En la cocina rusa, la skoblianka es un plato tradicional cuya preparación requiere un tiempo relativamente corto. Su nombre proviene del verbo ruso skoblit, que significa “acuchillar”, y hace referencia a la técnica utilizada para preparar la carne, que debe cortarse en tiras muy finas de pocos milímetros de grosor.

Para ello es mejor utilizar una pieza de carne del congelador pero no descongelada del todo. Para los cocineros que no tienen tiempo para esperar, este plato es una buena opción.

Los habitantes del sur de los Urales aseguran que este es el lugar donde nació la skoblianka, también llamada “carne guisada cosaca”. Inicialmente era un plato popular entre los cosacos de los Urales, pero más tarde se expandió geográfica y socialmente y se volvió muy famoso en otras regiones como receta de campesinos.

La carne utilizada varía no solo entre regiones, sino entre familias. Las más comunes son la ternera y el cerdo, pero también se utiliza carne de pollo y de pato. En las zonas de mar o río se usa pescado en lugar de carne, y en el Extremo Oriente existe una receta más exótica con pepinos de mar.

Una de las características de la skoblianka es precisamente la combinación de distintos tipos de carne, que permitía demostrar la riqueza de una familia y aportaba varios matices de sabor al plato. Esta delicia nutritiva a base de tiras de carne, patatas y setas sirve como plato único. La receta brinda la oportunidad de experimentar con los ingredientes, de modo que ¡siéntete libre de elegir los que más te gustan!

Preparación:

Ingredientes

  • 5 patatas
  • 0,5 kilo de carne
  • 1 cebolla
  • 150 gr. de champiñones
  • 2 cucharadas soperas de nata agria
  • 1 cucharada sopera de mostaza
  • Pimienta al gusto
  • 1 cucharada pequeña de sal
1. Corta la carne en tiras finas, sazona con la pimienta y colócala en una sartén precalentada con dos cucharadas soperas de aceite. Márcala durante un minuto a fuego máximo y luego baja el fuego.

2. Corta una cebolla en dados, añádela a la sartén donde tienes la carne. Mantenla a fuego lento, corta los champiñones y mezcla todos los ingredientes. Sigue friéndolo todo 15 minutos, añade la sal, la nata agria y la mostaza.

3. Mientras la carne se va cocinando, corta las patatas en tiras y dóralas en una sartén aparte y a fuego lento durante 10 minutos añadiendo una cucharada sopera de aceite.

4. Añade las patatas a la carne, mezcla con cuidado y a fuego lento. Después de 5 minutos, la skoblianka está lista. Para la presentación, puedes decorar el plato con hierbas frescas. Un puñado de bayas, como por ejemplo arándanos azules o rojos, o grosellas, también puede dar a tu plato un toque brillante y festivo.

Lea más:

Krasnodar, tierra de cosacos

Borsch: sopa clásica y polémica