Innovación en Siberia -71ºC

Reuters
En la república rusa de Sajá (Yakutia), el verano es corto y el invierno dura entre siete y nueve meses. Aquí se encuentra el pueblo de Oimiakón, uno de los puntos más fríos del planeta, con temperaturas de hasta -71 ºС. Anatoli Semiónov, director del parque tecnológico de Yakutia, explica a RBTH por qué la zona de permafrost resulta tan rentable para los centros de datos de las grandes multinacionales.

¿Qué les interesa a los socios extranjeros del parque tecnológico de Yakutia?

Físicamente nos encontramos más cerca de Asia suroriental, así que podríamos convertirnos en una ventana hacia Asia para la tecnología rusa. Ya tenemos proyectos conjuntos con la fundación coreana de biotecnología de la provincia de Chuncheon; entre otros, uno que estudia las propiedades beneficiosas de nuestras plantas, como el liquen de los renos, que tiene una gran concentración de nutrientes.

Producimos suplementos dietéticos, pero los coreanos creen que podemos ir más allá, es decir, desarrollar inyecciones. Con este objetivo, por ejemplo, se están investigando los nutrientes contenidos en los cuernos de nuestros renos.

Por otro lado, recientemente registramos en China nuestros primeros nanocompuestos: unos aditivos para el pienso de los pollos y los peces que permiten asimilar mejor el alimento. China ocupa el primer lugar del mundo en volumen de producción de pollo y nuestros aditivos permiten criar estas aves hasta un 17 % más rápido.

El parque tecnológico de Yakutia. Foto: servicio de prensaLa maqueta del parque tecnológico de Yakutia. Fuente: servicio de prensa

¿Qué más puede ofrecer Yakutia al mundo?

Se trata de un enorme campo de pruebas, un reto para la humanidad. Aquí se pueden probar nuevas tecnologías para la conquista del Ártico y otros territorios septentrionales. La temperatura oscila entre los 40º y los -60º. Recientemente, nuestra universidad firmó un acuerdo con la empresa japonesa Bridgestone, que probará aquí sus neumáticos.

Tenemos una colección única de semillas procedentes de toda Rusia. Llevan cerca de 50 años almacenadas a una profundidad de 12 metros. Este depósito criogénico no requiere ninguna energía adicional.

Los centros de datos son un tema de actualidad. Google y otros grandes operadores de datos se van a Noruega, donde hace frío. Una de las principales desventajas de los centros de datos es la cantidad de energía que requieren para su enfriamiento. Por otro lado, generan una gran cantidad de calor, cosa que nosotros necesitamos. Así, nosotros pensamos aprovechar este calor para el sistema de calefacción de las casas o para los invernaderos. Antes esto no era posible, ya que no contábamos con la fibra óptica. Pero ahora sí que la tenemos. Por otra parte, tenemos una fuente de energía barata como el gas.

¿Han ofrecido ya sus servicios a Google?

De momento no. Ahora nos estamos fijando más en empresas asiáticas, pues queremos empezar por empresas más pequeñas. Pero en el futuro nos gustaría ofrecer nuestros servicios a gigantes internacionales como Google. 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.