5 tanques rusos legendarios

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Los tanques son un arma peligrosa, un símbolo del poderío y la fuerza de las potencias mundiales. Presentamos cinco de los tanques rusos más legendarios.

MS-1 (T18)

El MS-1 (T-18) fue el primer tanque soviético fabricado en serie. En total salieron cerca de 960 unidades. Los MS-1 entraron por primera vez en combate durante el conflicto del transmanchuriano en 1929. En aquella ocasión, el ataque de nueve tanques logró ahuyentar a la infantería china.

A finales de los años 30 y principios de los 40 una parte considerable de estas máquinas se utilizaron como puntos fijos de resistencia en los territorios fronterizos del Extremo Oriente y del istmo de Carelia. Se encuentran también algunas referencias a la participación de los MS-1 en los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día no se conservan más de diez unidades expuestas en museos y monumentos. 

BT-7

Fuente: Ria Novosti

El BT-7 es un tanque rápido. Debutó en la batalla del lago Jasán, en la que se enfrentaron a las tropas japonesas en verano de 1938. Sin embargo, la mejor puesta en escena de los BT-7 fue un año más tarde, durante la Batalla de Jaljin Gol en las estepas de Mongolia, donde la rapidez y la facilidad de maniobra de este tanque resultaron de gran utilidad.

En la etapa inicial de la Segunda Guerra Mundial, gracias a sus cualidades militares, los BT-7 estaban en condiciones de competir con los tanques alemanes y se utilizaron hasta la primera mitad de 1942. Su última aparición tuvo lugar en la guerra soviético-japonesa de agosto-septiembre de 1945. Entonces, estos tanques ya obsoletos se destinaron al segundo batallón de regimientos blindados, dejando paso a otros equipos más potentes como el Т-34 y el IS-2. 

T-34/76

Fuente: ITAR-TASS

Uno de los mejores tanques medios de su época. Combinaba un buen blindaje con un potente armamento. Al menos hasta mediados de 1942 el enemigo no tenía muchas posibilidades de oponerle resistencia. Con frecuencia los T-34 se mantenían intactos después de recibir un buen número de impactos.

Con la aparición en 1943 de equipos pesados entre las filas enemigas, el T-34 también fue sometido a un fuerte proceso de modernización. Se reforzó el blindaje, se añadió capacidad para añadir un quinto miembro a la tripulación y se equipó con un nuevo cañón de 85 mm, capaz batir a todos los tanques alemanes a media y larga distancia. Los nuevos T-34/85 se empezaron a enviar al frente a partir de marzo de 1944.

Aunque el T-34 no era ideal en muchos aspectos, su fabricación era bastante sencilla, por lo que se convirtió en el tanque más fabricado del mundo. En la segunda mitad del siglo XX, el T-34 se utilizó en los conflictos que se sucedieron hasta los años 90 (la guerra de Yugoslavia). 

KV-1

Fuente: Ria Novosti

Un tanque soviético pesado. Los primeros KV superaron las pruebas militares en las últimas semanas de la guerra soviético-finlandesa. En 1941, el KV se consideraba uno de los tanques pesados más duros del mundo. Sobre él los documentos alemanes encontrados señalaban: “No hay manera de lidiar con esa bestia. Es imposible rodear al tanque, a su alrededor solo hay terreno empantanado.

Los intentos de aniquilarlo con baterías antitanque de 50 milímetros a una distancia de 500 metros solo nos han traído pérdidas”. El tanque no había sufrido ningún daño, a pesar de que recibió 14 impactos directos, según se supo después. Lo único que quedó de esos impactos fueron unas pequeñas abolladuras. La mayor parte de los KV no se perdió en combate, sino por averías y falta de combustible. A finales de 1943, los tanques IS entraron en sustitución de los KV. 

T-54

Fuente: ITAR-TASS

El T-54 se diseñó partiendo de la experiencia en la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en uno de los componentes principales de los conflictos bélicos de la segunda mitad del siglo XX. El T-54 y su posterior modificación con protección nuclear, el T-55, se utilizaron en Hungría (1956), en Checoslovaquia (1968), en Vietnam y en las guerras de Oriente Próximo y Medio hasta finales del siglo XXI.  Uno de los últimos conflictos en los que se emplearon los tanques T-55 fueron las operaciones militares en Osetia del Sur, donde se incluyeron en el equipamiento de las tropas de la república de Osetia del Sur.

Texto publicado originalmente en ruso en Russian7.ru

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.