Colonizar la Luna y avanzar en los vuelos a Marte

El gobierno ruso tiene ambiciosos planes en el espacio. Fuente: NASA

El gobierno ruso tiene ambiciosos planes en el espacio. Fuente: NASA

El vice primer ministro de la Federación Rusa, Dmitri Rogozin, explica en un artículo los principales objetivos de Rusia en el espacio.

En su opinión, los objetivos más a corto plazo deberían ser la creación de un mercado de servicios espaciales y de un proyecto avanzado para el estudio y apropiación de los recursos del espacio exterior. 

El Día de la Cosmonáutica

El 12 de abril se celebra el Día de la Cosmonáutica, en conmemoración del primer viaje espacial tripulado por una persona. En 1961 Yuri Gagarin, a bordo de la nave Vostok-1, despegó y lanzó el famoso grito: “Poiejali” (¡Vamos!).

Tal y como señaló Rogozin, el proyecto nacional "Estudio del espacio lejano", podría desempeñar un papel principal en el desarrollo de este plan. "Actualmente Roscosmos, varios ministerios, la Academia de Ciencias de Rusia y Rosatom han recibido el encargo de diseñar y formular propuestas sobre la posibilidad de su realización", añadió. 

La Luna como laboratorio para estudiar el universo 

"Las áreas clave para el desarrollo serían la creación de estaciones de energía nuclear y tecnologías de plasma para la transformación energética, el desarrollo de la biotecnología, la robótica y los nuevos materiales", explicó el vice primer ministro. 

"Al mismo tiempo, se están realizando trabajos para crear un complejo pilotado sobre la base de misiles de clase superpesada para hacer vuelos a la Luna y, en un futuro, a Marte", añadió. También se están realizando investigaciones "para la creación de potentes remolques interorbitales (interplanetarios), sin los cuales sería imposible la conquista de la Luna y de los planetas del Sistema Solar". 

“La Luna”, en opinión de Rogozin, “es un lugar muy importante para realizar investigaciones científicas fundamentales así como la fuente más cercana para obtener materiales no terrestres. Además, el satélite podría convertirse en una plataforma para llevar a cabo pruebas de nuevas tecnologías espaciales”. 

Rogozin menciona también la creación del primer laboratorio lunar habitable, donde podría instalarse "instrumental para estudiar la profundidad del Universo, [...] minerales selenitas, meteoritos y realizarse pruebas para la fabricación de materiales útiles". Se planea realizar los primeros alunizajes humanos en la Luna en 2030, tras lo cual se debería establecer una base habitable. El siguiente paso serían los vuelos a asteroides y a Marte

Rusia se reforzará también en la órbitas inferiores 

El astronauta Serguéi Krikalev no ve nada fantástico en los planes de Rusia de conquistar el espacio exterior. En su opinión, es imprescindible contar con un sistema de "campamentos base" cerca de la Luna y en el propio satélite, que pudieran servir de apoyo en caso de necesidad. 

"Creo que finalmente tendremos una base espacial alrededor de la Tierra que servirá de punto de lanzamiento para otros vuelos", dice. "No deberíamos tampoco olvidarnos de la investigación en las órbitas más bajas, donde Rusia debería tener su propia base estratégica. Desempeñaría un importante papel, no solo como estación de investigación, sino como complejo de lanzamiento y de pruebas para la preparación de vuelos de larga distancia, o como taller donde se realizaría el montaje de nuevas naves, se haría el mantenimiento o se repararían satélites. En la órbita terrestre sería posible comprobar el funcionamiento y tener un mayor alcance", defiende Krikalev. 

A pesar de los ambiciosos planes del Gobierno, el desarrollo de la aeronáutica espacial rusa tiene muchos puntos débiles. "Uno de ellos es la fabricación de electrónica nacional de alta calidad, especialmente de circuitos integrados", señala el vice primer ministro. 

"Los aparatos de transmisión de abordo creados en los últimos años para las comunicaciones por satélite son, o bien fabricados completamente por empresas extranjeras, o se crean por empresas del sector sobre la base de componentes extranjeros", declaró el vice primer ministro. "Precisamente por esta razón Roscosmos ha recibido el encargo de la Comisión militar industrial para que encargue a la industria nacional circuitos integrados resistentes a la radiación". 

Rogozin tampoco pasó por alto la interrupción de la colaboración entre la NASA y Rusia. En su opinión ahora, “al encontrarnos bajo sanciones, existe la posibilidad de crear, sin depender de socios extranjeros poco fiables, una estrategia de desarrollo de la aeronáutica espacial tripulada nacional”. 

Redactado en base a materiales de Lenta.ru, Itar-Tass, Aif.ru y Rossíyskaya Gazeta.