El monje loco: la leyenda de Rasputin en la historia del cine

Actor francés Gerard Depardieu en la película "Rasputin."

Actor francés Gerard Depardieu en la película "Rasputin."

Artiom Nikítin/RIA Nóvosti
A lo largo de las décadas la figura de Rasputin ha sido el protagonista de numerosas películas. Repasamos las más destacadas desde la primera, en 1917, hasta la última, con Gerard Depardieu.

Raspoutine (2011)

La útlima película sobre el monje es una producción ruso-francesa de 2011 protagonizada por  Gérard Depardieu.

La aparición del campesino Rasputin en la corte provoca la indignación no solo de la familia del zar sino de todos los presentes. Entonces Rasputin hace un milagro y alivia el dolor del sufriente zarévich Alexéi. La zarina lo llama “el salvador venido del cielo”.

El propio Depardieu admitió que había soñado con interpretar al monje loco. “Rasputin ha estado dentro de mí durante unos 15 años, así que solo tenía que dejarle salir”.

Fuente: YouTube/Novoekino

Anastasia (1997)

Esta película de Disney narra la historia de la hija de Nicolás II, que según el largometraje fue asesinado debido al siniestro monje Rasputin. Anastasia consigue huir y comienza una nueva vida, pero diez años después el malvado Rasputin, que se ha levantado de su tumba, vuelve a interponerse en su camino. Estos dibujos animados carecen de rigor histórico y, supuestamente, se basan en las palabras de Anna Anderson, que día ser Anastasia Romanov- salvada milagrosamente de ser ejecutada con el zar y toda su familia.

Fuente: YouTube/WIiwi FitriAmi

Agonía (1981)

Según los críticos, el largometraje dirigido por Elem Klímov es uno de los retratos más auténticos de Rasputin. En su búsqueda de objetividad Klímov incluyó gran material de imágenes de época.

El retrato de la Rusia prerrevolucionaria y de un débil Nicolás II supusieron una auténtica revelación para muchos espectadores. El zar pasa casi todo el tiempo cazando pájaros, mientras el poder realmente está en manos de Rasputin, retratado como un loco santo que a veces parece un profeta o incluso sabio y al mismo tiempo bebe “como un cosaco” y es un libertino.

Rasputin (1966)

Rasputin: El monje loco (1966). Fuente: Kinopoisk.ruRasputin: El monje loco (1966). Fuente: Kinopoisk.ru

Esta película inglesa se ha subtitulado como “El monje loco”. Con el mítico Christopher Lee como protagonista, en los años 60 causó auténtico pavor,  En la película Rasputin disfruta en la corte del zar manipulando a la gente, bebiendo y comiendo mucho e inventando rumores. Todas las mujeres están locas por él porque las hipnotiza. Hay muchos bailes, música dramática y bellas mujeres en esta película. Según los críticos da una imagen muy estereotipada del viejo Grigori.

Rasputin y la zarina (1932)

Se trata de una película estadounidense en la que el monje salva al zarévich y luego se dedica a realizar gran cantidad de festines en su dormitorio. La familia real tolera estos comportamientos hasta que finalmente “ven la luz” y deciden pagar para matar al monje.

El príncipe y la princesa Yusúpov se encontraban en EE UU cuando se estrenó la película y llevaron al estudio MGM a los tribunales por difamación. Tuvieron que pagar una compensación económica a la pareja por daños morales. Fue precisamente tras este juicio cuando comenzó a aparecer en anuncio que dice que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

La caída de los Romanov (1917)

La caída de los Romanov (1917). Fuente: Iliodor Picture Corporation/Herbert Brenon Film Studios/First NationalLa caída de los Romanov (1917). Fuente: Iliodor Picture Corporation/Herbert Brenon Film Studios/First National

La primera película se realizó inmediatamente después de su muerte. Dirigida por Herbert Brenon se presentó en Hollywood tan solo nueve meses después de su asesinato y poco antes de la revolución bolchevique. Se trata de una versión dramatizada que presenta a Rasputin como un monje loco que tiene un efecto místico sobre la mente de los que le rodean. Trata sobre los últimos días de Rasputin cerca de Nicolás II y reproduce diálogos entre el zar y el monje.