La ONU reconoce la soberanía de Rusia sobre un importante enclave petrolífero

El territorio está situado en el mar de Ojotsk, en el extremo oriental del país, y cuenta con mas de mil millones de toneladas. Fuente: Lori/Legion Media

El territorio está situado en el mar de Ojotsk, en el extremo oriental del país, y cuenta con mas de mil millones de toneladas. Fuente: Lori/Legion Media

La Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU ha reconocido como parte de la plataforma continental rusa un enclave con una superficie de 52.000 metros cuadrados situado en el mar de Ojotsk, en el extremo oriental del país. Dicha superficie supera a la de países como Holanda, Suiza y Bélgica. Cerca de mil millones de toneladas de hidrocarburos estarán ahora a disposición de Rusia.

Según una nota de ITAR-TASS, que cita al ministro de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Serguéi Donskói, Rusia ha obtenido el derecho exclusivo sobre los recursos del subsuelo en el mar de Ojotsk.

La decisión de la comisión, en palabras del ministro, es inapelable e irrevocable. El enclave queda ahora sujeto en su totalidad a la jurisdicción rusa.

En medio del mar de Ojotsk hay un enclave alargado de considerables dimensiones. Anteriormente este territorio tenía la consideración de ‘alta mar’ y las embarcaciones de cualquier Estado disfrutaban de libertad de pesca en él. En noviembre de 2013, Rusia logró demostrar su derecho sobre los 52.000 metros cuadrados de superficie marítima situados en medio del mar de Ojotsk, que han dejado de formar parte de las aguas internacionales.

“Todos los recursos que se encuentren allí estarán sujetos a la legislación rusa”, señaló Donskói, quien también ha anunciado que, de acuerdo con los geólogos, el volumen total de hidrocarburos encontrados en este territorio supera los mil millones de toneladas. 

El gobernador de Magadán, Vladímir Pecheni, cree que el reconocimiento del enclave del mar de Ojotsk como parte de la plataforma continental de Rusia abre una nueva perspectiva para la economía de Kolimá y de todo el Extremo Oriente ruso. Sobre todo, evitará múltiples barreras administrativas a los pescadores de la región.


Ver mapa más grande

“En primer lugar, se podrán explotar libremente los caladeros de pescado, cangrejo y marisco en cualquier punto del mar de Ojotsk; no se necesitarán permisos especiales de los servicios fronterizos ni para la salida al mar de los barcos ni para su regreso a puerto. En segundo lugar, la ampliación del territorio ruso más allá de las 200 millas, combatirá la pesca furtiva en nuestras aguas y preservar este entorno natural único resultará más sencillo”, informa en nombre de Pecheni el servicio de prensa del gobierno de la región.

Rusia está preparando ahora una solicitud para aumentar su plataforma continental en el Ártico. Según Donskói, esta solicitud estará lista en otoño de este año. Aparte de Rusia, otros cuatro países en contacto directo con el Ártico están preparando solicitudes similares: EE UU, Canadá, Noruega y Dinamarca.

Rusia basa su solicitud en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, la cual permite a los Estados ampliar su zona económica exclusiva en 200 millas siempre que el fondo marino constituya una continuación natural del margen continental. El interés de los Estados por los mares del norte se debe a que su subsuelo, según los geólogos, podrían albergar cerca del 30% de las reservas no exploradas de gas natural y el 15% de las de petróleo. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossíyskaya Gazeta.