'Kin-dza-dza!': 30 años de una película soviética maravillosamente rara

Dirigida por Gueorgui Danelia se ha convertido en un clásico.

Dirigida por Gueorgui Danelia se ha convertido en un clásico.

Kinopoisk.Ru
El famoso director de comedias líricas soviéticas decidió a mediados de los años 80 rodar una película en un género inesperado para él y para el cine soviético. Como resultado surgió una sátira fantástica que para muchos sigue siendo vigente pasados 30 años

Mientras en Occidente se veía La guerra de las galaxias o Mad Max (cuyos paisajes distópicos y desérticos inspiraron a muchas películas, incluida la propia Kin-dza-dza!), el cine soviético dio un giro drástico hacia la ciencia ficción.

En 1980 la juventud soviética veía películas del género que permitían mostrar civilizaciones dictatoriales utópicas sin miedo a ofender al Partido y al gobierno.

Cuando el director Gueorgui Danelia decidió rodar esta película “juvenil”, tenía ya más de 50 años. En sus últimas entrevistas, así como en su autobiografía El homenajeado bebe hasta el fondo, recuerda algunos detalles del rodaje.

La idea de esta película, una de las más proféticas en el ámbito de los paralelismos sociales y las teorías de la conspiración, surgió durante una conversación entre Danelia y el famoso guionista italiano Tonino Guerra, que se encontraba de viaje en Moscú.

A la pregunta de Danelia acerca de qué tipo de película rodaría para la juventud, Guerra respondió que haría algo fantástico, algo que desprendiera sol y calor, ya que tendría mucho éxito en un país en el que el invierno dura medio año.

El argumento es sencillo, el obrero Vladímir Nikoláievich Mashkov sale a comprar macarrones y pan a una tienda y en la calle Novy Arbat de Moscú se encuentra con el estudiante Guedeván, apodado “El violinista” (Leván Gabriadze) y con un viajero interplanetario (Anatoli Serenko) por culpa del cual acaba en un planeta desierto donde deberá convencer a los habitantes locales, Uef (Evgueni Leónov) y Bi (Yuri Yákovlev) para que le ayuden a volver a la Tierra.

Kin-dza-dza! es una película muy personal en la que trabajan actores no profesionales, personas cercanas al director. Por ejemplo, el papel que rechazó Rolán Bykov, ocupado en otro rodaje, fue interpretado por el guionista Stanislav Lyubshin y muchas escenas se rodaron en su propia casa.

Además, actúan el director de iluminación y decoración y la esposa de Danelia, la también directora Galina Danelia-Yurkova, que interpreta a la mujer del protagonista. El propio director decidió interpretar él mismo a Abradox después de intentar ponerse en contacto con los actores Serguéi Bondarchuk y con Innokenti Smoktunovski.

La realidad soviética interfirió en repetidas ocasiones en el rodaje de Kin-dza-dza!. Mientras la grababan se declaró la guerra contra el alcoholismo, de modo que el orujo que llevaba El violinista tuvo que sustituirse por vinagre. Para el vestuario de la policía extraterrestre, los etzilops, hicieron falta doscientas bombillas brillantes que en aquel momento no se podían adquirir en la URSS.

Danelia pidió al entonces primer secretario del Comité de la Ciudad de Moscú del Partido Comunista, Víktor Grishin, que le ayudara a conseguir las bombillas. Pero Grishin no quiso ayudarle. Sin embargo, consiguió convencer a Borís Yeltsin cuando este llegó al comité del Partido tras el despido de Grishin: Danelia recuerda en sus memorias que convenció a Yeltsin diciéndole que había sido el incidente con las bombillas lo que le había costado el puesto a su predecesor.

Kin-dza-dza! se estrenó en los cines el 1 de diciembre de 1986. Tuvo 15,7 millones de espectadores, una cifra no muy elevada para la época. A finales de 1987 ocupaba un modesto 14º puesto en recaudación.

Pero más tarde, como suele suceder con las películas legendarias, Kin-dza-dza! se empezó a volver cada vez más interesante. Las palabras inventadas de los personajes extraterrestres pasaron a formar parte del vocabulario cotidiano.

En 2008 se utilizó una canción de la película en un anuncio de Snickers. En 2013 se estrenó un remake de animación titulado Ku! Kin-dza-dza y dirigido por el propio Danelia. Pero la influencia de la película se ve claramente en el censo de la población de 2010, en el que varios ciudadanos de la región de Kursk se definieron como patsaks (el nombre de la casta inferior de la sociedad extraterrestre que aparece en la película). Después de todos estos años, la gente sigue identificándose con el mundo cinematográfico de Danelia en la realidad.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.