas — comenta Smolenski a RBTH—. Es posible que algunos países organicen un boicot a las competiciones celebradas en Rusia. Pero esto forma parte de la política, no del deporte”.

El COI tiene la última palabra

Sea cual sea la decisión que tome el COI, esta será la única vinculante, y no el informe de McLaren, recuerda el abogado deportivo ruso Artiom Pátsev. “El mismo McLaren insiste en que es un experto independiente que se ha limitado a analizar los documentos y a sacar sus propias conclusiones. McLaren ni siquiera ha hecho recomendaciones al COI ni a las federaciones deportivas internacionales, únicamente ha expuesto sus datos”, informa Pátsev a RBTH.

El abogado señala que en el COI existe una comisión especial que está investigando si existió en Rusia una red estatal de cobertura de los casos de dopaje. “Las infracciones aisladas de algunos deportistas no demuestran la existencia de ningún sistema de dopaje de Estado — explica Pátsev—. De esta comisión del COI dependerá la posibilidad de que se impongan sanciones internacionales contra Rusia”. Según el abogado, será la comisión del COI y no el informe de McLaren quien tenga la última palabra en este escándalo de dopaje.