Compañía rusa reproduce Van Goghs en 3D por 200 dólares

La startup desarrolla una tecnología que abarata en más de 500 veces la técnica empleada por Fujifilm. Fuente: Alamy / Legion Media

La startup desarrolla una tecnología que abarata en más de 500 veces la técnica empleada por Fujifilm. Fuente: Alamy / Legion Media

La startup rusa Prixel ha desarrollado una tecnología que hace posible imprimir copias de cuadros que reproducen perfectamente la textura de las pinceladas del artista. Las réplicas no cuestan más de 200 dólares. Esta tecnología puede ser empleada en los museos; Fuji tiene una similar, pero en su caso el precio de cada cuadro alcanza los 33.000 dólares.

Prixel utiliza para estos trabajos impresoras ultravioleta convencionales de gran formato, lo que reduce significativamente los costes. El programa Prixel permite no solo “leer” el contorno de las pinceladas, sino también el color y el brillo de la pintura. Prixel almacena información sobre las diferentes capas en un archivo con un formato propio desarrollado específicamente.

“Por supuesto, una reproducción normal de Van Gogh transmite la emoción de la obra y una impresión artística general, pero sin la reproducción de cómo las pinceladas perfilan las formas, la singularidad de la técnica se pierde”, explica Liubov Cherevan, propietaria de Prixel. En su opinión, el pintor no diluyó sus pinturas, sino que las aplicó directamente del tubo sobre el lienzo, por eso las pinceladas son tan gruesas y pronunciadas. La nueva tecnología permite la transferencia completa de esta textura.

Al principio el coste de las reproducciones era demasiado alto: un cuadro pequeño (20 x 25 cms) costaba 5.000 dólares. En medio año, Prixel ha logrado reducir el precio 500 veces, simplemente no usando una impresora 3D y desarrollando nueva tecnología. Ahora, la creación de un cuadro de 40 x 50 cms cuesta 40 dólares.

Prixel imprime en relieve, con entre cinco y seis capas, por encargo desde tiendas online. El original y la copia no son distinguibles a simple vista. Para los más expertos, este servicio puede imprimir una copia 3D a 20 capas y altísima resolución por cinco veces el precio normal. Prixel puede incluso manejar el trabajo con réplicas para interiores e incrementar el volumen de sus algoritmos.

La startup está cerrando un acuerdo para atraer capital semilla por valor de 300.000 dólares, procedente de un consorcio de inversores ángel, y con iDealMachine. Anteriormente Prixel entabló negociaciones con inversores extranjeros de EE UU y Singapur, pero ambos socios insistían en que el proyecto se transfiriese a su propio país. Sin embargo, la compañía prefería quedarse en Rusia. 

¿Dónde se puede usar?

La compañía rusa y el líder de la industria fotográfica Fujifilm presentaron sus proyectos casi simultáneamente. La compañía japonesa hizo pruebas de una tecnología similar el verano pasado en colaboración con el museo Van Gogh en Amsterdam. Sin embargo, cada copia de Fuji costaba 25.000 euros (33.000 dólares). Además, el proceso de preparación de las copias se lleva a cabo con tal grado de atención que no se podían imprimir más de tres reproducciones al día usando la tecnología Fuji. Canon Oce Group ha anunciado un desarrollo tecnológico parecido: ha credo un sistema fotográfico de escaneo de alta resolución.

En estos momentos Prixel está negociando con el museo Ermitage para vender al museo copias de cinco modelos que ya han sido creados a partir de cuadros, con fines de conservación y almacenaje. Los fundadores de la empresa tienen esperanzas de que lleguen a buen término las negociaciones con la administración del museo para la digitalización de las piezas, ya que el museo todavía no tiene copias digitales en 3D de estas obras.

Prixel también esta considerando Amazon como un socio potencial: a través de esta tienda se venden aproximadamente 300.000 reproducciones al año. Van Gogh y Picaso son los pintores más populares. Amazon ofrece las obras en 2D, mientras que la técnica de estos artistas es, en opinión de Prixel, ideal para la reproducción con tecnología 3D.

Artículo publicado originalmente en RBC Daily.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.