4 emperadores rusos asesinados brutalmente

Asesinato del zar Pablo I, 1801

Asesinato del zar Pablo I, 1801

Dominio público
Todos saben que Nicolás II, junto con su familia, fue asesinado en 1918, un año después de que los bolcheviques llegasen al poder. Sin embargo, matar a los reyes era una tradición bastante común en el Imperio Ruso.

Ivan VI. Fuente: Dominio público Ivan VI. Fuente: Dominio público

Ivan VI

Cuándo murió: a los 23 años
Quién le mató: los guardias de una prisión

Iván VI (Iván Antónovich, 1740 - 1764) nunca pudo haber decidir sobre su destino. Era apenas un bebé de dos meses cuando fue proclamado emperador, sucediendo a la emperatriz Anna Ioánnovna en 1740. Esto ocurrió en plena "era de los golpes del palacio" del siglo XVIII, cuando los emperadores y las emperatrices cambiaban rápidamente, al ser apoyados por las personas influyentes de la aristocracia.

El grupo que apoyó a Iván perdió su poder dos meses después, y el niño fue encarcelado. Iván pasó toda su infancia entre rejas. Estuvo viviendo en castillos remotos y apenas se comunicaba con nadie.

Sin embargo, la miserable vida de Iván no duró mucho. En 1764 un oficial militar planeó un golpe para liberarle. Los guardias de la prisión en la que se encontraba Iván, siguieron instrucciones, apuñalaron al exemperador. Tal vez fue la víctima más inocente de las brutales luchas de poder del siglo XVIII.

Pedro III. Fuente: Galería TretiakovPedro III. Fuente: Galería Tretiakov

Pedro III

Cuándo murió: a los 34 años
Quién le mató: no está claro

Ampliamente impopular tanto entre la aristocracia como entre las masas, el emperador de origen alemán Pedro III (1728 - 1762) gobernó Rusia tan solo durante seis meses. La guardia real, preocupada por el hecho de que Pedro planeaba enviarlos a luchar contra Dinamarca, derrocó al emperador y entregó el trono a su esposa, Catalina II (Catalina la Grande).

El emperador fue encarcelado en el palacio de Ropsha, en las afueras de San Petersburgo, y al cabo de una semana se informó de que había muerto. Todavía hoy no está claro qué pasó. Según la versión oficial murió de un ataque de cólicos hemorroidales, pero esta versión despierta muchas dudas. Alexéi Orlov, el favorito de Catalina II, responsable del encarcelamiento de Pedro III, escribió en una carta que el emperador murió accidentalmente durante una pelea provocada por una rabieta. Existe la sospecha de que Catalina II secretamente ordenó la ejecución de su marido.

Pablo I. Fuente: Dominio públicoPablo I. Fuente: Dominio público

Pablo I

Cuándo murió: a los 46 años
Quién le mató: conspiradores

El hijo y sucesor de Catalina, Pablo I (1754 - 1801), odiaba a su madre y le tenía mucho cariño a su padre, Pedro III. Fue un regente estricto y riguroso que intentó dar la vuelta a muchas reformas de Catalina que fortalecían a la aristocracia. Estos intentos provocaron un serio conflicto. Los aristócratas le respondieron con un intento de golpe, y la mayoría de los historiadores creen que incluso el hijo de Pablo I, Alejandro, apoyó secretamente la conspiración.

Al principio de su reinado Pablo I sospechaba de todo el mundo (y era lógico en su situación). Por lo tanto, construyó un castillo en el centro de San Petersburgo (el castillo Mijáilovski), donde creía que estaría más seguro y mejor protegido. Pasó casi todo su reinado allí. Sin embargo, el castillo se convirtió en una trampa para él. El 12 de marzo de 1801 los conspiradores, oficiales de la guardia del palacio dirigidos por el gobernador de San Petersburgo, Peter von der Palen, irrumpieron en la habitación de Pablo I. Golpearon brutalmente al zar y finalmente le asfixiaron con una bufanda. La mañana siguiente fue coronado su hijo, Alejandro I. En cuanto al pobre Pablo I, se cree que su fantasma todavía permanece en el castillo Mijáilovski. Ningún otro emperador vivió en este lugar después de su muerte.

Alejandro II. Fuente: Getty ImagesAlejandro II. Fuente: Getty Images

Alejandro II

Cuándo murió: a los 62 años
Quién le mató: terroristas

En 1861 Alejandro II (1818 - 1881) lanzó probablemente la reforma más esperada en el siglo XIX, la abolición de la servidumbre, que dio libertad a millones de esclavos. Esta, sin embargo, no llegó en seguida: los campesinos tuvieron que seguir trabajando para sus señores durante décadas para reclamar la propiedad de la tierra. Este "engaño" provocó una fuerte indignación en el pueblo que, sumada a las ideas liberales de Alejandro II, impulsó a los revolucionarios a cazar al emperador con armas y bombas.

Alejandro sobrevivió a varios intentos de asesinato: los activistas de “Naródnaia volia” ("Voluntad del Pueblo") reventaron con una bomba una habitación en el Palacio de Invierno donde se suponía que estaba el emperador. En otra ocasión trataron de dispararle, pero fallaron. Finalmente, los asesinos tuvieron éxito. El 1 de marzo de 1881 una bomba explotó cerca del carruaje del emperador, dejando a varios guardias heridos. Alejandro, sin miedo a nada, salió para inspeccionar a los heridos, y fue entonces cuando el revolucionario polaco Ignacy Hryniewiecki lanzó una segunda bomba, matándose a sí mismo y al emperador.

Los turistas pueden encontrar fácilmente el lugar donde Alejandro II fue asesinado: su hijo y sucesor Alejandro III construyó una iglesia en el sitio donde se derramó la sangre real. De ahí viene el nombre del monumento: la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada. Este edificio sigue siendo uno de los más espectaculares de San Petersburgo.