13 platos tradicionales rusos para Año Nuevo

Cada año los rusos celebran la noche de Año Nuevo por todo lo alto y pasan días, semanas e incluso meses preparándose. Después de esta fiesta, el país entero se toma un descanso de diez días. Las mesas se llenan de platos tradicionales. La cena de Año Nuevo perdería mucho de su sabor si no estuviera imbuida de los sabores mezclados de un abeto recién cortado y el postre preferido esta noche: las mandarinas

Caviar rojo o negro. Si optamos por caviar negro de esturión, la variedad más exquisita es el caviar gris o Beluga. El caviar se suele servir en finas rebanadas de pan blanco con mantequilla. Si el caviar se sirve como plato individual, el bol del caviar se sirve entre cubitos de hielo.

Ensalada Olivier. Es como se llama en el país eslavo a la ensaladilla rusa es el plato más tradicional. La “Olivier” es una mezcla de huevo duro rallado, patatas y pepinillos en salmuera, aderezada con salsa de mayonesa. También es habitual la ensalada de remolacha, que lleva chucrut, remolacha hervida en dados y alubias. Las ensaladas son una parte esencial de cualquier comida rusa en vísperas de la mayor fiesta rusa, la noche de Año Nuevo.

“Arenque en abrigo de piel”: una ensalada por capas en la que la capa del arenque se cubre con verdura hervida (incluyendo remolacha) y manzanas verdes.

Pepinillos encurtidos. El snack más típico para acompañar el vodka son el chucrut y los pepinillos encurtidos. Cultivados en el clima moderado de Rusia, estas verduras tienen un sabor delicioso.

Cochinillo frito o al horno. Este plato se sirve con nata agria y rábano picante (estilo clásico ruso) o relleno de gachas de trigo sarraceno y asado. Un vaso de vodka frío seguido de un trozo de carne caliente deja un gusto muy característico en la boca.

Vinaigrette. Otra ensalada rusa con nombre francés. Esta ensalada de remolacha es también muy fácil de preparar: los ingredientes arriba mencionados se acompañan de remolacha hervida, una verdura muy común en la cocina rusa. Naturalmente, se adereza con vinagre, según se desprende de su nombre, y también puede llevar filetes de arenque con especias.

Las verduras y los champiñones suelen sazonarse con la ayuda de la fermentación ácido láctica natural y suelen llamarse “kvashennie”, o ácidos. Esta es un de las principales ramas de la cocina rusa.

La gelatina de cabeza de cerdo, los huesos de ternera y de gallo son especialmente populares, porque el caldo adquiere un intenso color ámbar y un sabor muy particular. El rábano picante rallado se sirve con estos tipos distintos de gelatina de carne.

Pasteles. Para los rusos, los pasteles no solo se preparan para ocasiones especiales, sino que forman parte del menú de cada día. Existen miles de recetas distintas, desde las más comunes (de carne o pescado) hasta especialidades caseras únicas. Estas recetas secretas se transmiten de generación en generación.

Los patos abundan en la mayoría de las partes de la Rusia europea, la tradición de disparar y cazar patos en otoño siempre ha sido muy popular, y tanto en el sentido estacional como en el culinario, los patos y las manzanas van tan de la mano como el caviar y los blinis.

Champán. Cuando suenan las campanas de la torre Spásskaya del Kremlin y suena el himno nacional ruso, se abre una botella de champán. Las campanas suenan durante un minuto y en este tiempo deberás abrir la botella, servir el champán, pedir un deseo y brindar con tus seres queridos en el momento exacto en el que el reloj da las doce.

Pescado guisado, shkara. La receta es casi universal, desde Sochi hasta Anapa, hasta Odessa o cualquier otra ciudad de la costa del Mar Negro.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más