Ucrania, el gas y los riesgos para la UE

La millonaria deuda acumulada por el país eslavo podría afectar a Europa. Fuente: ITAR-TASS

La millonaria deuda acumulada por el país eslavo podría afectar a Europa. Fuente: ITAR-TASS

Ucrania acumula una deuda de miles de millones de dólares con Rusia. ¿Hasta qué punsto esta situación puede afectar a Europa? Expertos rusos consideran que es un socio estratégico y aunque la situación pueda cambiar no hay riesgos de que se interrumpa el suministro.

Tal y como se esperaba, a principios de marzo Moscú declaró que no prorrogaría la rebaja de los precios del gas a Ucrania. El acuerdo para este descuento se había alcanzado a finales de diciembre. Ambas partes acordaron entonces que Rusia otorgaría un crédito a Ucrania de hasta 15.000 millones de dólares (de los que solo se pidieron 3.000). Se suponía que Kiev dirigiría parte del dinero recibido a saldar las deudas con Gazprom.  La idea era formalizar cada trimestre la rebaja mediante un acuerdo complementario.

Ucrania comenzó a recibir gas ruso en las condiciones de la rebaja, a 268,5 dólares por mil metros cúbicos en lugar de 415, el primero de enero de 2014.  Aunque a finales de febrero la ucraniana Naftogaz ya no era capaz de pagar la deuda del gas ruso.

En Kiev se tomaron con calma las nuevas condiciones de pago, como declaró el presidente ruso Vladímir Putin: "Les dimos dinero, rebajamos el precio del gas, pero no pagan".  Actualmente, según comentan fuentes cercanas a las negociaciones, el total de la deuda de Naftogaz es de algo más de 2.000 millones de dólares.  

Ucrania recibirá ayuda para saldar sus deudas

El escenario de lo que puede suceder a partir de ahora no está claro. Rusia, a través de la misma Gazprom o a través del gobierno, está dispuesta a otorgar a Naftogaz un nuevo crédito por valor de 2.000-3.000 millones de dólares. El gobierno ucraniano ha dado a entender que con este dinero podrá saldar sus deudas. 

Paralelamente mantienen negociaciones con el FMI para obtener como mínimo 14.000 millones para sostener la economía ucraniana. Este proceso, sin embargo, podría tardar algunas semanas, como mínimo.  Pero la obtención de los créditos le permitiría a Ucrania pagar dos meses de gas ruso.  El nuevo gobierno del país ha dado a entender que no comenzará a sacar gas sin autorización, ya que teme un empeoramiento de las relaciones con Europa.

El gas ruso supone alrededor de un tercio de las necesidades de los consumidores europeos.  La mitad se transporta a través de Ucrania. El caudal en la entrada es de 288.000 millones de metros cúbicos y 178.500 a la salida, de los cuales se destinan a Europa 142.500 millones de metros cúbicos.  El año pasado Ucrania importó 27.900 millones de metros cúbicos, el resto de todo este gas fue transportado a través de su territorio hasta Europa, un total de 86.100 millones de metros cúbicos. 

Los gobiernos europeos han dado a entender que están interesados en mantener estos envíos estables. El Comisario europeo de energía, Günther Oettinger, declaró que en el paquete de ayuda económica que se está debatiendo en Bruselas, habrá una partida para realizar un pago parcial de la deuda del gas.

El gobierno estadounidense también ha declarado su disposición a otorgar un crédito de 1.000 millones de dólares. Ucrania por otro lado, intenta reducir su dependencia del gas ruso, ahora mismo está negociando un camino inverso con Eslovaquia que permitiría obtener casi 10.000 millones de metros cúbicos.  

La empresa de energía más importante de Europa, RWE, ha declarado que "saben que Gazprom es un socio fiable".  Aunque luego se han contradicho: "No queremos hacer ningún pronóstico sobre acontecimientos futuros que no podemos predecir". Las compras europeas a del sistema de transporte de gas de Ucrania crecieron considerablemente desde comienzos de marzo, lo que parece indicar que los consumidores europeos han decidido asegurarse reservas.  Los países más vulnerables, como por ejemplo Bulgaria que recibe a través de los gasoductos ucranianos el 85% del gas que importan, han empezado a almacenarlo.  

Sin riesgo para Europa

Fuentes cercanas a Gazprom aseguran que actualmente no hay ningún riesgo para Europa de que se interrumpan las ventas de gas a través del territorio ucraniano.

"Europa es un socio estratégico de Gazprom.  El país actualmente no se encuentra en una situación en la que pueda empeorar sus relaciones con Gazprom o con Europa, por eso tenemos el convencimiento de que no hay ningún riesgo para los usuarios europeos", dijo el gerente del monopolio ruso. 

Fuentes del Ministerio de Energía recuerdan que el corte del suministro en tránsito a través de Ucrania en 2009 terminó con una sanción para el monopolio ruso de 3.000 millones de dólares.  "Pero la cuestión más dañina es la reputación. A la luz de las quejas por parte de la Comisión Europea  la actual situación es complicada, se está debatiendo el Tercer Paquete Energético. Gazprom está invirtiendo en el desarrollo de las extracciones para el mercado occidental porque no se puede repetir la misma situación", comenta un funcionario ruso.  

Más aún cuando Moscú hace ya tiempo que ha comprendido que es necesario diversificar las ventas a Europa, el envío a través del Nord Stream, abierto el año pasado, este año debería ser de más de 20.000 millones de metros cúbicos. Además, Gazprom continua negociando con los gobiernos europeos otro proyecto, el South Stream que permitirá exportar gas a la región al sur del mar Negro.