La nueva y moderna línea de ferrocarriles que recorrerá Moscú

Maxim Blinov / RIA Novosti
El 10 de septiembre en la capital rusa se inaugurará una nueva línea circular de ferrocarriles llamada Anillo Central de Moscú. Los nuevos vagones, que tendrán Wi-Fi, podrán transportar hasta 400.000 pasajeros cada día, lo que permitirá descargar el tráfico del metro en un 15 % y reducir en 20 minutos el tiempo medio de viaje por la ciudad.

La idea de construir esta línea circular no es nueva. En realidad el proyecto tiene más de un siglo y el primero en proponerla fue el ministro de Hacienda del Imperio Ruso Serguéi Witte. El 7 de noviembre de 1897 Nicolás II ordenó en un Consejo Extraordinario iniciar la construcción de la Pequeña Línea Circular del Ferrocarril y las obras comenzaron en 1903.

Moscú, 1939. Foto: Anatoliy Garanin / RIA NovostiMoscú, 1939. Foto: Anatoliy Garanin / RIA Novosti

Las estaciones se diseñaron en estilo modernista: las tejas se compraron en Varsovia, los relojes a la conocida marca suiza Pavel Bure, había instalación eléctrica en sus salas y estufas holandesas y rusas.

Pese a lo esperado, el transporte de pasajeros no se emprendió de inmediato. El alto coste de los billetes reducía considerablemente el flujo de pasajeros. La política de precios fue revisada y hasta el año 1917 el Anillo Central de Moscú transportó a trabajadores y funcionarios por la ciudad.

Foto: TASSFoto: TASS

Sin embargo, pasada la década de 1920, cuando los barrios por los que pasaba la carretera de circunvalación comenzaron a tener líneas de tranvía y autobús, el tráfico de pasajeros por el Anillo se cerró. Los ferrocarriles comenzaron a utilizarse exclusivamente para el transporte de mercancías.

En la época soviética se propuso en repetidas ocasiones que el Anillo Central de Moscú se convirtiera en un medio de transporte urbano más. Pero el enorme tráfico de mercancías y las particularidades de su construcción no permitían añadir a esta línea vagones de pasajeros de forma rápida y sencilla.

No fue hasta el año 2011 que el gobierno de la ciudad aprobó el proyecto de integración de la línea circular de ferrocarriles en la red de transportes de Moscú.

¿Qué novedades esperan a los moscovitas?

Foto: TASSFoto: TASS

Los trenes escogidos para circular por el Anillo Central de Moscú serán los modelos Lástochka fabricados por la empresa Siemens exclusivamente para los ferrocarriles rusos, los mismos que se utilizaron durante las Olimpiadas de Invierno de Sochi 2014.

Cada día por esta línea pasarán 130 trenes Lástochka. El tamaño de los vagones es mayor que el de los del metro, son más amplios y tienen menos asientos, tendrán servicios, control de la climatización, pantallas y un espacio para carritos de bebés y bicicletas. Además, llevarán enchufes para conectar dispositivos móviles y Wi-Fi. Cada convoy estará formado por cinco vagones y tendrá capacidad para 1250 pasajeros.

En total, la línea del Anillo Central de Moscú tendrá 31 estaciones. Cada una de ellas tendrá correspondencia con paradas de transporte terrestre y 17 de ellas con estaciones del metro.

Se prevé que el Anillo Central de Moscú reduzca la carga de la línea circular del metro en un 15 % y las estaciones de la capital en un 40 %. Esto permitirá, según los promotores del proyecto, reducir en 20 minutos el tiempo de transporte medio.

La nueva línea será el medio de transporte más cercano para varios millones de ciudadanos y se espera que para finales de año transporte hasta 400.000 personas al día. En total, el Anillo Central de Moscú prestará servicio a hasta 300 millones de pasajeros al año.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies